Autor: Alcaide Inchausti, Ángel. 
 Apunte económico. 
 Evolución socio-económica 1966-1976: consumo y salarios     
 
 ABC.    14/01/1977.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

APUNTE ECONÓMICO

EVOLUCIÓN SOCIO-ECONÓMICA 1966-1976: CONSUMO Y SALARIOS

EL consumo primado o de las economías familiares fue evaluado por la Contabilidad Nacional de España

del I. N. E. en 1.013 miles de millones de- pesetas en 1966, y las estimaciones del propio Instituto

Nacional de Estadística permiten aproximarlo actualmente a 4.830 miles de millones de pesetas del año

1976, lo que significa mi incremento del 477 por 100 (casi cinco veces) si ambos consumos se miden en

pesetas del respectivo año. Sin embargo, la cifra 4.830 se transforma, aproximadamente, en 1.909 miles

de millones de pesetas de 1966 si se deflacta con el índice de precios de consumo, que hemos estimado

era 253 para 1976, tomando como base el año 1966 igual a 100; esto significa. que el consumo privado de

los españoles ha crecido ´más de un 88 por 100, medido en términos reales, durante el decenio que

estamos analizando.

Desde luego, podían haberse utilizado, para conocer éste crecimiento, cifras procedentes de oirás fuentes,

posiblemente más correctas Que las facilitadas por el I. N. E. Así, la cifra 1.013 de 1966 podía sustituirse

por 1.150 procedente de la Tabla Input-Output elaborada en dicho año y la estimación del consumo

privado en 1976 procedente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro se puede cifrar en 4.825,8,

que en pesetas de 1966 sería 1.907. Con estas cifras se tendría un crecimiento del consumo del 66 por 100

solamente. El autor de este trabajo está más de acuerdo con este segundo resultado que con el primero, al

considerar que la Contabilidad Nacional de 1966 está infravalorada y el propio I. N. E. está trabajando

para la rectificación de las correspondientes valoraciones.

Pero no solamente ha crecido especia tacularmente el consumo global en los últimos diez años, sino

también ha cambiado acusadamente su estructura, como puede comprobarse comparando el porcentaje de

gastos destinados a alimentación por los consumidores españoles, que paso del 44,7 en 1967 al 38,0 en

1973-74, de acuerdo con las encuestas de presupuestos familiares elaboradas por el I. N. E. o, incluso

dentro de los bienes alimentarios, al observar que el consumo de patatas, hortalizas y legumbres bajó del

12,1 por 100 en 1967 al 10 en 1973-74, en tanto que el porcentaje del consumo dé carnes (respecto al

total de los gastos en alimentación) se elevó, para los mismos años, del 25,8 al 28,8.

La relación entre las magnitudes económicas «consumo» y «rentas salariales» es bien evidente, pero

ahora no vamos a ocupamos de cuantificar esta relación, que nos permitiría contrastar la fiabilidad de las

estimaciones que presentamos de ambas magnitudes para 1976. Para el año 1966 la Contabilidad

Nacional de España valoraba en 531.009 millones de pesetas los «sueldos y salarios de los sujetos a

contrato de trabajo, deducida la contribución de los trabajadores a la Seguridad Social» y la

correspondiente cifra de la Tabla Input-Output se el graba, a 553.090 millones, La última cifra de la

Contabilidad Nacional sobre «sueldos y sa-tarios netos de cotización sociales» corresponde al año 1974 y

es de 2.196, algo inferior a los 2.374 miles de Millones en que fue estimada por el Servicio de Estudios

del Banco de Bilbao.

Una forma, —no muy rigurosa— de actualizar al segundo trimestre de 1976 Ha cifra del I. N. E. puede

consistir en multiplicar la de 1974 por el coeficiente 1,5069, obtenido a partir del índice general de

retribución media por hora trabajada, que publica el número de noviembre de «Indicadores de

coyuntura», del Instituto de Estadística. De esta, manera se llega á una valoración actualizada de los

rentas salariales cifrada en 3.268, que, deflactada por el índice de precios de consumidor (estimado antes

en 253) se transforma en 1.282 miles de millones de pesetas de 1966, es decir, el volumen de sueldos y

salarios ha crecido en un 134 por 100 respecto al estimado por las Tablas InPut-Output de 1966

La diferencia entre los crecimientos del consumo y de las rentas de trabajo (el consumo ha crecido más

lentamente que los sueldos y salarios) se debe, por ana parte, a que las variaciones del consunto global se

cuantifican a partir de una cifra básica mucho más alta y, en segundo lugar, a que una parte del

crecimiento de las rentas salariales se ha detinado a un ahorro creciente que ha facilitado la financiación

del desarrollo económico del último decenio.

Las tasas medias acumulativas anuales durante el decenio han sido de 5,2 pana el consumo privado y 8,9

para las rentas de trabajo; sin embargo, si nos fijamos solamente en el período 1866-1974 (anterior a la

crisis económica), aquellos tasas son ahora 5,9 y 10,1 por 100, y en el período 1974-1976 las tasas medias

anuales vienen dadas por los porcentajes 2,2 y 4,1. respectivamente.—-A. A, I.

Por Ángel ALCAIDE INCHAUSTI

 

< Volver