Autor: Roselló, Miguel Ángel. 
 Firmó autógrafos, estrecho manos y repartió besos.... 
 Todo para conseguir votos     
 
 Mundo Diario.    15/03/1980.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Todo para conseguir votos

Nada más llegar a Tarragona, el presidente Suárez se trasladó hasta la cercana localidad de Valls. en el

«Mercedes» oficial que habitual-mente utiliza en Madrid. Una vez en Valls. la comitiva se detuvo unos

minutos en el Carrer de la Cort para visitar la Capilla del Roser. El presidente del Gobierno tuvo que

aguardar a que la enorme puerta de madera fuese abierta, mientras sus acompañantes la mam porreaban

con las manos. Una vez en el interior, le fueron mostrados los mosaicos que recogen escenas de la Batalla

de Lepanto.

El paso de Adolfo Suárez por Valls captó la curiosidad de sus habitantes, quienes salieron a la calle y se

asomaron a los balcones para ver de cerca al presidente del Gobierno. Por cierto que, entre las jovencitas

veimeañeras el comentario general giraba en torno al aspecto físico de Suárez: «¿Has visto que guapo

es?», le decía una amiga a otra. «AI natural es más guapo que cuando sale por televisión», decía otra

admiradora.

Durante su recorrido a pie por las calles de Valls. Suárez se dedicó a estrechar manos de quienes salían a

su paso, e incluso se detuvo en la pastelería Santacana. conversando brevemente con sus propietarios:

«Este es un buen negorció» —les dijo Suárez— «y yo soy muy goloso» por lo cual los empleados

obsequiaron al presidente del Gobierno con unas cajas de bombones.

E! programa del presidente de UCD en Tarragona obligó a los informadores a tener que cabalgar para

seguir a Suárez. Incluso los miembros de su partido no pudieron comer a gusto la capotada a causa de las

prisas.

El almuerzo consistió en capots con salsa de Valls. «botifarra amb seques», eos-Ulletes de cordero con

«alliolt» y una crema catalana de postre que nadie llegamos a probar porque Suárez levantó la sesión,

aunque tuvo tiempo a ia salida del restaurante para fotografiarse con una familia que lo solicitó.

Suárez vino «a conseguir imagen» y, ayer al menos, no tuvo un no para nadie. Su sonrisa acaparó e!

fervor popular de los tarraconenses. Firmó autógrafos como si de un cantante moderno se tratase y paseó

su imagen con el objetivo de conseguir votos para Centris-tes de Catalunva.

 

< Volver