Autor: Marín López, Carmen (KARMENTXU). 
 Cuando haya transcurrido un año desde la fecha en la que se realizó el casamiento. 
 El Pleno del Congreso aprobó ayer la separación matrimonial por mutuo acuerdo     
 
 El País.    27/03/1981.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ES Pleno del Congreso aprobó ayer la separación matrimonial por mutuo acuerdo

KARMENTXU MARÍN

El Pleno del Congreso aprobó ayer, en una sesión que duró escasamente cincuenta minutos, por lo que a

la ley de Divorcio se refiere, la posibilidad de que los cónyuges se separen por mutuo acuerdo, siempre

que baya transcurrido un año desde la celebración del matrimonio. En el aire de la sesión estuvieron unas

declaraciones de fuentes democristianas a la agencia Europa Press, referentes a que si el Congreso no

modificaba el procedimiento de divorcio, modificación pactada por los centristas para hacer en el Senado,

«podría destaparse la caja de los truenos».

La novedad de los problemas internos de UCD fue que el diputado democristiano Osear Alzaga negó que

se hubiera producido un acuerdo con los socialdemócratas el día anterior para acotar los temas que se

modificarían en el Cámara baja, es decir, los artículos 82.5 y 86 bis, pacto en el que participó el portavoz

del Grupo Parlamentario Centrista, Miguel Herrero, junto con el ministro de Justicia y el diputado Luis

Apostua.

El nuevo planteamiento demo-cristiano de reformar en el Congreso la disposición adicional sexta, que

permite a los cónyuges que estén de acuerdo en divorciarse ir a un procedimiento sin litigio variaba

sensiblemente el pacto aludido. Osear Alzaga dijo: «¿Qué acuerdo es ese?, en un rumor lanzado por

algunas personas y sin ningún fundamento. No existe ese acuerdo de ayer», y Miguel Herrero comenta

esta opinión diciendo: «Seria que el señor Alzaga no era parte en ello».

Destapar la caja de los truenos

Osear Alzaga dijo también que lo de destapar la caja de los truenos «es una expresión un tanto exótica,

que no ha empleado nadie ni democristiano ni del resto de UCD», mientras que Miguel Herrero afirmaba

que aunque el destape de la caja «es una posibilidad que está abierta siempre», «los truenos, cuanto más

encerrados en una caja estén, mejor».

El Pleno aprobó ayer sólo un articulo el 81, que contempla la separación por mutuo acuerdo, y lo hizo por

263 votos favorables de los 274 emitidos. Con anterioridad a la votación, el centrista Javier Mos-coso

estuvo contestando a las enmiendas al articulo citado, presentadas por Juan María Bandrés, del Grupo

Mixto, Coalición Democrática, el comunista Solé Tura y los grupos Socialistas del Congreso y de

Cataluña.

Una indicación de Javier Moscoso a Juan María Bandrés, en la que le discutía el criterio del diputado

vasco de admitirla separación a petición de ambos cónyuges o de uno cualquiera de ellos, hizo decir a

Bandrés que «yo soy muy respetuoso con el amor humano y, sobre todo, con el matrimonio, con esa

institución que, además, practico».

Moscoso dijo, en respuesta a Solé Tura, que admitir el divorcio por mutuo consenso no era un problema

«de progresismo o no progresismo», y que el Grupo Centrista del Congreso no estaba de acuerdo en que

el proyecto dictaminado por la Comisión mantuviera una excesiva discrecionalidad del juez, contemplara

la necesidad de culpa de uno de los cónyuges y no permitiera acceder al divorcio sin un proceso previo de

separación judicial.

«El sistema de divorcio por mutuo consenso», dijo Javier Moscoso, «es absolutamente incompatible con

un divorcio que no recoja la culpa, pues hay que contemplar, junto al mutuo acuerdo, el divorcio a

petición de una sola de las partes, el divorcio causal, y si una parte alega una causa y la otra la niega se

llega a la controversia ya la necesidad de que intervenga el juez».

La principal preocupación socialista en ese articulo, la necesidad de que tenga que haber transcurrido un

año de matrimonio para plantear la demanda de separación, fue abordada por Moscoso diciendo que «es

un tema que irrita más a los socialistas del Congreso que a los de Cataluña, ya que éstos si aceptan que La

demanda deba plantearse transcurridos seis meses de matrimonio, lo que ya es un plazo». Rudolf Guerra

le respondió que «ahora no es necesario este plazo ante la autoridad civil ni lo ha sido ante la eclesiástica,

y si mi grupo estableció los seis meses fue por si la enmienda de Socialistas del Congreso no prosperaba,

por si ustedes admitían un plazo más razonable».

Jordi Solé Tura insistió en que el divorcio propugnado por los comunistas «no plantea alargamiento de los

plazos, puesto que prácticamente no tos hay, y en el cese efectivo de la convivencia no hablamos de

culpa, sino de la posibilidad de que uno de los cónyuges considere que la relación matrimonial ha dejado

de existir».

 

< Volver