Ley de divorcio, a punto     
 
 Diario 16.    30/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La ley de divorcio, a punto

MADRID, 30 (D16).—E] camino hacia la aplicación del divorcio en este país está abierto. Por primera

vez desdé la República va a ser elevado al Gobierno, para su estadio y aprobación en las Cortes, un

proyecto de divorcio que ha sido elaborado por una comisión de magistrados, catedráticos, notarios y

arrogados, en función de disposiciones recogidas en el Derecho Comparado.

"El proyecto de divorcio elaborado por la comisión de codificación se propone actualizar éste tema para

su posible aplicación en España a la luz de las legislaciones de otros países y de las necesidades y

mentalidad de la sociedad de hoy", declaró a Logos Diego Espín Cánovas, magistrado del Tribunal

Supremo y ponente del proyecto en la comisión citada.

El proyecto es un texto de dieciséis artículos en el que se recoge los aspectos fundamentales sobre el

divorcio de acuerdo con las orientaciones del Derecho Comparado.

En el proyecto se trata de resolver el problema de las separaciones matrimoniales prolongadas en el

tiempo, procurando hallar la mejor solución para la situación de los hijos. "El tema de los

hijos —dijo el señor Espín— es el que más nos ha preocupado."

En el texto también se contienen las cansas por las cuales se debe regir el divorció civil. La situación en

que quedan los bienes y las relaciones entre los cónyuges después de la sentencia Judicial. A cargo de

quién quedan los hijos, derecho de visita, criterios en que se inspira la atribución de los hijos y pensión

alimenticia que un cónyuge debe pasar al otro.

En el texto se pretende asimismo evitar los procesos escandalosos, propios de épocas pasadas y

producidos en otros paises, donde existía el divorcio, en que se solían buscar las faltas más vergonzantes

del otro cónyuge, con daño pare los hijos y para los propios esposos, ya que de este modo se dificulta la

posible reconciliación.

Respecto a este último tema, se contiene también en el proyecto la posibilidad de un segundo matrimonio

entre los propios divorciados, así como el mantenimiento de la vida familiar entre los hijos.

El plazo para plantear el divorcio podría ser entre dos y tres años después de contraído el matrimonio.

 

< Volver