Autor: García Quesada, María Antonia. 
 Los señores Antoñanzas, Pascual y Boyer analizan el tema. 
 ¿Son productivas las empresas estatales?     
 
 Informaciones.    17/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

PASCUAL Y BOYER ANALIZAN EL TEMA

¿SON PRODUCTIVAS LAS EMPRESAS ESTATALES?

Por María Antonia G. QUESADA

MADRID, 17.

SE puede hablar de crisis en. las empresas estatales? ¿Qué motivos mueven al capital privado a participar

en esté tipo de empresas?

A estos interrogantes, que hoy plantean los empresarios y políticos a los ciudadanos de todo el mundo

occidental, han tratado de responder, para INFORMACIONES, tres representantes de distintas ideologías,

dentro de la empresa y la economía "española.

DON JUAN: MIGUEL ANTOÑANZAS: «NO HAY CRISIS

EN LAS EMPRESAS ESTATALES»

Don Juan Miguel Antoñanzas, presidente del Instituto Nacional de Industria, responde, ante la primera

preguntar que no cree que «ni siquiera en la difícil coyuntura que atraviesan las empresas públicas y

privadas pueda hablarse de crisis en las estatales por el mero hecho de que algunas incurran en pérdidas».

.

NO obstante, cabe distinguir entre las empresas estatales que suministran servicios públicos, -como

ferrocarriles, transportes urbanos, distribución de agua, etc., y las que actúan en lectores concurrencíales

«Las primeras son públicas por naturaleza y sus pérdidas se compensan por la extensión e importancia de

los efectos externos que generan sus actividades. En éstas, las pérdidas no son síntoma, de crisis, ni

coyuntural ni estructural.

Las segundas, sin embargo, actúan en competencia con empresas privadas, como es el caso de la

siderurgia, minería, energía, en las que existe un punto de comparación en cuanto a los resultados

alcanzados.

Cuando las empresas púaü-cas obtienen pérdidas y las privadas no, se puede aducir, bien que las primeras

son menos eficaces, de lo que se desprendería que las pérdidas son síntoma de crisis. O bien que a éstas se

les pide realicen aquellas actividades básicas menos remuneradoras, que se apoyan todavía, en un

principio de subsidiar!edad. En esté caso se podría decir que las privadas ganan, porque las públicas

pierden.»

Al referirse a los intereses que mueven a la iniciativa privada a participar en el sector publico, el señor

Antoñanzas contestó que «es un hecho cierto y satisfactorio el creciente grado de; asociación entre el

capital público y el privado dentare de las empresas que integran el grupo del INI, Así, la participación

del" INI. y sector privado en las empresas estatales, que era en 1871 del 73,4 y del 26,6 por 100,

respectivamente, pasó a ser en 1975 del 63,4 y del 36.6 por 100.

«Esta tendencia reside en la superación del principio de subsidiariedad, para dejar paso a una situación

más justa y razonable de o.omplementariedad.

Con ello se consigue la garantía de que las actividades se dirigen hacia objetivos de interés colectivo,

mediante tí sistema flexible y eficiente propio de la iniciativa privada. Es obvio también que a ésta le

interesa en muchas ocasiones asociarse con el Estado, por las garantías de solvencia, estabilidad y

perspectivas, a largo plazo que éste ofrece.

DON JULIO PASCUAL EL SECTOR PUBLICO ASUME FUNCIONES QUE NO

LE CORRESPONDEN»

La generalización del sistema de propiedad pública cíe los bienes de producción mediante empresas

estatales, —contestó a, la primera de las preguntas don Julio Pascual, economista, miembro del Partido

Demócrata— se encuentra en crisis en los principales países occidentales.»

«En relación con el déficit de tina parte considerable de las empresas estatales españolas, éste se debe a

que el sector publico, desde la existencia del I.N.I., ha asumido la propiedad y gestión de algunas

empresas, que ya padecían déficits en sus cuentas de explotación cuando eran privadas. Por otra parte,

está la introducción de factores políticos, ajenos a la gestión y que frente a las empresas privadas, en que

la eficacia de la gestión se mide ,por el saldo de la cuenta de resultados y la confianza que los accionistas

depositan en los administradores, los gerentes de las empresas públicas rinden cuentas al Estado por un

procedimiento más parecido al que utiliza un burócrata, que no un gerente.»

«El sector público ha asumida un conjunto de funciones que no responden ni a su naturaleza ni a la

capacitación y experiencia de sus funcionarios. Y lo cierto es que al mismo tiempo, el Estad» ha cumplido

peor y de forma´ creciente las funciones que en toda comunidad debe asumir.»

«Es necesario que, una vez aclarado el panorama político, se establezca el marco- de actuación del sector

publico, como, resultado- de una decisión minoritaria» para dar fin a 1a polución administrativa de

nuestra economía.»

«El capital privado quiere intervenir en el sector público, primero, por una "razón de información", en él

caso de empresas que actúan en diversos sectores y cuando el sector público monopoliza ciertas ramas de

actividad, los grupos empresariales capitalizan su participación en las empresas públicas en forma de

Información para su actuados en los demás sectores de la producción. Por otro lado, en los países menos

desarrollados existe una "razón de influencia", que se explica en términos de prestación-contraprestación.

Dé toda la cuenca mediterránea, España es el país más transparente en esta "razón".»

DON : MIGUEL BOYER; ANÁLISIS DÉ COSTES Y BENEFICIOS SOCIALES

Miguel Boyer, economista, perteneciente al Partido Socialista Obrero Español, piensa que este tipo de

empresas «no tienen por que ser sistematicamente deficitarias y, de hecho, no lo son. En el casa-del—

I.N.I. las empresas estructural o sistemáticamente deficitarias son pocas, a pesar de que buena parte de sus

dirigentes han sido seleccionados por sus servicios políticos y de que el Instituto ha perdido la mayoría dé

las batallas contra los intereses privados en la Industria, por haber entrado en colisión con ellos, o por

haber recibido las sociedades poco viables que éstos desechaban».

«No se puede aceptar como criterio para juzgar a la empresa publica el dé sus resultados ,contables,

porque se debe juzgar el saldo de beneficios y. costes sociales, que no se reflejan en la contabilidad

mercantil habitual, Y porque estas empresas tienen gran dimensión y operan en mercados oligopolíticos

con poca concurrencia, por lo que les sería fácil, con frecuencia, obtener grandes beneficios abusando de

su poder y subiendo los precios

Todo esto no contradice la necesidad de su esfuerzo permanente por mejorar la gestión Se las empresa»

públicas, analizándolas con técnicas de evaluación, según sus costes y beneficios sociales.»

«El capital privada y el público pueden coexistir por varios motivos algunos de ellos espúreos y otros

aceptables Las sociedades mixtas son aceptables,´ c u a n d o no hay contradición entre el Interés genéral

y él particular de la empresa. En estos casos el capital privado disminuye el esfuerzo- financiero del

Estado para lograr sus fines.

En otras- situaciones la presencia del capital privado desnaturaliza los fines del capital público, y lo busca

sólo como cobertura para obtener protección administrativa, créditos baratos u otros privilegios. En

España tenemos bastantes ejemplos de este hecho inadmisible en el «sector de la distribución de

productos petrolíferos, eléctrico, etc.»

 

< Volver