Las urnas han devuelto las autonomías ; El Consell Executiu, en pleno, estuvo pendiente del escrutinio  :   
 La abstención superó los índices previstos. 
 La Vanguardia.    26/10/1979.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

Las urnas han devuelto las autonomías

Quiza, dentro de unos anos, los españoles recordemos esta jornada como la del "referéndum de la lluvia».

En efecto, ha llovido copiosamente en Cataluña y el País Vasco, influyendo ello, sin duda, -en un índice

de abstención que, no obstante, puede considerarse normal, y que -aún no es definitivo, puesto que falta

contabilizar los votos emitidos por correo, que serán numerosos en el País Vasco. La participación

popular ha sido, pues-, en líneas generales, correcta. perfecla norn!fil¡d;;d con que se hdn desarrollado as

votaciones. Pese a algunos augurios pesimistas, que por otra parte no dejaban de estar fundados, no se ha

producido ningún incidente digno de mención, y ésta ha sido en Cataluña y en e! País Vasco una jornada

de paz. Por fin, lo más importante; ambos proyectos de Estatuto han merecido e! refrendo popular. La

democracia, no cabe duda, ha dado un importante paso adelante eij esta fecha histórica del 25 de octubre.

A !a espera de conocer los resultados definitivos, en ei momento de cerrar esta edición se apreciaba que

Ja participación en Cataluña se situaba cerca del 60 por ciento, con una abstención que en la provincia de

Tarragona alcanzaba el 55 por ciento, en Gerona el 63 por ciento, en lérida el 52 por ciento y en

Barcelona alrededor del 60 por ciento. Las comarcas tarraconenses fueron las más afectadas por la lluvia.

El conseller de Governació, Manuel Ortinez, al enjuiciar los resultados, en el transcurso de una rueda de

prensa que tuvo lugar en el Palau de la Gene-raütat pasadas las 1 de Ja madrugada, señaló que la jornada

había transcurrido con normalidad. La gran novedad —dijo— ha sido la meteorología, que ´ha tenido una

gran incidencia en Jas votaciones y ha podido ejercer una enorme influencia en los resultados. En efecto,

a primera hora, la presen-cia en ias urnas era muy inüsr/o, V y medida que llovía fufi disminuyendo.

Pero también hay que tener en cuenta —añadió— la abstención técnica, un la que se incluyen errores del

censo, que representa el 8 por ciento. La abstención que llamó accidental que en esta ocasión ha sido la

debida a la meteorología. «El resultado pues —señaló— es correcto y responde a la esperada reacción de

nuestro pueblo.»

A preguntas de Jos informadoras sobre el 10 por ciento de participacion dado por las -encuestas,

respondió el conseller que tas encuestas se hacen normalmente con reservas y no prevén los distintos

motivos de abstención concurridos er este caso. La participación de! 66 por oiento, que se da como

normal en los comicios, ha sido conseguida puesto que el 60 por ciento real habría que añadir un 6 por

ciento correspondiente a los factores citados de abstención». «Quisiera añadir —dijo— que ca-minos

vacinales han sido incluyo alguna carretera ha suicido desperfectos importantes por la lluvia».

«Diferencias en las cifras dadas se deben —añadió— a que se ha contado con dos fuentes de información,

y entre ellas ha habido interferencias. Esto se ha subsanado posteriormente».

Asimismo, a preguntas de los informadores Ortinez reconoció que, evidentemente, tal cual indicaban los

datos llegados a la Generalltat. en los barrios residenciales de Barcelona el índice c!e votos negativos

habia sido muy superior a la de los barrios perifericos.

Los datos al Palau de la Generalitat tardaron mucho en llegar, demasiado. La expectación rebasó con

creces lo ocurrido en ocasiones anteriores. Indudablemente la autonomía colocó a muchos más

informadores y curiosos que en anteriores comicios y consultas desde el 15 de junio de 1977. Podríamos

hablar de un caso sin precedentes en cuanto afluencia de personas al centro de datos que, como se sabe,

estaba instalado en El Consell Executiu, en pleno, estuvo pendiente del escrutinio

La abstención superó los índice previstos

«I salón «Sant Jordi». Este salón se abarrotó literalmente antes de la medianoche, mientras en la plaga de

Sant Jaume centenares de personas seguían los acontecimientos a través de una una gran pantalla

instalada allí. Los datos que iban apareciendo eran acogidos con aplausos. En algun momento, sin

embargo, síntomas de ^contento se advirt.eron en la Plaza, Jaime debido a los tallos e interrereno, que

pare-cían en los sistemas de transmision de televisión. Los ´mismos falle se debieron advertir en Lérida,

Tarragona y Gerona, ya que también en eras había instaladas pantallas gigantes, al final una convicción:

la autonomía llevo aun-. que con una participación menorque la prevista en las últimas encuestas. Los

motivos que han causado la misma, además de los ya adelantados por el conseller de Governació, podrán

ser estudiados sin Ja urgencia de esta crónica de alcance, escrita pasadas la medianoche.

Felicitación de Suárez

Según nos informaba el jefe de prensa de la Generalitat, Ernest Udína, ya a las 9 de la noche el presidente

del Gobierno, Adolfo Suárez, se puso en contacto telefónicamente con el president de la Generalitat,

Josep Tarradellas, para felicitarte por el logro alcanzado por el pueblo de Cataluña: la autonomía. El

Estatut, a las 9 de la noche, en Madrid, Y>- se daba como un hecho definitivo. También se nos confirmó

que, posterior-mer\e, e-l ministro de Administración TeiTi^riai, Antonio Fontán, se puso en contad^

por dos veces, con el president dt la Generalitat, suponemos que para feli-¡tarle y para iniciar todo el

proceso quechera venir a continuación.

Aunque mizas con menos importancia de la que «e verdad tenía, los informadores que atoche

presenciaron desde el Palau de la Generalitat el desarrollo del escrutinio del referéndum, concedieron

singular imporimcia al hecho de que en varias localidades, según ´los datos que se facilitaban pv las

pantallas -del circuito cerrado, el «omero de votantes era mayor que el de personas censadas, !o cual no es

más q´íe la confirmación de lo manifestado por el conseller de Governació, Manuel Ortínez, de que los

censos se tendrán qüs revisar seriamente, dado que hay una abstención técnica demasiado importante >

fallos fundamentales, io cual produce indudablemente demasiados errores.

Estas incorrecciones pidieron contribuir al titubeo Judicial en hcilitar datos y propiciar un cierto ambiente

de incertidumbre, que de alguna mansra, se prolongó hasta pasada la medianoche, aun-existía .el

convencimiento dé \us el resultado final no pondría en ningún caso en peligro la autonomía de

Cataluña.

Titubeo inicial

Mientras los consellers políticos permanecían en otras dependencias de la Generalitat, según parece

reunidos con el propio president, siguiendo de cerca el escrutinio, algunos concejales del Ayuntamiento

de Barcelona, miembros del Conseil Executiu que, de vez en cuando, salían de las dependencias citadas y

otros muchos políticos eran enrrevistados repetidamente por periodistas de las emisoras radiofónicas

presentes en el Salón y por los informadores en general que cubrían este singular acontecimiento

histórico. Asimismo estaban presentes representantes Je medios de comunicación europeos y americanos,

incluidas cadenas de televisión.

 

< Volver