Autor: Pujol i Soley, Jordi. 
   Catalunya debe decidir     
 
 Hoja del Lunes.    17/03/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

HOJA DEL LUNES

Barcelona, 17 de marzo de 1980

Pag. . 6

Catalunya debe decidir

Jordi PUJOL

Las elecciones que Catalunya se dispone a celebrar el próximo jueves día 20 de marzo son de una gran

trascendencia para el futuro de nuestro país. Para nosotros, nacionalistas catalanes lo son más, si cabe, en

la medida en que estos comicios electorales decidirán cómo será Catalunya y cuál será su fuerza, su

cohesión, su vitalidad como pueblo.

Para Convergencia i Unió el modelo de Catalunya que defendemos es aquef que se asemeja, que tiene su

reflejo, en los países avanzados de la Europa occidental. Un país estable que sepa ponerse al día y

cambiar cuando sea necesario pero sin destruir nada de lo que debamos conservar. Una Catalunya que se

construya de nuevo sobre los pilares de justicia y libertad que siempre han caracterizado a nuestro pueblo.

Es con estos cimientos como entendemos que debemos levantar a Catalunya.

De ahí !a importancia de estas elecciones. E! 20 de marzo se decidirá en Catalunya si hay una mayoría

hegemónica de socialistas y comunistas o no. Decidirá si se alinea con una opción realista y de corte

europeo capaz de relanzar la economía de Catalunya, sacarla en lo posible de la crisis en que se halla al

dar confianza a los inversores y por tanto crear nuevos puestos de trabajo f si se inclinará por soluciones

radicales y más inciertas.

Se decidirá si se quiere una Catalunya gobernada según las decisiones qua se tomen aquí o por el

contrario por las llamadas telefónicas que cada día reciba el presidente da la Generalitat desde seiscientos

kilómetros de distancia. Se decidirá, en suma, si se quiere una Catalunya que paulatinamente, con el

tiempo necesario, sin causar ningún tipo de trauma y respetando a todo el mundo y a sus valores se vaya

catalanizando a través de la escuela, de ¡los mass medía, de la cultura o por el contrario no lo acepte.

Y esto es lo que vamos entre todos a decidir el próximo jueves a´I acudir a las urnas con nuestro voto.

Un voto que sólo pedimos que sea responsable, meditado y consecuente con lo que tantos y tantos años

hemos estado soñando: con nuestra autonomía y con nuestro autogobierno.

Es por ello que la Catalunya que Convergencia i Unió propugna no se hace, no se levanta prometiendo

cosas que luego no se pueden cumplir, prometiendo soluciones que Juego no se logran. A Catalunya no se

Ja levanta hablando de cómo se repartirá la riqueza sin decir cómo se debe crear riqueza. Catalunya no se

levanta haciendo experimentos. No se levanta creando desconfianza y haciendo, por tanto, más difícil el

combatir la crisis económica y el paro. Catalunya no se levanta haciendo de ella ef campo de batalla de

jos partidos de Madrid que en estos días han corrido a tomar el avión para pretender sacarle los votos que

no han obtenido ni en Andalucía ni en e´ País Vasco. A Catalunya no se la levanta regalándola al

sucursalis-mo. A Catalunya no se la Jevan-ta celebrando elecciones en día laborable como socialistas y

comunistas impusieron. Catalunya no se levanta enviando de golpe ante los comicios a los ministros de

Madrid para que nos den lo que nos deben hace años.

A Catalunya, en cambio, se la •levanta a través de nuestras virtudes de siempre, que son el trabajo y la

capacidad de iniciativa. Un trabajo y una capacidad de iniciativa que ha permitido que en los ú´timos

veinte años se hayan instalado entre nosotros dos millones de personas procedentes de otras zonas del

Estado y que aquí —algunas veces no fácilmente, lo reconocemos— han encontrado solución a su

problema de subsistencia. Un problema que hemos resuelto nosotros sin ayuda alguna. Un problema que

el Estado con toda su maquinaria y con toda su potencia fue incapaz de resolver, no supo o no pudo. Pero

lo hemos hecho nosotros y, repito, sin ninguna ayuda. Y ahora, estos dos millones de personas aquí

contribuyen fraternalmente a construir Ja Catalunya del futuro.

A Catalunya debemos levantarla porque se puede levantar. Y debemos y podemos a través de un

programa de cosas concretas y con un equipo de hombres responsables y con profundo sentido de país.

A Catalunya se Ja levanta con una Generalitat fuerte y no manipulada. A Catalunya se la levanta con

espíritu de país y no sólo con espíritu de partido.

De la misma manera que en otro aspecto hemos salvado nuestra lengua y nuestra cultura de una peligrosa

persecución. Si hemos salvado aquello qua hace sentirnos lo que somos en el pasado, también lo haremos

de ahora en adelante a nuestra manera, con nuestra fórmula, con gente que desde hace muchos años

hemos luchado por la recuperación de nuestro país.

La Construcción de una Catalunya europea, equilibrada y moderna es lo que ofrece Convergencia i Unió

en su programa. Un programa que lo llevaremos adelante si la fuerza da Catalunya, el jueves 20 de marzo,

no se pone al servicio de la lucha por el poder en Madrid o de experimentos ideológicos.

Secretario general de CDC y candidato número 1 por la lista de CiU en Barcelona.

 

< Volver