Especial. Personalmente, no veo una coalición UCD-PSOE. 
 Guerra: Podemos meter la pata pero no la mano     
 
 Diario 16.    17/02/1979.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

«Personalmente, no veo una coalición UCD-PSOE»

Guerra: «Podemos meter la pata pero no la mano»

MADRID, 17 (D16).-«Desde un punto de vista personal no veo un Gobierno de coalición UCD-PSOE. Sí

veo en cambio un Gobierno de hegemonía socialista, con algún miembro que no sea del Partido Socialista

e incluso pertenezca a otro partido», declaró ayer Alfonso Guerra a preguntas de D16 en una rueda de

prensa.

El secretario de organización de! PSOE se rió sarcásticamente del Gobierno de UCD y de! partido guber-

namental en un mitin dirigido a la juventud, Guerra afirmó que el PSOE tiene la posiblidad de gobernar

en la punta de los dedos y agregó que, de ejercerlo, podrán acusar -a los socialistas de «meter la pata, pero

no de meter la mano».

Cerra, que nada más tomar la palabra advirtió que iba a aprovechar para meterse un poco con algunos

personajes de la derecha, aseguró. que Suárez, Fontán y Garrigues representa la nueva cara del Opus Dei,

institución ésta en cuyas manos se encuentra el Gobierno, afirmó.

«La derecha nos acusa de no respetar la bandera nacional y ellos la respetan tarito que se la ponen en los

tirantes para sostener los calzoncillos blancos. Dicen que queremos disolver la familia y se deben referir a

las doscientas familias que acaparan los consejos ´de administración de las empresas, porque en ese-caso

tienen razón al decir que querernos disolver la familia», replicó Guerra.

Los emigrantes hacen patria

«Otra de las acusaciones que se nos hace desde la derecha es que los socialistas no somos patriotas, pero

ellos se "sienten muy patrio-.tas porque hacen patria en Suiza, en cuyas cajas fuertes ingresan los

beneficios que obtienen del trabajo de los españoles. Quienes de verdad hacen patria son los emigrantes

que desde toda Europa envian dividas a España, con las que el país puede seguir saliendo adelante»,

agregó.

«No estamos en la democracia», dijo en uno de sus ratos de seriedad. Hay un Parlamento, tenemos una

Constitución, tenemos una libertad regulada para reunimos y expresarnos, pero no se puede decir que

estamos viviendo en la democracia, sobre todo en las zonas rurales del país. Continúan los mismos perros

con distintos collares.»

Guerra se mofó del slogan de la UCD en la campaña electoral —«cuando dicen lo de que "UCD cumple"

_~ a que han cumplido con sus amigúeles»— y reprochó al Gobierno que haya intentado por todos tos

medios hacer de Televisión Española «una máquina en la :|ue se mete por un !atío ;spañoles y por ei otro

salen imbéciles»:

Acusa a Pío Cábanillas

«El ministro de Cultura, Pío Cábanillas ha dicho en la prensa que carezco de sesibilidad para la cultura, y,

por tanto, de capacidad para criticar la labor de su Ministerio. El señor ministro ha debido adquirir su

sensibilidad firmando penas de muerte oara los jóvenes que lucharon durante el franquismo.»

La réplica suscitó una salva de aplausos en un público receptivo alas críticas de la derecha y que vitoreó

la rememoración, hecha por otro de los oradores, de la victoria del Frente Popular lograda tal día como

ayer hace cuarenta y tres años. Calificó las siglas de UCD de Unión de Caciques Disfrazados o Unión del

Cerdo, y el Donuts.

. «Cuando, en el Parlamento algunos compañeros se´ ponían nerviosos porgue perdíamos las votaciones

yo les tranquilizaba diciendo que eran votos que ganábamos en la calle, porque estamos defendiendo los

derechos de una mayoría frente a los intereses de una minoría. Cuando UCD y AP se unían formaban el

muro del dinero...»

«De la vergüenza», voceó uno de los asistentes.

—«La que les falta»—, apostilló Guerra.

 

< Volver