Autor: Romano, Juan José. 
 Vizcaya: en solidaridad con Tabarusi. 
 Las centrales sindicales amenzan con huelga general     
 
 Diario 16.    17/01/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Vizcaya: En solidaridad con Tarabusi

Las centrales sindicales amenazan con huelga general

BILBAO, 17 (Corresponsal DI6).—Representantes de las centrales sindicales que actúan en Vizcaya

amenazaron con convocar a toda la clase obrera a una huelga general el próximo día 19, si continua sin

solucionarse el conflicto planteado por la empresa Tarabusi —dedicada a la fabricación, de accesorios

para automóviles—, donde se superaron los dos meses de huelga y hay 953 despedidos.

La amenaza de huelga general le fue formulada al gobernador civil de Vizcaya, José Antonio Zarzalejos,

por representantes de UGT, USO, CC. OO., ELA-STV, CNT y LAB, ante la presencia de dos miembros

de la dirección de la empresa en conflicto.

La fecha tope marcada para la solución del conflicto, o al menos para el inicio de las conversaciones, es la

de mañana día 18, día en que está previsto el segundo acto de conciliación sobre el despido de 888

trabajadores. La incomparecencia de la empresa al acto de conciliación, fijado para el día 14, encrespó los

ánimos de los trabajadores, que ven en esta actitud un deseo expreso de la empresa de no negociación.

El conflicto de Tarabusi

Juan José Romano

—1.300 trabajadores en paro, inicialmente, en sus factorías de Yurre y Tarabusi— tuvo su inicio en la

huelga general del 12 de noviembre. El trabajador Francisco Sánchez era despedido bajo la acusación de

haber boicoteado, en esa fecha, las instalaciones de la factoría, con grave perjuicio para los hornos de

fundición.

Sus compañeros vieron en esta medida de la empresa un hábil manejo para deshacerse de uno de los

miembros más reivindicativos de la plantilla. Francisco Sánchez se destacó ya en las luchas

reivindicativas de comienzos de 1976, cuando los trabajadores de Tarabusi salían por primera vez en la

historia de la empresa a la huelga, pidiendo la negociación de su primer convenio colectivo. Ahora,

cercanas ya las fechas para el inicio de las conversaciones del convenio reivindicativo, Francisco Sánchez

volvía a significarse como un elemento demasiado reivindicativo para los deseos de la empresa.

La derogación del artículo 35 de la ley de Relaciones Laborales propició la presunta legalidad del

despido, pero la plantilla de la empresa opinó de forma diferente, saliendo, a la huelga el 17 de

noviembre.

Empresarios: Posición de fuerza

El hecho de que Hugo Tarabusi, director de la empresa en huelga, olvidase el conflicto y se fuese a Jerez

de la Frontera a cuidar de sus caballerizas, dio mucho que pensar a los huelguistas. No se veía clara una

inhibición tal por parte de quien debiera estar más preocupado. Era evidente que Hugo Tarabusi delegó

poderes entre su cuerpo directivo, por las continuadas sanciones que se iban imponiendo al personal.

Cuando habían pasado más de cuarenta días desde el comienzo de la huelga, comenzarían a correr los

rumores sobre la posibilidad de una coalición empresarial —que partiría de la propia Unión de

Empresarios, que presiden Luis Olarra—, haciéndose fuertes en el conflicto Tarabusi. Se dice que el

sector "bunkeriano" del empresariado vizcaíno pretende un escarmiento en la cabeza de esos 953

«trabajadores despedidos y qué está dispuesto a apoyar con todos sus efectivos a la dirección de Tarabusi.

 

< Volver