Autor: Janeiro, Juan Francisco. 
 Elecciones 1979. Puntualización a UCD sobre los presos vascos recluidos en Soria. 
 Secretario General del PSOE: Los criminales también tienen derechos humanos     
 
 El País.    27/02/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Elecciones 1979

Puntualización a UCD sobre los presos vascos recluidos en Soria

Secretario general del PSOE: "Los criminales también tienen derechos humanos"

IUAN FRANCISCO JANEIRO, ENVIADO ESPECÍAL, San Sebastián «A esos que tanto hablan de

cristianismo tengo que decirles que los derechos humanos pertenecen a toda persona, aunque sea un

criminal. Los presos, sean quienes sean, tienen unos derechos que garantiza la Constitución.» Con estas

palabras Felipe González replicó el domingo en San Sebastián a una nota de UCD que requería al

secretario general del PSOE una explicación sobré unas recientes declaraciones formuladas por el líder

socialista en Soria, ciudad en la que se encuentran encarcelados un centenar de personas presuntamente

vinculadas a ETA.

Felipe González había llegado a las doce de la mañana a San Sebastián procedente de Madrid en el

pequeño avión que ha venido utilizando a lo largo de la campaña que finaliza hoy. Fuertemente escoltado

entró en el velódromo de Anoeta. Los socialistas temían la presencia de provocadores que en ningún

momento comparecieron, únicamente cinco jóvenes fueron invitados a abandonar el mitin cuando

comentaban jocosamente las intervenciones de los oradores. De esta forma quedó desvanecido el

presentimiento de los dirigentes del PSOE de Euskadi, de que pudiesen repetirse incidentes similares a los

protagonizados por jóvenes abertzales el pasado día ÍO en Eibar.

Ante las 4.50.0 personas que prefirieron acudir al mitin socialista en vez de presenciar el desfile de

carrozas que se celebró a la misma hora, atracción principal de los renacidos carnavales donostiarras,

Felipe González atacó con dureza al Gobierno por la política que está siguiendo en el País Vasco:

«Tienen que venir y dialogar con la población, no pueden tener aquí a los números de la Guardia Civil

mientras ellos permanecen en las cuevas. Con su presencia en esta tierra, y no pasando de incógnito, es

como podrían dar moral a las Fuerzas de Orden Público.

El secretario general del PSOE reprochó durante su intervención al PNV, que también escogió las

doce de la mañana para celebrar un mitin en el frontón de Anoeta, su llamamiento al voto útil para

conseguir el Estatuto: «Los nacionalistas de este país tendrán que pedir apoyo a los socialistas si quieren

lograr la aprobación del Estatuto en las Cortes.»

Felipe González no ocultó su enojo ante las críticas de que ha sido objeto su partido por parte de

dirigentes del PCE. Les emplazó a que digan claramente si pretenden que no gobiernen los socialistas y

les conviene un triunfo de UCD. «Que no nos den clase de democracia —advirtió—, que no apelen a

nuestros militantes. Soy una de las pocas personas que saben todos los pactos y componendas que ha

habido en este año y medio y lo voy a contar todo cuando pasen las elecciones.»

Ramón Jáuregui, candidato socialista a la alcaldía de San Sebastián, Txiki Benegas y Enrique Múgica

habían precedido a Felipe, González en el uso de la palabra. Jáuregui expuso los planteamientos del

PSOE para mejorar la infraestructura de la capital donostiarra. Benegas y Múgica calificaron de

bochornosa la visita del presidente Suárez al País Vasco y descalificaron la política de orden público de

Martín Villa.

Brindis por el "futuro presidente"

A las dos de la tarde terminó el mitin. Felipe González y los responsables del partido de Euskadi se

dirigieron entonces hacia una borda (cabana) existente en las afueras de Oyarzun, el local pertenece a una

sociedad gastronómica a cuyo principal animador, Sabino Zabala, el PNV y Herri Batasuna le

propusieron encabezar sus respectivas candidaturas para la alcaldía de Oyarzun. Durante el almuerzo

Felipe González contó algunas anécdotas de su gira electoral. Finalizó la comida con un brindis del señor

Zabala con champaña francés: «A la salud del futuro presidente del Gobierno». El líder socialista

abandonó la borda llevándose bajo el brazo un par de botellas de chacolí, y un queso de Idiazábal.

A las cuatro menos diez los expedicionarios socialistas llegaron al aeropuerto de Fuenterrabía para

proseguir la intensa ¡ornada laboral, había que viajar todavía a Salamanca y Madrid,´y conseguir llegar a

tiempo para que el secretario general del PSOE interviniese en sendos mítines. Antes de subir al avión,

Felipe González, por indicación del coordinador de su campaña, se despidió de los inspectores de policía

que reforzaron su escolta durante las cuatro horas que permaneció en Guipúzcoa.

 

< Volver