Autor: C. E.. 
 El presidente del Gobierno se incorporó a la campaña de Centristes. 
 Las elecciones repercutirán más allá de Catalunya, según Suárez     
 
 Tele/eXpres.    15/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

El presidente del Gobierno se incorporó a la campaña de Centristes

Las elecciones repercutirán más allá de Catalunya, según Suárez

El presidente del Gobierno y de UCD, Adolfo Suárez, reconoció ayer en el transcurso de un

acto organizado en Valls por Centristes de Ca-talunya-UCD, que el resultado de las elecciones

al Parlament de Catalunya va a tener una importancia superior de lo que pudiera parecer desde

una óptica local.

Adolfo Suárez llegó alf aeropuerto de Reus a las dos y media de la tarde, siendo recibido por el

candidato centrista a la presidencia de la Generalitat, Antón Cañellas. Suárez permanecerá en

Catalunya por espacio de cinco días, participando en actos electorales de su partido.

En una breve pero importante alocución que el presidente de UCD dirigió a un nutrido grupo de

militantes y simpatizantes del partido centrista en Valls, Suárez reconoció que la importancia de

las elecciones al Parlament de Catalunya excedía el ámbito local, y vaticinó que el resultado

que se produzca en ellas puede influir en el desarrollo futuro de los acontecimientos políticos

en todo el Estado.

Suárez expresé a los dos centenares de personas que lo escuchaban su gratitud y su afecto

hacia los hombres de Centristes de Catalunya por el esfuerzo que están realizando en la

campaña electoral, «defendiendo los principios ideológicos de nuestro partido, que ha

conducido la transición inspirándose en el modelo de sociedad que impera en la mayoría de los

países de Europa».

Resaltó la impqrtancia de estas elecciones porque servirán para reinstaurar el Parlament de

Catalunya y pondrán en marcha Sos mecanismos previstos en el Estatut, «de acuerdo con el

ordenamiento constitucional de que se ha dotado el pueblo español». «He venido a apoyara

Centristes —dijo Suárez—, en la medida en que mis palabras en Catalunya sirvan de apoyo.»

Incidencia de las elecciones en la crisis

A continuación, el presidente del Gobierno se refirió de forma indirecta al peso que las

elecciones del 20 de marzo pueden tener en el desarrollo de la crisis en que el Gobierno se

encuentra, tras su derrota moral en el referéndum andaluz, y tras la victoria del PNV en las

elecciones vascas- .La presencia fuerte de Centristes de Cata-lunya-UCD en el Parlament de

Catalunya es importantísima, ya que nos estamos jugando mucho más que lo que pueda

parecer desde una perspectiva local. Está en juego la consolidación de un modelo de sociedad

basado en la libertad como el que UCD ha puesto en práctica en la conducción del proceso de

transición.»

No obstante, Suárez eludió cuidadosamente cualquier referencia directa a los rumores que

señalan como probable un importante cambio de rumbo en la orientación política de UCD, en el

caso de que el centrismo no saliese airoso tampoco de la convocatoria electoral catalana.

Poco antes, respondiendo a un periodista, que le interrogó sobre la posibilidad de que en

Catalunya sucediese algo parecido a lo del País Vasco, Suárez había afirmado muy seguro de

sí mismo:

«Yo soy un gran encajador, y si perdemos las elecciones no va a suceder nada espectacular».

Más centrado en la política específica de Catalunya, el presidente del Gobierno se refirió a la

necesidad de que cada hombre de UCD luche en estos últimos días de la campaña por

conseguir votos, a fin de asegurar que Catalunya «siga siendo ese modelo de libertad que ha

sido para España hasta el momento». «Catalunya —afirmó— debe seguir dejando oír su voz

clara en España, y para ello nada mejor que un partido centrista fuerte en el Parlament.»

La España de las autonomías

Suárez dedicó la parte final de su discurso a explicar que la puesta en funcionamiento del

Estatut iba a implicar un trabajoso proceso de negociación con el Estado, y que en ese

contexto, un factor beneficioso.«Estamos construyendo la nueva España de las autonomías

dijo, y por ello es fundamental que el partido que en estos momentos asume la responsabilidad

del Gobierno tenga un protagonismo decisivo en la vida de las comunidades autónomas.»

Por último, Adolfo Suárez animó a los hombres de Ta-rragona a que impulsen el comarcalismo,

a fin de corregir, y más tarde evitar, eí centralismo que la composición del Parlament impone a

las comarcas catalanas.

A su llegada al aeropuerto de Reus, el presidente Suárez, —que viajaba acompañado por

Alberto Aza, jefe de su gabinete técnico —, fue recibido por Antón Cañellas,

por el gobernador civil de Tarragona, Francisco Robert Graupera, por el coronel jefe de la base

militar, y por diversas personalidades del partido centrista en Tarragona. Casi cien periodistas

esperaban la llegada del avión presidencial, un Mystere de la Fuerza Aérea española, que

estuvo a punto de ser desviado hacia el aeropuerto de El Prat, a causa del fuerte viento

reinante en la zona. El avión tomó tierra finalmente sin ningún tipo de incidencias

Al situarse en tierra la escalerilla por la que Suárez debía descender a tierra, una nube de

fotógrafos rodeó a las personalidades que debían recibirle, y tras los saludos de rigor, Suárez

fue materialmente rodeado por cámaras fotográficas y micrófonos. En el aeropuerto se

apreciaba un considerable refuerzo de la guardia militar, pero no se detectaban especiales

medidas de seguridad personal en torno al presidente, que respondió a las preguntas de los

informadores, al pie del avión, durante unos minutos.

Suárez partió del aeropuerto en un espectacular Mercedes blindado, matrícula de Madrid,

acompañado por Antón Cañellas. Una caravana de más de treinta vehículos, entre los de la

escolta, los que ocupaban los periodistas, y los de las autori-dades siguio al vehículo de Suárez

en su trayecto hacia la localidad de Valls, algunas de cuyas calles, recorrió a pie, saludando

efusivamente a las personas que se acercaban a él. Suárez visitó la pequeña iglesia del Roser,

y a continuación se dirigió al restaurante Mas Bou donde almorzó una típica «calçotada».

C.E.

Suárez inició ayer su participación en la campaña electoral con un recorrido por las comarcas

de Tarragona.

 

< Volver