Los catalanes eligieron su parlamento ; El líder del PSC-PSOE reconoce el descenso de su partido. 
 Será difícil gobernar en Cataluña, según Reventós     
 
 Diario 16.    21/03/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Será difícil gobernar en Cataluña, según Reventos

Joan Reventos, secretario general del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSOE), reconoció de

madrugada que su partido había bajado en apoyo electoral y advirtió que «sea cual sea el resultado final

las diferencias serán mínimas, lo que implica la existencia de un Parlamento distribuido, inestable y con

dificultad para gobernar Cataluña».

Barcelona — «La crisis política ha afectado al resultado de las elecciones», declaró Revenios en una

rueda de prensa celebrada en el Palacio de Congresos y Exposiciones, habilitado como cuartel general de

los socialistas.

Jóvenes y militantes deambulaban por el Palacio con aspecto preocupado por el resultado de las eleccio

nes. A las tres de la madrugada, las luces estaban casi apagadas y la orquesta había dejado de sonar.

«El trabajo de consolidación de un partido socialista es largo -agregó-, y no basta sólo con una campaña

de imagen. La crisis económica comporta un voto a la derecha y además crea el terreno abonado para

inducir un estado de opinión hacia el voto del miedo.»

Revenios anunció para el lunes una reunión de la ejecutiva de su partido en la que analizaría

detenidamente el resultado de los comicios.

El secretario general de la Unión de Centro Democrático y ministro adjunto al presidente del Gobierno,

Rafael Arias-Salgado, comentó de madrugada, a título personal, que «Convergencia debe tratar de

gobernar en solitario, mediante apoyos parlamentarios concretos».

Entusiasmo nacionalista

Joan Hortala, segundo candidato de Esquerra Republicana de Catalunya en Barcelona, afirmaba que «los

resultados que hasta ahora tenemos significan un avance del nacionalismo y de la confianza del pueblo en

ERC».

Hortala adelantó que su partido puede jugar un papel de arbitro en el Parlamento catalán y advirtió que

«estamos totalmente preparados para poder formar parte del Gobierno catalán».

Mientras en la sede de Esquerra Republicana de Catalunya reinaba un ambiente festivo y crecía la euforia,

al igual que en la de CDC, las sedes de los partidos de izquierda registraban un ambiente de

preocupación.

Josep Benet, candidato del PSUC (comunista) a la Presidencia de la Generalidad, reconocía que «el

resultado es muy preocupante», mientras el secretario general del partido aseguraba que le mantendría

«firmemente como opción unitaria respaldada por el aumento del porcentaje de sus votos».

Antoni Gutiérrez Díaz agregó que «la participación no ha sido tan alta como sería de desear y tal como

estaba previsto ningún partido obtendrá la mayoría, aunque está por ver si habrá o no mayoría de

izquierdas, pese a que el PSUC refuerza su espacio electoral».

Difícil pacto CDC-PSOE

Narcis Serra, alcalde socialista de Barcelona, reconocía minutos antes de la una de la madrugada que, de

confirmarse los datos provisionales, sería difícil un pacto entre Convergencia Democrática de Cataluña y

el Partido de los Socialistas de Cataluña.

Antón Canyellas, candidato centrista a la Presidencia de la Generalidad, declaró que «el alto índice de

abstención nos ha perjudicado», para agregar a continuación que «el proceso de fusión de Centristas de

Cataluña y Unió Democrática de Catalunya se ha realizado con retraso, lo que puede ser una de las causas

del resultado que nuestro partido está obteniendo en estas elecciones».

 

< Volver