Autor: González Rubio, Magín (MAGÍN REVILLO). 
 Elecciones. 
 Carrillo: La izquierda es el PCE     
 
 Diario 16.    26/02/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 33. 

Carrillo: La izquierda es el PCE

Magín Revillo

MADRID, 26 (D16).-El complejo de clandestinidad tarda muchos años en curarse. Por eso, el otro día,

cuando Carrillo iba en uno de los ascensores de Barajas y oyó decir a un viajero sorprendido: «Pero, ¿qué

es esto?», pensó que había segundas intenciones, y preguntó contrariado a un posible elector... «¿Qué es

esto, qué?»

Santiago Carrillo, que no finge al hablar de clandestinidad, dictadura o imágenes demoniacas, no renuncia

a dejar bien sentado que «más a la izquierds del PCE no hay nadie», y ello a pesar de que la militancia y

en la pasada vida parlamentaria se esforzasen por demostrar que los comunistas «no son diablos con

cuernos y rabo».

«No es que queramos ser la izquierda más a la izquierda -decía Carrillo a D16 mientras un Ibirreactor de

nueve plazas le trasladaba a Madrid—, es que somos la izquierda. Lo que a la vez me parece claro es que

la izquierda no es demoniaca, que no hay ninguna razón para que la imagen de la izquierda sea la imagen

del infierno. Tratámos de demostrar que la izquierda tiene una buena imagen, una imagen seria y

responsable.»

DIARIO 16.- Y también siniestra...

Carrillo.— Lo de siniestra lo dije para contestar al ilustre ex presidente de la Comisión de Defensa,

Enrique Múgica, que dijo que yo era un personaje siniestro y bufón. Como no lo podía aceptar en serio,

dije que lo dé siniestro me parecía muy bien, porque quiere decir izquierda, y... izquierda, pues sí, somos

nosotros.

Santiago Carrillo, desde esa izquierda, recorre encor-batado el país de mitin en mitin. Un portafolios bajo

el brazo, algunas veces sin llegar a abririse, y un bocadillo de ejecutivo para hacer una digestión rápida —

«ganar unas horas»-- y llegar al auditorio sin pesadez y con ganas de hacerle entender que «las próximas

elecciones son muy importantes no porque sean un duelo entre don Adolfo y do´n Felipe, sino porque

vamos a decidir cuál es la política de este país en los próximos cuatro años».

D16.— Quizá por ello los «cañonazos» contra el PSOE y el miedo a que «otros» comunistas les roben

votos...

S. C.— D16 se ha especializado en hablar de los ataques nuestros al PSOE y de las diferencias entre los

socialistas´y nosotros. No sé porqué. La verdad es que los comunistas estamos criticando muy

severamente a la UCD y estamos criticando amistosamente al PSOE por sus1 fallos y la política que ha

seguido en este periodo.

No creo, sin embargo, que se pueda hablar de cañonazos. Los cañonazos son otra. cosa. Nuestras críticas

son exclusivamente políticas y con él fin de traer a los compañeros socialistas a la razón. LÍ> izquierda

sólo somos nosotros y las urnas se encargarán de decir cuáles son loí resultados.

D16.— Resultados que, í juicio del PCE, poco van a dar a Coalición Democrática si se tiene´en cuenta la

ausencia de ataques. ´ . S. C.— He criticado, poi qué,hablar de atacar, a;Coa-lición Democrática, lo que

pasa es que hoy no es ur adversario tan importante como para dedicarle un discurso. Me parece que UCD

es mucho más importante y. ya en otro terreno, nuestro competidor es el PSOE. Los dos tienen más

importancia que CD, a la que no creo con la suficiente capacidad de ser un problema, hoy, en este país.

El jamás no existe

Los periodistas que diariamente se entrevistan con Carrillo, con ellos y las distintas agrupaciones provin-

ciales redondea los puntos y comas a retocar en su parlamento, insisten una y otra vez en conocer las

«nuevas e hipotéticas» formaciones de Gobieno para después1 del 1 de marzo.

El líder comunista, orgulloso de saber «qué va a pasar el día siguiente», quiere ser el Pepito Grillo de los

socialistas,- «que van a entrar en el Gobierno con la UCD y la política que les dictan en Bonn», aunque

esté dispuesto a colaborar si llega a constituirse un Gobierno de progreso», que no. es otra cosa que el

Gobierno dé concentración con nuevos apellidos.

Santiago Carrillo, que fuma menos que antes, pero sólo por falta de tiempo, sieué .siéndovel político

astuto que no renuncia a contestar ninguna pregunta, que «le hace gracia Felipe por no atreverse a hablar

hoy con la prensa», y que «no creo en la posibilidad de´ un Gobierno UCD-PSOE, aunque nunca pueda

de´cir-se jamas en política».

Quien paga, manda

Lo que más ha molestado a los comunistas en estos veintiún días de campaña, y en especial a su

secretario general, fueron las noticias referentes a que «el PCE era subvencionado por Moscú».

Santiago Carrillo, desde ese día, aprovecha todos los mítines para puntualizar que el partido es

independiente y quienes mandan .son sus militantes. Sabemos que quien paga,.manda, por eso nuestra

campana es modesta, pero es la única5 forma de ser un partido intemacionalista que lo mismo

condenamos la invasión de Checoslovaquia que la de Vielnam».

«Nuestra política internacional —añadió a Di6— se basa en el no alineamiento)

Terrorismo para largo

D16.— Y aquí el paco...

Si .C.— Los comunistas habíamos -elaborado un plan para cuatro años desde el mes de junio. En él

planteábamos una serie de medidas concretas para reconvertir algunas industrias, reorganizarlas y crear

nuev´as empresas que, al menos, garantizaran unos trescientos mil puestos de trabajo por año.

DI6.— EÍ terrorismo.

S. C.— Hemos dicho repetidas veces que, por lo que se refiere a Euskadi, la primera cuestión a resolver

es la.de una auténtica autonomía. Un Estado que ponga en manos de jos vascos las soluciones de los

problemas dentro del ámbito constitucional qué corresponden a las autonomías en el País Vasco.

Éso es lo primero para aislar el terrorismo. Hemos propiciado, también la creación de una Policía vasca

que mantenga ía primera línea dé orden público-y, al lado de estás medidas, otras de carácter técnico que

mejoren la información,-el eonociiniemto de las actividades terroristas. Estos tres grupos "de medidas son

los que pueden, y no en unos días, sino en un cierto espacio de tiempo terminar con el terrorismo.

1)16.— Hay, pues, programa, hay soluciones, pero cuántos diputados comunistas asegurarían sus más

immediatos propósitos.

S. C.- Bueno... necesitaríamos:.. Podríamos dar una cifra alta, pero vamos a ver qué pasa el I de marzo.

Disidencias y leninismo

El aerotaxi que diariamente devuelve a Carrillo a Madrid llegó a Valencia con hora y media de retraso. A

las dos de la mañana, ya cerca de casa y con los cinturones abrochados, quedaban • muchas preguntas en

el tintero.

D16.— Por qué no tremi-nar, aunque no sea un plato de buen gusto, con las disidencias, con los meses

siguientes al IX Congreso del PCE.

S, C.— Disidencias no han existido, al contrario. Después del IX Congreso hay una homogeneización

mayor dentro del partido. Naturalmente, :.cOmo todo partido democrático, hay .camaradas que tienen

opiniones distintas, pero en el conjunto del partido la militancia :se ha identificado con los acuerdos del

congreso.

D16.— Pero es curioso que, con el paso de los años, los disidentes del PCE sean como mucho más

sonados que los de otros partidos. Incluso escriben cosas como Semprún que sientan mal o dicen, en esta

misma campaña, y desde las páginas de D16, que su voto irá para el "PSOE. caso Claudín.

S. (_.— hsos disidentes son.gentes que están fuera del partido desde, .-hace-muchos años. A la posición

de C.laudín, pues... que con su. pan se: lo coma. Yo recuerdo que Claudín fue uno de los hombres que

influyó en mi entrada en el Partido Comunista. Entonces yo era uirjoven socialista. Yo he seguido siendo

comunista y CÍaudín ha ter-minado apoyando al PSOE... Allá él.

Estamos en tierra. Terminó una de las últimas jornadas y Carrillo perdió una hora y media por esperar que

Felipe González acabara su mitin en Barcelona y regresara a Madrid. La compañía dé aerotaxis ALPA se

está poniendo las botas con nuestros políticos, aunque Carrillo, ya en la pista, sólo \:se acuerde que

«lo.que más me. laslidia, es que Felipe lleva va dos horas en la cama».

 

< Volver