Hacia la fórmula de mutuo consenso     
 
 Diario 16.    16/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Hada la fórmula de mutuo consenso

Madrid — El Gobierno propuso ayer, a través del grupo centrista de la ponencia de Justicia del Congreso

que debate la ley del Divorcio, una fórmula que supone la posibilidad de tramitar la separación por mutuo

consenso de los cónyuges.

La ponencia de divorcio continuó ayer sus sesiones, anticipándose al articulado correspondiente a las

anulaciones. Los ocho artículos debatidos se refieren precisamente a este capitulo, pero el debate final izó

con la sorpresa de UCD, planteando la fórmula citada, que quedó abierta a la discusión de los otros

grupos.

La propuesta centrista al artículo 81 dice: «Se decretará judicialmente la separación cualquiera que sean

las formas de matrimonio, a petición de ambos cónyuges a de uno de ellos, con el consentimiento de otro,

una vez transcurrido el primer año de matrimonio.» Aquí se suprime la referencia que el proyecto hace a

la quiebra de la convivencia conyugal y se amplía el plazo que estaba señalado en seis meses.

Asimismo, se añade un párrafo a este artículo según el cual los cónyuges deben entregar al juez la

solicitud de la causa acompañada de una propuesta de convenio, en el que se incluyen las medidas

provisionales de regulación de la separación, haciendo referencia a los hijos y al patrimonio.

La izquierda de la Cámara, y más concretamente los socialistas, consideran muy positiva esta formula,

que deberá ser discutida en la sesión de hoy.

La nulidad matrimonial

Respecto a los artículos informados ayer, figuran el 73 sobre matrimonios nulos. La ponencia dispuso que

no hay matrimonio sin consentimiento matrimonial y suprimió como causa de nulidad el matrimonio

simulado. A consecuencia de esto quedó eliminado el artículo 77, referido a este tema.

En el artículo 73, en el punto 3 se sustituyó la palabra «esenciales» por «personales», de modo que su

nueva redacción es la siguiente: «Será matrimonio nulo el celebrado por error en la identidad de la

persona del otro contrayente, o en aquellas cualidades «personales» que por su identidad hubieran sido

determinantes de la prestación del consentimiento.»

En el artículo 80 se hizo un añadido, por lo que queda así: «Las resoluciones dictadas por los tribunales

eclesiásticos sobre la nulidad de matrimonio canónico, o las decisiones sobre matrimonio rato y no

consumado, tendrán eficacia en el orden civil a solicitud de cualquiera de las partes, si se declaran

ajustadas al derecho de Estado», y se añade: «En resolución dictada por el tribunal civil competente y

conforme a lo dispuesto en el artículo 954 de la ley de Enjuiciamiento Civil.»

 

< Volver