Autor: Mancebo Alonso, Mayte. 
 Los problemas de Madrid, a vista de parlamentarios (II). 
 ¿Qué opina del aplazamiento de las elecciones municipales?  :   
 U.C.D., en conjunto, y algún parlamentario, individualmente, justifican la decisión. El P.S.O.E., P.S.P., P.C.E. y A.P., enérgicamente en contra de todo retraso. 
 Informaciones.    29/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

LOS PROBLEMAS DE MADRID, A VISTA DE PARLAMENTARIOS (ll)

¿QUE OPINA DEL APLAZAMIENTO DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES?

• U.C.D., EN CONJUNTO, Y ALGÚN PAR-LAMÉNTARIO, INDIVIDUALMENTE, JUS-

TIFICAN LA DECISIÓN

• EL P.S.O.E., P.S.P., P.C.E. Y A.P., ENÉRGICAMENTE EN CONTRA DE TODO RETRASO

MADRID, 29 {INFORMACIONES}.

LA pregunta segunda de la encuesta puede considerarse como clave en el pensamiento y estrategia

electoral de los parlamentarios y, a través de ellos, de los partidos políticos a quienes representan.

A la segunda pregunta; «¿Qué opinión le merece a usted el aplazamiento de las elecciones municipales?»,

La respuesta es casi unánime al señalar la discrepancia con esta decisión, aunque de la opinión

generalizada se excluyen los parlamentarios de la U.C.D. y alguno otro que, en planteamientos-

´individualistas, no comparte rigurosamente el criterio del partido político al que, pertenece.

DISCREPANCIA ENTRE LOS SENADORES

Al igual que en la primera pregunta (ver INFORMACIONES de ayer), es el senador don Manuel Villar

Árregui, miembro dé Izquierda Democrática, el que analiza en mayor profundidad el tema del

aplazamiento: «Se ha creado una situación paradójica. Coexisten en la actualidad unas Cámaras

legislativas de origen democrático con unos Ayuntamientos y con unas Diputaciones que alojan a

nombres del sistema autoritario. Hay una tensión muy clara entre los órganos del poder legislativo y los

de la administración local en cualquiera de sus niveles. Hubiera sido más razonable, con una ley electoral

municipal pactada con los partidos políticos, haber iniciado la conversión democrática del sistema a partir

de los municipios. Pero se ha optado por el sistema inverso. En estas condiciones, los Ayuntamientos de

casi todos les municipios españoles están contestados por sus vecinos, por su evidente falta de

representatividad y por los hábitos adquiridos a lo largo de más de cuarenta años, de resolver las

cuestiones desde posiciones autoritarias o dogmáticas, que son incompatibles con la realidad social que el

país vive en estos momentos. En todo caso, también es cierto que no se puede movilizar al pueblo en

permanentes convocatorias a las urnas electorales. Al haberse optado por celebrar las elecciones le-

gislativas en junio del corriente año, habría sido razonable posponer hasta diciembre las elecciones

municipales. Una demora mayor, cómo es indudable la demora en que se va a incurrir, contribuirá a

exaltar la contradicción denunciada entre los órganos del Legislativo y los de la administración local, y, lo

que es mucho más grave, entre los nuevos hábitos que tan permeablemente asimila la sociedad española y

las viejas costumbres que aún perviven en Ayuntamientos y Diputaciones.» El senador don José Alonso

Pérez, del P.S.P., comparte la misma opinión y afirma: «Todo retraso en la convocatoria de las elecciones

municipales no hace más que incrementar la problemática existente. Parece absurdo flue, transcurridos

más de cinco meses de la celebración de las elecciones generales, se mantenga todavía en la

administración municipal la estructura anterior, frenando en cierta forma el proceso democratizador

español"

Por el contrario, el senador del P.S. O. E. don Mariano Aguilar Navarro opina que «un aplazamiento

relativo, en el sentido de corto, temporalmente hablando, sería recomendable políticamente para no

incidir en el destino de los pactos de la Moncloa», opinión que esta en cierta contradicción con las

manifestaciones generales de los restantes parlamentarios del Partido Socialista Obrero Español: «U.C.D.

no tiene ningún interés en el aplazamiento». La opinión del señor Calvo Sotelo en esta pregunta coincide

plenamente con la respuesta dada conjuntamente por todos los parlamentarios de U.C.D., y que dice:

>eEl problema de las elecciones municipales radica en su inserción en un complejo calendario electoral.

El país va a ser sometido en escasos meses a importantes decisiones electorales, como son el referéndum

sobre la Constitución y las elecciones sindicales, que van a definir nuestra forma de Estado ya elegir a los

representantes dé los trabajadores. Por otra parte, las elecciones municipales requieren de una normativa

electoral, que las Cortes tendrán que aprobar, lo que llevará su tiempo, por lo que el Gobierno no podrá

fijar su celebración ´hasta tanto esa normativa sea aprobada. No hay que olvidar que se trr , de unas

complejas elecciones, que exi-jen una movilización de cérea de noventa mil hombres. Finalmente,

destacar que U.C.D. no tienen ningún interés en el aplazamiento de estas elecciones, pero las razones

antes aludidas podrían motivar que los partidos políticos conviniesen el aplazamiento justificado cié las

mismas.» De los dos parlamentarios restantes de U.C.D. que responden a nivel individual, el señor Ruiz

Navarro discrepa del punto de vista anterior y señala: «A mi juicio, las elecciones municipales deben

celebrarse cuanto antes. En primer lugar, porque los actuales concejales/se sienten en una situación de

interinidad que no favorece precisamente su actuación pública; en segundo término, porque es incon-

gruente que exista un Parlamento elegido democráticamente y no suceda lo mismo allí donde tiene una

mayor proyección y sentido popular la democracia, es decir, en los Ayuntamientos.» Y don Fernando

Benzo Mes-tre dice: «No puede hablarse de un aplazamiento de las elecciones municipales; ya está

preparada la normativa para su mecánica, que deberá ser aprobada antes de la convocatoria. Tras las

elecciones generales, un cierto período de serenamiento y de reflexión, creo que ha sido bueno y permitirá

votar con más sentido y conocimiento.»

EL P. S. O. E. PIDE ELECCIONES INMEDIATAS

Tanto en su respuesta conjunta como en las que se han producido de forma individualizada, los

parlamentarios del P.S.O.E. se declaran rotundamente en contra de cualquier aplazamiento de las

elecciones municipales. Ese comunicado conjunto, suscrito también en sus respuestas personales por don

Juan Antonio Barranco, doña Carlota Bus-telo y don Javier Solana, di-> ce: «Desde el 15 de junio es-ta

sobre el tapete el problema de la liquidación de los restos autocríticos de la dictadura, uno de los principa-

les, sin duda, son las actuales Corporaciones locales. En el camino a seguir para su eliminación total ha

habido intentos esporádicos de montar organismos provisionales, que hoy, por la razón que sea, están a la

baja. Porque creemos que sólo las elecciones municipales pueden sentar las bases de una transformación

democrática en los Ayuntamientos, estamos en contra de organismos provisionales y exigimos las

municipales lo antes posible.» y doña Carlota Bustelo añade que «si las elecciones se aplazan, digan lo

que digan los medios de, comunicación, no será porque, como partido, nos beneficie ese aplazamiento,

que va en contra de los intereses de la mayoría de la población». La opinión de don Sócrates Gómez

Pérez, parlamentario también del P.S.O.E., difiere del resto de sus compañeros: «El aplazamiento dé las

elecciones municipales es muy problemático. Sería muy difícil asumirlas, a mi parecer, sin que se

hubieran votado dos leyes: la ley de Régimen de Administración Local y la Ley Electoral. Por otra parte,

d e 1 aplazamiento dé las ´elecciones municipales no se puede descartar la intericiona-lidaá política qae

esta medida podría llevar consigo.»

EL.P.S.P., EL P.C.E. Y A.P., TAMBIÉN CONTKA EL APLAZAMIENTO

Don Enrique Tierno Galván, parlamentario del P.S.P., dice: «No. me parece correcto el aplazamiento;

habría que acabar la Constitución cuanto antes y realizar en el tiempo más corto posible unas elecciones

legislativa" Después, inmediatamente después, deberían celebrarse las municipales.» Don Marcelino

Camacho, del P.C.E., dice, por su parte: «Estoy totalmente en contra. Según las informaciones aparecidas

en la Prensa en los últimos días, hay un acuerdo Gobierno - D.C.D. para retrasarlas, ya que en los últimos

tiempos su imagen se ha deteriorado. La democratización del país necesita las .elecciones; sin ellas, la

democracia está corta; urge que todos olvidemos los problemas internos de los partidos y pensemos en los

ciudadanos.» Y don Simón Montero, también del Partido Comunista, señala que «el retraso de las

elecciones municipales (parece que no serán antes de junio del año próximo) me parece injusto e

injustificado, perjudicial para Madrid, para todos los municipios de España y para la democracia. La

elección del Ayuntamiento democrático por los ciudadanos es una de las primeras necesidades de

Madrid». Finalmente, don José Martínez Emperador, parlamentario de A.P., coincide también en que las

elecciones municipales «no se deben aplazar. Todos los partidos políticos estamos de acuerdo en que

cuanto antes se celebren será mejor para evitar que los Municipios estén en situación de interinidad».

Encuesta elaborada por:

María Luz Nachón, Donata Bustamante, María José M. de Tejada y Federico Castaño.

Coordinación: M a y t e Mancebo.

INFORMACIONES

 

< Volver