Calvo-Sotelo intenta aplacar los ánimos en UCD tras la votación de ayer. 
 La guerra del divorcio     
 
 Diario 16.    23/06/1981.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Calvo-Sotelo intenta aplacar los ánimos en UCD tras la votación de ayer

LA GUERRA DEL DIVORCIO

En las últimas horas se ha desencadenado lo que se podría llamar «guerra del divorcio

». El resultado de la votación de ayer en el Congreso ha vuelto a desatar las pasiones en las filas

centristas, con peticiones de dimisión. El presidente del Gobierno se ha visto obligado a despachar hoy

con los dirigentes de UCD y el portavoz del grupo parlamentario, mientras para mañana está

convocada la Conferencia Episcopal

Madrid — El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, recibió esta mañana en el palacio de la

Moncloa, por separado, al ministro de la Presidencia, Pío Cabanillas; al presidente de UCD, Agustín

Rodríguez Sahagún, y al portavoz del grupo parlamentario centrista, Miguel Herrero Rodríguez de

Miñón, con quien analizó la grave crisis que sufre el partido tras la tormenta interna que se suscitó ayer

con la aprobación del proyecto de ley del Divorcio, en cuya votación se rompió la disciplina de voto.

Acusaciones

La aprobación del texto definitivo de la ley del Divorcio, que hoy se presenta al Rey como requisito

previo antes de que sea publicada en el «BOE», provocó una gran tensión en el partido del Gobierno. Uno

de los líderes democristianos, Oscar Alzaga, pidió la dimisión del socialdemócrata y ministro de Justicia,

Francisco Fernández Ordóñez, al tiempo que denunció fraude electoral en UCD.

Por su parte, los sectores socialdemócrata y liberal, junto a algunos diputados «suaristas» o

independientes, criticaron la actuación del portavoz del grupo centrista, Miguel Herrero Rodríguez de

Miñón, a quien acusan de cometer un grave error por no pedir en los justos términos que la votación

efectuada en el proyecto de ley del Divorcio fuese pública y no secreta.

Operación derecha

Algunos diputados ven en este error de Miguel Herrero una operación de la gran derecha, que ya tiene

motivo para apoyar sus tesis conservadoras.

A pesar de que el presidente Calvo-Sotelo no haya querido hacer declaraciones sobre la fuga de

votos centristas en la votación y derrota de la . enmienda calificada como «cláusula de dureza» del

artículo 87, el semblante del presidente del Gobierno denotaba un fuerte disgusto al comprobar la

indisciplina del grupo parlamentario.

Mañana, Calvo-Sotelo se reunirá con el pleno del grupo centrista para tratar en sesión informativa. la

labor del Gobierno y la situación del grupo tras la votación del proyecto de Divorcio. El viernes podría ser

convocado el comité ejecutivo de UCD, también con carácter urgente y monográfico, para analizar la

fuga de votos en el Parlamento.

100.000 pesetas divorciarse

El divorcio, que entrará en vigor en el próximo mes de julio, tras la publicación en el «Boletín Oficial del

Estado», costará unas 100.000 ó 150.000 pesetas, según manifestó esta mañana el abogado

matrimonialista Ignacio Careaga, a quien la ley aprobada en el Congreso le parece «buena y honesta».

Según Careaga, «se trata de una ley honesta porque en ella no hay trampa ni cartón, aunque de cara al

futuro haya que perfeccionarla».

En cuanto al tiempo, Careaga dijo que tras un lógico primer atasco, en dos o tres meses se puede haber

tramitado un divorcio.

Para Ignacio Careaga, las nulidades canónicas son «pantomimas comercializadas», a pesar de que es

abogado de La Rota. «Creo que en el futuro las causas que vayan a los tribunales eclesiásticos gozarán de

mayor seriedad y credibilidad», afirmó.

Págs. 4 y 5

 

< Volver