Elecciones: El último sonde electoral. Aunque con cierto aumento de la izquierda respecto a 1977. 
 Izquierdas y derechas se reparten el electorado casi al cincuenta por ciento     
 
 El País.    27/02/1979.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Izquierdas y derechas se reparten el electorado casi al cincuenta por ciento

n cierto aumento del electorado dispuesto a votar a la izquierda, »n el consiguiente descenso de los

votantes de centro y dé derecha xcepto las posiciones más extremas dentro de esta última) instituye uno

de los datos principales del sondeo7electoral reali-ido por Sofemasa para EL PAÍS. No obstante, Unión

de Centro continúa siendo el primer partido del país en escaños, seguido (a corta distancia en las cifras de

la encuesta) por el Partido Socialista (que sin embargo es el primero en votos), y ambos se encuentran

muy lejos del resto de las formaciones políticas. Izquierdas y derechas se reparten el electorado casi al

50%.

partir de los datos del sondeo ha lo posible establecer la intención •voto de los españoles ante las scciones

generales del 1 de már-´, asi como el hipotético posible parto de escaños entre las distin-s formaciones

políticas. El son-:o no es una predicción, sino el flejo del estado de opinión del ;ctorado en las fechas de

realiza-5n de la encuesta, cuando que-iba casi una semana de campaña electoral.

La intención de voto se obtiene a irtir de la ponderación del voto ya ;cidido, más la tendencia política

anifestada por los indecisos, y .ando éstos últimos no expresan idencia alguna, se aplica su vo-;ión de

1977 como elemento insalivo. Eí lector interesado en nocer la situación del voto ya cidido (sin ia

tendencia, ni el vo-de junio 77) puede consultar el adro que figura a continuación los resultados por

provincias, en .as mismas páginas, y en la que s indecisos suma el 39 %. En anto a la composición posible

1 futuro Congreso de los diputáis, se obtiene por aplicación déla / d´Hondt a los datos de inten->n de voto

en cada provincia. Considerando los datos de este ndeo como pautas y nunca como ¡dicciones, puede

afirmarse que va a un Congreso ligeramente ís fragmentado que el anterior, decir, que pueden estar

repre-itádos mayor número de parti-s, si bien las nuevas incorpora-mes tendrían tan pocos escaños e la

mayor parte de sus dipu-los tendrían que reunirse en el ipo mixto.

Respecto a las elecciones de 77, sube la izquierda, sobre todo PSOE, así como los extraparlamentarios de

derecha y los abert-les vascos, y bajan UCD y la ´alición Democrática (referida a última a la entonces

denomi-ia Alianza Popular). Pierden alnas posiciones los grupos regio-listas más moderados, como el IV

y la Convergencia de Catala.

?or partidos, la pérdida y ganancia de escaños que refleja el ideo sólo tiene valor indicativo, esto que en la

mayor parte de las >vincias existe un nivel de inde-¡ón suficiente como para alterar resultados finales si

una parte los indecisos decide acudir a las rías. Una vez especificada esta ación, se puede decir:

— La Unión de Centro De-jcrático (UCD) podría perder caños en Galicia, País Vasco. Canarias,

Baleares. varias provincias de la España interior (Ávila, Albacete, Cáceres, León, Soria), como

en puntos aislados de las regiones (Castellón. Huesca, Granada, Sevilla), además de Madrid.

Parece claro que ganará escaños en Cataluña, y también podría ganar alguno en ciertas

provincias de Andalucía, en Valencia, en Zaragoza, y en solo dos provincias castellanas

(Zamora y Toledo).

— El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) puede perder escaños en el País Vasco, dos

provincias andaluzas (Córdoba y Cádiz) y Badajoz, además del caso dudoso de Valencia, donde

obtiene los mismos escaños que en 1977, pero teóricamente perdería e! entonces ganado por el

PSP. A su vez, el PSOE gana escaños en lugares muy diversos: Ávila, Alicante, Albacete,

Baleares, Barcelona, Cáceres, Castellón, La Coruña, Huesca, León, Logroño. Lugo, Orense,

Oviedo, Pontevedra, Santander, Sevilla, Soria y Tarragona.

— El Partido Comunista de España podría perder escaños en Alicante, Barcelona y Sevilla (más -

dudoso este último), mientras que podría ganar alguno en Badajoz, La Coruña, Granada, Madrid,

Valencia y Vizcaya. Las diferencias con otros partidos son tan escasas, en ciertos casos, que no

se puede saber con seguridad si por fin habrá ganancia o no.

Al interpretar los datos de este sondeo, el lector ha de tener en cuenta el elevado nivel de indecisión,

aunque la aproximación intentada con la tendencia simpatizante, e incluso con el voto de 1977, supone un

esfuerzo investigador considerable. Aún así queda un 15,8% de indecisos totales, de los cuales no es

difícil prever que una parte importante incrementará la abstención.

Con relación al Senado, los datos apuntados deben tomarse a título meramente indicativo, porque, al igual

que lo sucedido en los anteriores comicios, el electorado está mucho más confuso en lo que se refiere a la

Cámara Alta. La libertad del elector para elegir de uno a tres senadores por provincia y para incluir

nombres de distintas candidaturas impide, además, tener en cuenta tendencia simpatizante, por lo cual se

ofrecen datos exclusivamente sobre voto ya absolutamente decidido, que es preciso ponderar con el ya

citado 39 % de abstenciones en ese caso.

 

< Volver