Autor: Doña, Juana. 
   Mujer y elecciones     
 
 Diario 16.    17/02/1979.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Los candidatos

Mujer y elecciones

Juana Doña

En este momento de vísperas de elecciones, y como en todas las elecciones de todos los tiempos, el tema

de la mujer salta a la palestra. Bien es verdad que cada día se presenta con más fuerza y ante nuevas

perspectivas y eso está en relación directa con la toma de conciencia de las propias mujeres, i Puede

decirse s.iñ temor a équivocar-;me que uno de los sectores oprimidos que de forma más acelerada está

poniendo en discusión su condición de discriminación y, por tanto, de los derechos que. se le debe, es, sin

duda, la mujer.

La mujer se hace contestataria a todos los niveles de la sociedad y no hay formación política, económica o

social donde no existan ya grupos de mujeres que quieran ser protagonistas de su propia historia.

Los movimientos feministas son algo tangibles e irreversibles a lo ancho y largo de la geografía española

y sirven de revulsivo para denunciar de forma constante las discriminaciones escandalosas que la mujer

sufre.

Sin embargo, ante estas elecciones, ante lo que´que se va a jugar en ellas la UCD a la derecha, ¿qué han

sido de sus puestos de trabajo? ¿De sus salarios? Como la respuesta la tenemos ya muy clara. Es

necesario que las mujeres seamos conscientes del retroceso que democracia, los trabajadores y las propias

mujeres, la Coordinadora Estatal de Organizaciones Feministas, dando muestras de su madurez política,

han llegado al acuerdó unitario de pedir el voto de las mujeres para los partidos de izquierda que

defiendan en sus programas las reivindicaciones planteadas y aún pendientes, al no estar contempladas de

forma concreta en la Constitución.

La derecha y el llamado centro se nos muestran en estas elecciones, por más ¡esfuerzos que hagan, tal y

como han sido históricamente retógradas y discriminatorias ante las reivindicaciones de la mujer, no

pueden despegar su política de su ideología y para favorecer esta política y esta ideología, ahí. está el

documento hecho público por la Conferencia Episcopal que en su parte, precisamente, que concierne a la

mujer, el documento es contudente. La mujer no puede salir del status familiar y moral a que siempre ha

estado sometida y así coacciona al electorado católico para que no voten a aquellos partidos que

defiendan el divorcio, la regulación del aborto y la enseñanza laica.

Por ello es preciso que las mujeres nos preguntemos qué se nos ofrece desde la supondría no llevar al

Congreso y al . Senado una fuerte representación de los partidos que defienden nuestras

reivindícaciones.

Yo como militante del PCE, como feminista, y hoy, como candidata al Senado, pido a las mujeres que

voten comunista, y lo hago de forma abierta, no vergonzante, ante el temor de que se. me diga que mi

partido como los demás quiere manipular ese voto. El PCE se compromete a defender todo el cuadro de

reivindicaciones por el que estamos luchando hoy.

El Partido Comunista, antes de la disolución de las Cortes, ya había presentado una proposición de ley

que contempla la posibilidad del divorcio por mutuo acuerdo y va a luchar por la regulación de un nuevo

derecho de familia democrático* y por todos los derechos de las trabajadoras tanto a su puesto de trabajo,

salario y promoción. Asimismo, por una política de planificación familiar en profundidad, propugnando

la interrupción del embarazo bajo control médico y en los términos que la ley fije.

Candidata a! Senado por el PCE.

 

< Volver