Autor: Jiménez Gómez, Margarita. 
   Los rumores sobre candidatos de alcalde por Madrid     
 
 Ya.    21/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

11-VIII-77

INFORMACIÓN

LOS RUMORES SOBRE CANDIDATOS DE ALCALDE POR MADRID

DE nuevo aparecen los rumores sobre posibles alcaldes para Madrid. Esta vez, no para cubrir el período

transitorio hasta las elecciones, desvanecida esta hipótesis por el propio Gobierno cuando en su primera

declara, clon se refería a la -necesidad de que no se produjera vacío alguno en la normal y legal actividad

de las actuales corporaciones locales, lo que consideraba redundaría en perjuicio de los intereses cuya

gestión y administración les corresponde, y que en modo alguno pueden ser des. atendidas o

abandonadas. Esta vez, esos rumores que van formando "puzzles" con los nombres de posibles alcaldes

por Madrid —representantes de diferentes partidos y hasta de posibles coaliciones—se refieren al futuro

alcalde, una vez pasadas las elecciones.

AFORTUNADAMENTE esos rumores han sido desmentidos por los propios partidos políticos. Uno de

los nombres más "rumoreados" es el de Areilza como candidato por el PSOE; sin embargo, esto no sólo

ha sido desmentido por el propio partido —que en forma conjunta no ha pensado aún en un candidato,

pese a los rumores también de Felipe González para alcalde, aunque personalmente sus miembros tengan

.simpatía por uno u otro miembro--, sino que alguien muy allegado al propio Areilza me comentaba el

otro día que no consideraba que al ex ministro le pudiera interesar ser alcalde de Madrid, Decía antes lo

de que afortunadamente los rumores sobre nombres de alcaldes han sido desmentidos por los propios

partidos, porque muy poco diría en favor de los propios partidos que tuvieran elegido sus candidatos con

tal seguridad que hasta le permitiera hacer públicos sus nom. bres cuando aún la ley está poi hacer. En mi

concepto sería algo así como colocar los muebles en un solar antes que se iniciara la cimentación de la

vivienda que iba a albergar a esos muebles.

SEAMOS realistas y consecuentes en relación con el tema de la Alcaldía de Madrid. Un tema

importante, y por ello no se debe tratar con la frivolidad de rumores de candidatos cuando aún no se ha

perfilado la ley que ha de desarrollar la normativa para convocar esas elecciones municipales. Elecciones,

que no me cabe duda que el Gobierno, en cumplimiento de su promesa, convocará dentro de este año,

pero que tardarán algo más en celebrarse, porque, calendario en mano, es difícil que dentro de este año se

pueda ter--minar la reforma de la ley de Administración Local. Ley, de cuya importancia me consta que

son conscientes los d i f e r entes partidos representados en las Cortes, y sobre la que tienen criterios

propios que van a hacer valer y que van a exigir el tratamiento y mesura que requiere algo tan importante

como la ley que va a regir más directamente A las ciudades y eus habitantes. La actual ley de Administra-

ción Local nació prácticamente ya llamada á desaparecer, por río decir que nació muerta. Sufrió

inmediata reforma con la modificación de una disposición para cambiar el plazo de las elecciones de

presidente de Diputación y alcaldes, y hoy está claro que no responde a la nueva estructuración del país ni

en ideología ni en sistema de gobierno y administración. A estas alturas, mucho6 diputados, en cuyas

manos va a caer la ley de Reforma, no tienen conciencia de si serán convenientes cartas especiales para

algunos municipios o no se han planteado si puede existir incompatibilidad entre senador o diputado con

el cargo de alcalde de alguna provincia, como por ejemplo, Madrid; con indep´en-dencia de la discusión

que puede surgir en cuanto a la elección de los alcaldes de Madrid y Barcelona, que si bien hay

coincidencia en que sea elegido, no la hay en cuanto a si la elección han de hacerla loe concejales, entre

ellos mismos, o el pueblo, mediante sufragio, en favor de los "candidatos que se presenten.

CREO sinceramente que en es tos momentos hay temas muy importantes e inmediatos en lo referente a

Administración Local, pero que no es el momento de especular sobre nombres, porque en mí criterio, y

creo que en la realidad, esa fecha no está tan cercana como muchos ven y porque antes que el nombre

para el alcalde hay que hacer la ley que regule ese nombramiento, y lo que es más importante, el criterio

para el gobierno de las ciudades. Luego, después, habrá tiempo y tendrá su tiempo, vendrá lo de nombre

de alcalde. Bastante tienen ahora los partidos con estudiar la reforma de la ley y enterarse de los

problemas de Madrid, que son muchos y muy distintos, vistos desde su realidad, a los que se enumeran de

oída o con desconocimiento de las actuales competencias de un Ayuntamiento y de las faltas de medios

económicos de los entes locales. No pongamos, por favor, los muebles antes de los cimientos de la casa.

Margarita JIMÉNEZ

 

< Volver