Tertulia Electoral en ABC. Los candidatos. 
 Blas Piñar: No podemos tener una Constitución que empieza negando a España como nación     
 
 ABC.    27/02/1979.  Página: 49. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LAS PINAR:

«No podemos tener una Constitución que empieza negando a España como nación»

«Sólo puedo juzgar la campaña electoral con respecto a Unión Nacional y, más concretamente, con la que

ha realizado Fuerza Nueva en el seno de Unión Nacional. Y ha habido una constante: la asistencia

multitudinaria incluso en pueblos pequeños y pese a que intervinieron oradores sin dimensión nacional»,

manifiesta Blas Pinar, real líder de una fuerza política que lucha por llegar al Parlamento.

—¿Cómo califica el continuo intercambio de críticas entre los dos partidos que se presentan mayoritarios

a estas elecciones?

—Es muy posible que en cierta forma responda a la tensión de nervios propia de cualquier campaña

electoral y quizá a un juego estratégico para que parezca que están en desacuerdo quienes realmente están

de acuerdo.

—Fuerza Nueva en el Parlamento ¿promovería una reforma constitucional?

—Bueno, esta posibilidad está contemplada en el punto siete de nuestro programa y responde al

desarrollo de los seis primeros. El punto fundamental de esta reforma es que no puede haber una

Constitución para España que comienza negando la existencia de España como nación.

—A usted sus seguidores gustan de llamarle «caudillo». ¿E 11 p puede significar que en el caso

hipotético que los grupos que Unión Nacional aglutina Ilegal an al poder se establecería un «caudillaje»

en el Gobierno de la nación?

— Ese apelativo significa una prueba de cariño y de afecto que viene especialmente de la juventud.

En cualquier caso nuestro ideal con respecto a la forma del Estado se encuentra explicitada en

nuestra declaración programática. Somos partidarios de la Monarquía tradicional, católica, social

y representativa.

Aunque, naturalmente las especiales circunstancias históricas de España nos han llevado a ahondar en

nuestros principios tradicionalistas a fin de distinguir entre Corona y principio monárquico.

 

< Volver