Autor: Roldán, Gregorio. 
 Las elecciones de 1979. 
 Fernando Claudín: Mi voto para el PSOE     
 
 Diario 16.    14/02/1979.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

desde la barrera

Fernando Qaudín: «Mi voto para el PSOE»

Gregorio Roldan

MADRID, 14 (D16).- Fernando Claudín, «el funcionario de la revolución», como le definiera Jorge

Semprún tras el conflicto que en la reunión del castillo de Praga —año 64— originó la expulsión de

ambos del Partido Comunista, va a votar al Partido Socialista de Felipe González. Estas son sus razones:.

—No tengo porqué ocultar mi voto. Será, tanto en estas elecciones como en las municipales, para el

PSOE, porque creo que es la fuerza política de izquierda que está en mejores condiciones para

desempeñar un papel positivo y transformador, del que depende en gran medida que la democracia dé un

paso adelante. Pero el PSOE ha de comprender que él no puede hacerlo sólo, por lo que es necesario que

llegue a un entendimiento con las fuerzas de izquierdas.

—Aunque, ahora, parece que se «entiende» mejor con las fuerzas de derechas...

—No. Yo no creo-eso. Lo que pasa es que las características del proceso político han obligado tanto al

PSOE, como al PCE, a crear una política de compromiso • en una serie de terrenos inevitables.

—O sea, que usted, pese a considerarse marxista, votará a un partido cuya postura respecto a dicha

filosofía ha entrado en un periodo critico. Hay ambigüedad y polémica al respeto.

—El hecho de que yo vaya a votar por él no quiere decir que esté de acuerdo con todos sus presupuestos.

Discrepo; fundamentalmente en que carece de una política de alianzas (con las fuerzas de izquierda) que

sería muy necesaria en estos momentos.

—¿V el Partido Comunista? ¿En qué se está equivocando?

—En relación con el PCE mi divergencia, en cuanto a política española se refiere, es su orientación de

buscar una alianza, que incluya también a la Unión de Centro Democrático. Es lo que llamaríamos

«compromiso históricos la española». Creo que es una política errónea y que lo que sí conseguiría el

desarrollo de la democracia es una política que se halle hegemonizada por la izquierda.

—Tras su expulsión del PCE no ha vuelto a integrarse en partido alguno. ¿En qué medida ha planteado su

lucha desde una perspectiva individual o independiente?¿Le desencanta el adocenamiento que, a veces,

supone militar en un partido político?

—No, no me ocurre eso. Mi posición ideológica y política es clara y creo que suficientemente conocida.

Considero que es necesario militar-en un partido político. Lo que pasa es que, por razones de trayectoria

personal, salí del PCE y mi labor de tipo ideológico es más eficaz tal y como la desarrollo actualmente...

Soy marxista no dogmático, abierto, y crítico.

—¿Algo libertario, tal Vez?

—No. El marxismo libertario no existe. Lo que ocurre es. que en el pensamiento libertario hay una serie

de elementos que están presentes en el marxismo, como, por ejemplo, las concepciones antijerárquica,

igualitaria, .etcétera.

—¿Y ese hipotético abandono del marxismo por parte del PSOE qué es? ¿Principio de téctica hegeliana,

como admiten algunos, o mera aceptación de crisis, como sostienen otros?

—Bueno, el PSOE no está decidido aún a abandonar el marxismo. May una fuerte corriente contraria a

que se produzca tal hecho, y, de todas formas, es algo que se tendrá que resolver en el próximo congreso

dei partido. Yo creo que el PSOE debería de seguir estatutariamente en el marxismo y también en teoría.

Tras describir la «incapacidad con que el anarquismo español ha utilizado su enorme fuerza» y preconizar

la no abstención en las próximas elecciones, Claudín enjuicia así las municipales: «Su ; resultado

dependerá, en gran medida, de lo que ocurra en las generales. Si se impone la derecha, el cambio no será

sustancial. Si, por el contrario, prevalecen las izquierdas, tendrán que tener en cuenta la colaboración de

las asociaciones y organizaciones populares para que su gestión sea positiva.»

 

< Volver