Tertulia electoral en ABC. Los candidatos. 
 Javier Rupérez: Las relaciones con el norte de África deben verse desde nuestros intereses     
 
 ABC.    16/02/1979.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

los candidatos

JAVIER RUPEREZ:

«Las relaciones con el norte de África deben verse desde nuestros intereses»

«El programa del partida en el Congreso y el electoral mantienen la misma postura en relación con la

OTAN. Lo que me interesan son las posturas, los principios, no la matizaciones: la afirmación favorable a

la OTAN. Luego las matizaciones son producto de un diálogo creativo en donde participan Gobierno y

partido», afirma Javier Rupérez, candidato de UCD al Congreso por Cuenca y secretarlo de Relaciones

Internacionales de UCD.

—Pero i a Qué se debe el retraso en el planteamiento oficial del tema?

—El sentido de la ponencia de política exterior aprobada en el Congreso tiene un sentido programático,

no tiene fecha, -urgencias, planteamientos concretos, que están en función de una estimación de

oportunidad, que es materia de Gobierno. Estamos a favor de la OTAN en este momento determinado. No

creo que haya ningún factor que retrase de forma absoluta la opción OTAN; se trata de buscar y esperar la

oportunidad del momento.

—¿Hasta dónde va a llegar UCD en la tolerancia con nuestros «tradicionales amigos árabes»,

especialmente Marruecos —No se trata de un problema de tolerancia, sino de adecuación precisa y puesta

en práctica de nuestros intereses. Esa frase desgraciada de la «tradicional amistad» necesita de una

revisión desde la óptica de nuestros propios intereses. En el caso concreto de los países del Norte de

África, se trata de buscar relaciones de equilibrio estricto entre todos, ellos, teniendo en cuenta que no nos

ligan ni sus amistades ni sus enemistades. Se trata de romper ese maldito círculo vicioso en donde un

acercamiento a Argelia significa un enfrentamiento de relaciones con Marruecos, y viceversa. Unos y

otros tienen que saber que en su vecindad existe un país con capacidad, voluntad y firmeza que se llama

España.

—¿Y qué ocurre con los apresamientos fie pesqueros españoles?

—Lo enfocaría desde dos ópticas. Por ana parte, la solución del problema global. En tanto exista una zona

conflictiva en toda la región será muy difícil pensar en encontrar soluciones pacíficas para la realización

de la pesca. Por eso, es importante que, en la medida de nuestras posibilidades, participemos en la

solución del conflicto. Pero tampoco podemos esperar a esa solución para pescar. En toda esa zona, por

razones históricas, que ahora tienen apoyo legal en tratados que tienen que ser respetados, nuestros

pesqueros deben ser asegurados a ultranza en el derecho y responsabilidad de la pesca. Hay que actuar

simultáneamente en esos dos frentes.

—¿Qué medidas se han adoptado para la solución del problema global de la zona?

—No tengo una fórmula preconcebida y no creo que nadie la pueda tener. Lo que España si puede hacer

en una fase preliminar sena tratar de sondear entre las partes interesadas cuáles son los máximos T

mínimos de sus requeremientos. para, sobre esa base, intentar definir los. perfiles de esa negociación. Eso

es factible; más que una solución de fondo es una simple metodología, pero creo que España se encuentra

en una situación especialmente favorable para poder iniciar ese sondeo.

 

< Volver