Autor: Soriano, Manuel. 
 Elecciones. Gobierno de izquierda, inviable. 
 Adolfo Suárez: UCD es el cambio sin riesgos     
 
 Diario 16.    20/02/1979.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Diariol 6/20-febrero-79

Gobierno de izquierda. Inviable

Adolfo Suárez: UCD es el cambio sin riesgos

Manuel Soriano

MADRID, 20 (DI6). -Durante su gira electoral por Andalucía, Suárez puso de manifiesto la inviabilidad

de un Gobierno de izquierda en España en los próximos cuatro años y defendió la opción de UCD como

la alternativa del «cambio sin riesgo», según sus propias palabras.

A diez días de los comicios, el líder centrista instó a los votantes para que ejerzan el «voto reflexivo»,

porque, en su opinión, está en juego algo más que la presidencia del Gobierno.

«En las próximas elecciones —repitió varias veces en su periplo andaluz— nos estamos jugando el

modelo de sociedad española para los próximos cuatro años.»

Como baza electoral que viene jugando reiteradamente, Suárez presenta al PSOE como el partido que

defiende un modelo de sociedad basado en el marxismo, ateniéndose a su programa.

Con este planteamiento quiere contrarrestar la incidencia que en el electorado de centro pueden tener los

planteamientos electorales de los socialistas, que enjuicia más moderados respecto al programa político

del XXVII congreso de! PSOE, del que viene destacando Sa defensa que en él se hace del federalismo, la

autodeterminación, las socializaciones, etcétera.

Incapacidad de la izquierda

Frente a su mayor contrincante electoral, Adolfo Suárez, en su gira andaluza presentó a UCD como «el

gran motor de la moderación, del cambio sin riesgos, que tiene como objetivo un modelo de sociedad de

corte occidental».

Además, el líder centrista-apuntó que considera a] PSOE incapacitado para gobernar, no porque las

instituciones del Estado le rechacen, sino por su incompetencia en el terreno administrativo, que podría

provocar fuertes desajustes en la estabilidad del sistema democrático.

El presidente del Gobierno también resaltó la incapacidad de las direcciones de los partidos de izquierda

para controlar sus bases, que considera más radicalizadas.

Este juicio lo hizo al valorar los incidentes de Atarfe (Granada), donde fue abroncado y amenazado «por

ese consenso de militantes de! PSOE y PCE, a juzgar por las pegatinas de los manifestantes».

El líder centrista puntualizó que !a responsabilidad de ese suceso no !a echaba a los partidos, «cuyos

dirigentes, estoy seguro, desaprovarían tal actitud; es un problema de control de bases».

No hay bipartidismo

En función de este planteamiento general que califica de «ambigüedad en el • programa del PSOE»,

frente a «nuestro programa concreto», Suárez basa su negativa a aceptar, por el momento, un debate

televisivo con Felipe González. Reconoce que el reto del líder socialista es «hábil e inteligente» desde su

punto de vista electoral, pero no para el de UCD.

Suárez estima que el programa electoral del PSOE no se corresponde con el de su XVII Congreso, donde

define un modelo socialista de sociedad. Teme que en el debate televisivo, Felipe González ignore esa

alternativa, que frente a la de UCD, es lo más importante a discutir, porque a su juicio es lo que se decide

el 1 de marzo.

Además de estas razones, el líder centrista insistió publicamente en que ei bipartidismo en torno a UCD y

el PSOE «no ha cuajado en nuestro país», que es lo que en su opinión se pondría de manifiesto ante el

país si se produce el debate pedido por Felipe González.

EL presidente del Gobierno y de UCD estima que existen en España otras fuerzas políticas a las que les

corresponde su protagonismo en la vida política del país.

Moderación y responsabilidad

Adolfo Suárez, que inició su campaña electoral en las circunscripciones donde UCD consiguió mejores

resultados en junio de 1977, precisamente las zonas más subdesarrolladas (Galicia, Extremadura y

Andalucía) viene defendiendo los conceptos de libertad, igualdad y justicia, desde la maderación y la

responsabilidad de la posición de centro.

El líder centrista insiste en la necesidad de que todos los españoles puedan convivir independientemente

de su ideología política y también en la defensa diaria de la libertad, lo que no significa un peligro de

involución, porque «un golpe de Estado no va a existir en este país», según sus propias palabras.

Aparte de las fuertes protestas que Suárez recibió en Badajoz, Jerez y Atarfe durante su-gira electoral del

pasado fin de semana, el líder de UCD fue aclamado en Cáceres, pueblos de Badajoz, Cádiz, Sevilla y

Córdoba por sus seguidores, que en total sumaron unos miles.

 

< Volver