Autor: Alonso-Villalobos, I.. 
   Una pérdida de más del 28 por 100 en valoración bursátil  :   
 Informe 1976. 
 Ya.    04/01/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Una pérdida de más del 28 por 100 en la valoración bursátil

INFORME 1976

Por primera vez, al menos en los quince últimos años, el de 1976 se ha despedido de la Bolsa con el

índice general de cotizaciones más bajo registrado a lo largo de los doce meses, el 71,44 por 100. Quiere

decir que quienes hicieron sus compras de valores al final del año 1975 han perdido, en valoración

bursátil, el 28,56 por 100. Si añadimos a ese deterioro en el valor de la inversión bursátil el hecho de que

los importes recobrados se han visto a su vez deteriorados en poder adquisitivo por los efectos de la

inflación que, según el índice del coste de vida, rondan el 20 por 100 (faltan los resultados de diciembre),

tendremos la medida que para el inversor en valores mobiliarios ha venido a representar el año recién

concluido.

ÍNDICE DE COTIZACIÓN DE ACCIONES EN 1976

Base: 31-12-75 = 100 Máximo Fecha Mínimo Fecha

Bancos comerciales ........ 105,91 7-5 66,27 22-10

Bancos industriales ....... 111,29 6-5 78,02 22-10

Eléctricas..... 97,44 2-1 69,25 23-12

Alimentación . . . 99,62 2-1 76,66 28-12

Construcción . . . 102,08 7-5 75.24 30-12

Inversión . .... 99.62 2-1 62,46 22-12

Monopolios . . . 99,83 2-1 65,61 30-12

Minerosiderúrgicas........ 120.09 7-5 75,59 28-12

Químicas y textiles ....... 108,24

Varias....... 100,31

General . . . 100,79

7-5

7-5 7-5

76,80 30-12 74,59 30-12 71,44 30-12

Es cierto que a largo plazo—así nos lo viene demostrando la experiencia—la Bolsa cubre las pérdidas que

produce la inflación.

El índice general marca solamente promedios de la baja en el año. Las desviaciones registradas en los

distintos índices parciales no han sido muy pronunciadas. Por debajo de él se hallan el grupo de Inversión,

que es el más castigado, con una pérdida

Viene a sumarse a ella la pérdida de valor adquisitivo por la inflación • De los doce meses, el de mayo

resultó discretamente favorable y fue peor el de diciembre . Por primera vez en muchos años el último día

del año marcó el índice general más bajo • Hay razonables esperanzas para confiar en una normalización

del mercado en 1977 del 37,54 por 100, seguido del de monopolios, con baja del 34,39 por 100, y el ele

eléctricos, que al cerrar el día 30 a 69,72, arroja un porcentaje de baja del 30,8 por 100.

Por encima del índice general se halla el grupo de bancos industriales, que cerraron el año a 79,55, es

decir, con la baja menor de todos los grupos, que ha sido del 20,45 por 100. Los bancos comerciales, que

terminaron en 71,64, sólo mejoran en 20 centésimas la pérdida del general; el índice del químicas y

textiles ha perdido un 23,2 por 100.

Medido por el nivel del índice general, el momento más favorable del año fue en el mes de mayo, en que

se consiguió subir unas centésimas sobre las posiciones de final del año, para situarse en 100,79, y ha

resultado el peor, como hemos dicho, diciembre, tanto para el índice general como para la mayoría de los

índices parciales. Sólo se exceptuaron de caer en el mínimo del año, efectivamente, en el mes de

diciembre los valores bancarios, que tuvieron sus peores momentos en el mes de octubre, con un mínimo

del 66,27 para los comerciales y del 78,02 para los industriales.

FACTORES ECONÓMICOS Y FACTORES POLÍTICOS

El entorno económico en que se ha movido la Bolsa ha sido desfavorable en grado creciente. Las

esperanzas de recuperación que llegaron a vislumbrarse en febrero se vieron pronto anuladas; se desalentó

la inversión, creció casi constantemente la inflación, aumentó el paro; el déficit comercial, decreciente

hasta octubre, volvió a agravarse en los meses finales; las reservas en divisas, en constante decrecimiento;

los ingresos por invisibles, menos abundantes que en el pasado; la deuda exterior, en crecimiento. Fue

insensible el mercado a las generosas medidas y beneficios fiscales propiciados por Hacienda y de escasa

eficacia ¡ las aportaciones con que el Banco de España complementó a la demanda.

Pero si el marco económico actuó como tactor negativo, el entorno político; que ha ejercido especial

influencia en la marcha de las cotizaciones en este año, originó una serie de movimientos de recupera-

ción, en realidad poco duraderos, como el cambio de Gobierno en el mes de julio, el resultado favorable

para la reforma política alcanzada en las Cortes. Pasó, en cambio, sin pena ni gloria para el mercado de

valores el éxito del referéndum.

PERSPECTIVAS PARA 1977

Pero tal vez resulte más interesante "que el recuento de lo que ya pasó, tratar de prever lo que comenzará

a ser realidad en este nuevo año de 1977. Es siempre muy aventurado, y más en momentos como los

actuales, de tránsito en lo político y tránsito esperado en lo económico, porque, indudablemente, la Bolsa

se ha de seguir viendo influenciada desde ambas esferas. En lo económico, el nuevo año arranca para la

Bolsa desde una depresión importante. El mercado de valores, si en los comienzos del año pasado estaba

excesivamente valorado, en este año arranca con un fuerte desmerecimiento, que es de esperar haya de

ser, en parte al menos, en jugado. El Gobierno, según manifestó el ministro de Hacienda ante las Cortes,

"que ha asumido la responsabilidad de conducir la transición política, ha aceptado también el deber de

posibilitar la recuperación gradual y progresiva de la economía", lo que no dejará de pesar en sentido

positivo sobre el mercado de valores.

Y en cuanto a lo político, indudablemente, que la interrogante está en el resultado de las venideras

elecciones, pues la ideología que de ellas salga triunfante influirá fuertemente en el mercado bursátil.

Terreno seguramente resbaladizo aventurar en este sentido un pronóstico, pero tenemos una clave

bastante segura para el vaticinio en el resultado del referéndum, una de cuyas más claras conclusiones ha

sido la del rechazo, por enorme mayoría de los votos, de todos los extremismos, tanto de izquierdas como

de derechas. Con esa guía no parece ya tan aventurado vaticinar que las urnas darán su asenso a una

ideología de centro, seguramente con hondo sentido social.

Si ello es así, si la economía, como promete el Gobierno, se encauza y si desde el campo político las

presunciones razonables hacen prever la confirmación del rechazo de los extremismos, todo induce a

pensar que la Bolsa en 1977 se irá viendo normalizada y retornará a una situación de tendencia

recuperadora y, posiblemente, con cierta anticipación a los esperados resultados prácticos, tanto en lo

económico como en lo político.

I. Alonso VILLALOBOS

 

< Volver