Para reforzar la tasa de inversión. 
 Se facilita el acceso al capital extranjero  :   
 En la disposición, aparecida ayer en el "BOE", se salvaguardan los intereses de la economía española. 
 Arriba.    22/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SE FACILITA EL ACCESO AL CAPITAL EXTRANJERO

En la disposición, aparecida ayer en el «BOE», se salvaguardan los intereses de la economía española

MADRID. (Europa Press.)—El «Boletín Oficial del Estado» publicó ayer un real decreto sobre

inversiones extranjeras en España, en el que se hace referencia a la necesidad que siente la economía

española de reforzar su tasa de inversión, por lo que se aconseja tomar medidas que tienden a facilitar el

acceso de capitales extranjeros al mercado español.

Estas medidas deberán de ser compatibles, no obstante, con los intereses de la economía española, por lo

que el presente decreto establece, de una parte, un previo conocimiento de la inversión —lo que garantiza,

un eficaz control de la Administración—, y por otra, una cláusula de absoluta excepcionalidad por la que

el Gobierno podrá oponerse a la realización de una determinada inversión cuando así lo aconsejen los

intereses nacionales.

Las inversiones directas

El articulado del decreto dispone la autorización con carácter general de las inversiones directas de capital

extranjero en la constitución de sociedades españolas, por encima del límite fijado en el artículo quinto de

la ley de inversiones extranjeras.

Estas inversiones se realizarán de acuerdo con que el capital social desembolsado en el momento de la

constitución no sea inferior a los 100 millones de pesetas y con que la sociedad española no realice pagos

por transferencia de tecnología al inversor extranjero.

Las previsiones vinculantes para la sociedad serán que la empresa alcance no menos de cien puestos fijos

de trabajo en el momento de la puesta en marcha del proceso productivo y que, a partir de un año de su

funcionamiento, mantenga un saldo anual de divisas positivo.

El real decreto contempla seguidamente algunas variaciones relativas a la autorización, cuando no se

cumplan los requisitos procedentes, destacando el caso de que en el proyecto de inversión se prevea la

exportación por la empresa, a partir del año de funcionamiento, de Un mínimo del 50 por 100 de la cifra

de facturación de su propia producción, siempre que dicha cifra de facturación no sea inferior a los 100

millones de pesetas.

El real decreto autoriza, asimismo, a los inversores extranjeros la suscripción de acciones en la

ampliación de capital de sociedades españolas siempre que, entre otras cosas, la cifra total de capital

social, más reservas efectivas, de la sociedad resulte aumentada al menos en un 30 por 100 con ocasión de

la inversión extranjera.

Por último, para aquellas sociedades españolas que ya tienen participación extranjera se les permite

efectuar aumentos de capital mientras no se incremente el porcentaje de capital extranjero existente.

 

< Volver