Autor: Peiró, Luis. 
 Mayores facilidades para asumir las sentencias eclesiales. 
 Los senadores de UCD quieren endurecer notablemente el proyecto de Divorcio     
 
 ABC.    03/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Mayores facilidades para asumir las sentencias eclesiales

Los senadores de UCD quieren endurecer notablemente el proyecto de

Divorcio

MADRID (Luis Peiro). El Grupo Centrista del Senado ha decidido

introducir hasta quince enmiendas en el proyecto de ley de Divorcio,

superando en número y contenido los planteamientos iniciales que en el

seno de UCD se habían realizado .sobre el proyecto.

Además de incidir en el tema básico de la ley, la disposición

adicional sexta, en la que se contempla un procedimiento especial para

el divorcio por mutuo acuerdo, el Senado va a replantear con mayor

contundencia el artículo 87 —eliminado en el Congreso—, que facultaba

al juez para retrasar el divorcio por circunstancias excepcionales.

Paralelamente se modifican otros dos artículos, el 80 y la disposición

adicional segunda, en el sentido de facilitar una mayor penetración

del Derecho Canónico en el ordenamiento civil. También, con el

pretextó de simples modificaciones técnicas, se pretende, entre otros

artículos, modificar dos de las causas de divorcio con una redacción

más confusa que, en algunos supuestos, pueden suponer mayor dureza e

incidencia del recurso a la culpabilidad, cuando no —sobre este

aspecto todavía no se han pronunciado los técnicos— un alargamiento de

los plazos para lograr el divorcio.

La decisión de buscar una modificación de mayor envergadura de la

prevista, se tomó ayer, veinticuatro horas antes de que empiece su

trabajo la Ponencia; en una reunión mantenida por el Consejo de

dirección de! Grupo Centrista con una Delegación de la Comisión

Ejecutiva, integrada por Pío Cabanillas, Abril Martorell, Iñigo

Cavero, Jiménez Blanco, Antón Cañellas, Cecilio Valverde y el propio

portavoz centrista en la Cámara Alta, Francisco Villodres. Las

resoluciones se adoptaron por unanimidad y fueron posteriormente

presentadas a la Prensa por Villodres como definitivas y no

sustanciales, recordando además la mayoría de la que goza el Grupo

Centrista en el Senado, por lo que supone de considerar enmienda de

UCD igual a modificación segura del texto elaborado por el Congreso.

Solo hay dos ternas que han quedado aparcados para hoy, en una reunión

que la Delagación citada de la Ejecutiva va a mantener con tos

senadores Ruiz Risueño, Villar Árregui y Nieves Borrego, paralelamente

a la que celebra la Ponencia.

Uno de ellos hace referencia al artículo 86.2, sobre causa de

divorcio, en el que se plantea por los enmendantes la posibilidad de

exigir resolución estimatoria dé la demanda de separación cuando está

fundada en que un cónyuge haya incurrido en causa legal de separación.

El texto del Congreso hablaba de que fuera firme la sentencia

estimatoria o «si transcurrido el expresado plazo —cese de la

convivencia durante un año— no hubiese recaído resolución de primera

instancia».

AUN SIN DECIDIR LOS PROCEDIMIENTOS

La polémica adicional sexta es el otro tema sobre el que la Comisión

mixta que hoy se reúne tiene «un cheque en blanco» para decidir. Se

barajan en este momento tres textos. Dos de ellos, meramente formales:

añadir a los procedimientos ya detallados una coletilla en la que se

permite que en un plazo de diez días se pueda admitir «cualquier medio

de prueba reconocido en Derecho» cuando se estime que no es suficiente

o completa la documentación aportada por losados cónyuges conforme a

lo que se exigía en este precepto.

La tercera posibilidad, elaborada por el. senador Villar Árregui,

cambia la filosofía básica del proyecto de ley en este aspecto, al

facultar al juez a la comprobación de la ruptura matrimonial mediante

pruebas, por encima del papel que el texto del Congreso le confería de

mero constatador de la voluntad de los cónyuges de divorciarse de

común acuerdo a través de los documentos que ellos mismos aportaban.

CLAUSULA DE DUREZA «MAS DURA»

Los problemas que, sin embargo, no parecía que se iban a plantear

surgen con relación a la cláusula de dureza y al tratamiento de las

resoluciones eclesiásticas.

El Grupo Centrista del Senado ha decidido recuperar el artículo 87,

suprimido por el Congreso, ampliando sus efectos. La inasistencia de

diputados de UC en el Pleno propició que la oposición y las minorías

eliminaran un precepto que facultaba al juez para demorar el divorcio

hasta siete años por motivos excepcionales —perjuicio grave a los

hijos menores o incapacitados o al otro cónyuge por salud, duración

del matrimonio o edad— cuando quienes lo solicitaban partían de una

separación de hecho durante tres y cinco años. A la misma disposición

se añade ahora Otro nuevo caso de aplicación: cuando la separación se

basó en «el abandono injustificado del hogar,la infidelidad conyugal,

la conducta injuriosa o vejatoria y cualquier otra violación grave o

reiterada de los deberes conyugales», fuentes del Ministerio de

Justicia comentaban que esta ampliación de la llamada cláusula de

dureza es «muy grave» para la filosofía de la ley que dictaminó el

Congreso. Con la misma preocupación observan los cambios, que se

pretenden introducir en los artículos 80 y adicional segunda, que

tratan de la validez civil de las sentencias canónicas.

FACILIDADES A LA IGLESIA

En ambas se suprime la necesidad de contemplar lo dispuesto en el

artículo 954 de la ley de Enjuiciamiento Civil, lo que significa que

bastará que las sentencias eclesiales estén ajustadas al Derecho

Canónico para que el juez lo considere conforme al derecho del Estado.

Se convalidarían por este procedimiento sentencias canónicas dictadas

cuando el demandado no se encuentra presente -en rebeldía— lo que a

juicio de algunos juristas puede ser hasta anticonstitucional. En el

segundo de los preceptos se da la posibilidad de recurrir cuando el

juez desestime una sentencia de los tribunales eclesiásticos, lo que

no figuraba en el texto aprobado por el Congreso. Otra de las

enmiendas que defenderá UCD establecerá que cuando cónyuges separados

vivan en el mismo domicilio, sin que por esto se interrumpan los

plazos para el divorcio, no se podrán alegar como cese efectivo de la

convivencia su interrupción cuando obedezca a motivos laborables, lo

que en espíritu ya estaba en el proyecto.

OFENSIVA DEMOCRISTIANA

Fuentes próximas al ministro Fernández Ordóñez han señalado qué con

esta actitud los democristianos han emprendido una nueva batalla en

consecuencia a lo ocurrido en el Congreso, con el fin de desvirtuar la

Ley, yendo mucho más lejos. Incluso rebajando con mucho las

preocupaciones mostradas por la Ejecutiva centrista sobre el proyecto.

Al parecer se ha desestimado un escrito presentado por treinta

senadores centristas que pedían que fueran retiradas todas tas en-

miendas para que no se reprodujese ni se avivase de nuevo la división

y la tensión interna mostrada por el partido en el trámite del

proyecto en el Congreso. Incluso ahora se van a repetir tas

intervenciones testimoniales e integristas que protagonizó por su

cuenta en la Carrera de San Jerónimo el diputado y miembro del Opus

Dei Díez-Pinés. El senador de su misma circunscripción electoral

Carlos Calatayud tomará el relevo, puesto que ha recibido, por parte

del portavoz del grupo, libertad para intervenir y para votar en

conciencia.

 

< Volver