Autor: Prieto, Joaquín. 
 Elecciones 1979. Entre otros mítines, ayer visitó la provincia natal de Suárez. 
 Felipe González pide calma y serenida ante la posibilidad de un Gobierno de izquierda     
 
 El País.    24/02/1979.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Entre otros mítines, ayer visitó la provincia natal de Suárez

Felipe González pide calma y serenidad ante la posibilidad de un Gobierno de izquierda

JOAQUÍN PRIETO, ENVIADO ESPECIAL, Ávila

Felipe González, secretario general del PSOE, recomendó ayer calma y nervios de acero a sus partidarios

y simpatizantes ante la posibilidad de que en los próximos días se produzca un «cambio histórico de este

país», como sería la llegada al poder de un Gobierno de izquierda. El líder socialista aseguró que UCD

está muy nervioso por la evolución de las previsiones electorales y también condenó enérgicamente a los

«pequeños grupos de asesinos que pegan tiros en la nuca a los miembros de nuestras fuerzas de

seguridad».

Felipe González llevó ayer su campaña a varios pueblos de la sierra madrileña, donde fue acogido con

calor en los actos públicos realizados en las plazas de Miraflores y de Colmenar Viejo. El Ayuntamiento

de esta última localidad ofreció su balcón para que sirviera de tribuna, pero Felipe González rechazó el

ofrecimiento y habló encaramado a un jeep; posteriormente, almorzó en Villalba y después marchó a

Ávila, tierra natal del presidente Suárez, su adversario político más importante.

El líder socialista no hizo ninguna referencia personal al señor Suárez durante los tres cuartos de hora

dedicados al público que le, esperaba en Ávila, salvo una mención al tratar el tema del debate en TVE.

Felipe González afirmó que el Gobierno está muy nervioso porque UCD puede perder las elecciones y

negó que estuviera haciendo demagogia al afirmarlo; «es más, digo a los impacientes que no nos voten,

porque la impaciencia genera revueltas, tras las revueltas viene un salvador y ya sabemos lo que pasó

durante cuarenta años». Acusó a UCD de haber usado y abusado, a veces, del poder, y afirmó que si el

partido centrista pierde las elecciones .probablemente se desmembraría. «De lo que se trata el 1 de marzo

es de obtener 176 diputados de izquierda y derrotar a la derecha.»

En todas sus intervenciones, el líder socialista mencionó la negativa del presidente Suárez a un debate en

TVE con él, a pesar de haberle ofrecido la renuncia previa a recordarle sus orígenes políticos. «Hace tres

años, yo era secretario general del Partido Socialista, elegido en un congreso que tuvo que celebrarse

fuera de nuestro país, mientras que Suárez era-secretario general del Movimiento. Y ahí tenemos al

secretario general de UCD, Rafael Arias-Salgado, dándonos cada dos días una lección de democracia.»

«Bienvenidos sean todos a la democracia, pero sería bueno que no intentaran darme lecciones a cada

paso. Suárez dijo en Estrasburgo que agradecía a todos los partidos la colaboración prestada en la

elaboración de la Constitución, y ayer me encuentro en la prensa con una nota de UCD, en la que se

asegura que hace un año estamos haciendo imposible su tarea de Gobierno. ¿Qué quiere decir todo esto?

Que UCD está muy nerviosa; que puede perder las elecciones, y por tanto, hemos de conservar al máximo

nuestra serenidad.»

«Y a pesar de la campaña que UCD y PCE han realizado contra nosotros, yo pido el máximo de respeto

para todo el mundo, desde la derecha más derech´a hasta la izquierda rilas izquierda. Vote cada uno al

partido que prefiera. A los que han dicho que si ganan los socialistas no habrá nías elecciones en este país,

habría que preguntarles de qué se están acordando; y en cuanto al señor Carrillo, que hoy mismo ha

vuelto a atacar a nuestro partido, puede tener la seguridad de que no responderé a sus críticas hasta el 2 de

marzo, para que nadie pueda decir que yo hice perder un sólo voto a la izquierda.»

Apoyo a las FOP

El secretario general del PSOE analizó en sus mítines de ayer, con alguna extensión, el tema de los

asesinatos de miembros de fuerzas de seguridad. Se mostró en contra de la violencia e insistió

en utilizar la «fuerza dé la razón, y no la razón de la fuerza», frase que obtuvo, en todos los casos, grandes

ovaciones. Igualmente fue interrumpido con aplausos en cuantas ocasiones pidió apoyo para los

miembros de las fuerzas de seguridad/ «A veces los que gritan viva la policía o viva la Guardia Civil no

tienen hijos, hermanos ni sobrinos en los cuerpos de seguridad, mientras que sí los tienen los trabajadores

y los campesinos de estas tierras.»

También condenó, con palabras enérgicas, a esos «jovencitos que esperan a los guardias en las esquinas y

les pegan un tiro en la nuca, y luego se llaman revolucionarios por hacer eso», y en el mitin de Miraflores

—primero del día— hizo hincapié en que no se debe guardar rencor al pueblo vasco. «Sólo hay pequeños

grupos de asesinos, y estos no soló están en el País Vasco, sino en Madrid y otros lugares de España. >:

Este fue el tono de los mítines celebrados ayer por Felipe González en Avila y eji la provincia de Madrid,

antes de marchar a Barcelona, donde intervino por la noche en otro acto. Todos ellos estuvieron

salpicados, .además, de explicaciones sobre el programa socialista, con insistencia en la idea de la libertad

más la igualdad.

GARCÍA FRANCÉS

 

< Volver