Autor: Espina, Wilfredo. 
 Notas sin block. 
 Jordi Pujol, President     
 
 El Correo Catalán.    21/03/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Jordi Pujol, President

La normalidad fue absoluta. La bomba, si acaso, la puso esta vez Tarradellas con sus explosivas

declaraciones.

¿Por qué precisamente ayer? ¿Para distraer la atención del resto de los españoles de nuestro elevado

abstencionismo? ¿Para que no se asustaran por el previsible triunfo del nacionalismo catalán? ¿Para

restarle, quizá, protagonismo a la figura del futuro presidente de la Generalitat?

En todo caso, ayer el «viejo zorro» volvió a situarse en el centro de la atención política española. Serán o

no serán literalmente exactas o comprobables sus afirmaciones, pero apuntar que ha tenido

«negociaciones o contactos con ETA por encargo del Rey y por insistencia de Suárez», es toda una

bomba política. Aunque luego, desde altas instancias, se intente minimizar y aun desmentir. La carga ya

ha hecho su explosión...

Y así Tarradellas aparece, otra vez, como el protagonista de la actualidad. Como hombre clave e

imprescindible en la política española, que ha gozado —¿y goza?- de la confianza de las altas

magistraturas del Estado y del Gobierno. ¿Qué «operación» concreta hay detrás de estas tan «oportunas»

declaraciones?

La sorpresa de fondo, sin embargo, fue ayer el espectacular avance electoral de las fuerzas nacionalistas

Convergencia i Unió y Esquerra Republicana-, y el bajón o frenazo de las fuerzas vinculadas a partidos de

ámbito estatal tanto de derecha o centro -centristes- como de izquierda -socialistas y comunistas

A altas horas de la madrugada va dibujándose la victoria de Convergencia i Unió que posiblemente se

sitúe como la primera fuerza política en el Parlament de Catalunya.

Si este gran avance nacionalista se confirma definitivamente, la incógnita de la presidencia de la

Generalitat tiene ya una respuesta: Jordi Pujol. ¿No da esta resultante la probable coalición de

Convergencia i Unió con los Socialistas i Esquerra Republicana? ¿No le darían, además, su soporte los

Centristes a cambio de evitar la formación de un peligroso Frente Popular entre socialistas y comunistas?

¿No ha jurado una y mil veces, últimamente, el líder de Convergencia, que no se aliará ni directa ni

indirectamente con los comunistas?

Cierto que todo esto son muchas preguntas. Pero detrás de tantos interrogantes, en este sonriente

amanecer catalanista de la madrugada primaveral del 21 de marzo, asoma cada vez con más nitidez, a

medida que clarea el día, la figura claramente nacionalista y socialmen-te moderada de Jordi Pujol.

¿Jordi Pujol, President de la Generalitat? Es la mejor apuesta...

Widredo Espina

 

< Volver