Elecciones: Último sondeo de opinión. 
 Votos y posibles escaños en cada provincia     
 
 El País.    27/02/1979.  Página: 17-20. Páginas: 4. Párrafos: 23. 

EL PAÍS, martes 27 de febrero de 1979

POLÍTICA

17

Elecciones: Ultimo sondeo de opinión

Votos y posibles escaños en cada provincia

Cada uno de los cuadros que presentamos en estas páginas contiene varías informaciones: intención de

voto para el Congreso, intención de voto para el Senado, y datos relativos al nivel de abstención y al de

indecisión existente en cada provincia.

Respecto al Congreso, el porcentaje de posibles votantes se dis-. tribuye entre las distintas opciones

políticas, de acuerdo con las respuestas de los encuestados, con la advertencia de que en muchas

provincias ha sido necesario prescindir de los datos correspondientes a formaciones muy minoritarias,

para no recargar en exceso los cuadros. El criterio general observado es el de mencionar aquellos partidos

y coaliciones que logran . más de un 3 % de los votos en cada provincia —barrera legal mínima para tener

derecho a entrar en el reparto de escaños—, así como aquellos otros que se encuentran cerca de dicha

barrera legal, y que el día de la votación pudieran superarla con las aportaciones de alguno de los actuales

indecisos.

La primera columna (% de votos) de cada cuadro representa el porcentaje de votos ya decididos en favor

de cada opción. La segunda columna (tendencia) incorpora a la primera el porcentaje de personas que, no

habiendo decidido aún su voto, manifiestan una tendencia política, o al menos dicen cuál fue su voto de

junio de 1977.

Sobre esta segunda columna de datos se ha hecho la distribución de escaños según la regla D´Hont, dato

que aparece en la tercera columna (escaños) de cada cuadro del Congreso. Creemos innecesario advertir

que cuanto mayor es el porcen-" taje d.e indecisión (representado por las personas que no saben si votarán

o no, más las que desean votar, pero no saben a quién hacerlo), más difícil es asegurar una aproximación

de estos resultados a los que finalmente proporcionarán las urnas el 1 de marzo. Cada cuadro se

acompaña de una cuarta columna (15-VI-77), en la que se especifican los resultados de junio de

1977, en escaños, como elemento comparativo.

Por lo que se refiere al Senado, el lector debe observar, en primer lugar, el porcentaje de encuestados que

no saben o_no contestan a la pregunta de qué candidatos piensan votar. Es muy importante interpretarlos

resultados enfundan de ese dato. Colocamos en cada cuadro del Senado las personas que más votos

obtienen, "en cada distrito electoral, y se especifican los casos en que hay dos o más candidatos

empatados. Como elemento comparativo se incluye el número de senadores que cada partido obtuvo en

las distintas provincias, pero no los nombres por escasez de espacio.

En el caso del Senado no se ha calculado la tendencia de los indecisos —a diferencia del Congreso— y

los resultados se dan sobre voto ya decidido. La razón es que en el Senado se vota a personas, no a

partidos, y además el elector tiene libertad para votar a candidatos de diferentes listas; de ahí que sea muy

arriesgado calcular tendencia, por lo que hemos optado por mencionar sólo el voto ya decidido hacia cada

candidato. No obstante, puede indicarse que existe bastante similitud entre el electorado de los partidos

para el Congreso y para el Senado puesta de manifiesto en la comparación pormenorizada de los

resultados por provincias, si bien se advierten diferencias.

El voto ya decidido

Figura en esta misma página un cuadro en el que se presentan los datos correspondientes al voto ya

decidido —en la primera columna—, así como su transformación en la «tendencia de voto» que venimos

utilizando en la presentación de datos de este sondeo —segunda columna—, que consiste en sumar la

tendencia de los simpatizantes al voto ya decidido.

Ambas columnas permiten compararlo que sucede: en votos ya decididos, el PSOE supera a la UCD, por

ejemplo, pero este último partido se beneficia del voto de los indecisos más que los socialistas, por lo que

tiene mayores posibilidades de ganar. A su vez, el cuadro contiene información pormenorizada sobre los

pequeños partidos, en lo que se refiere a porcentaje de votos ya decididos e intención final de voto.

La única variación significativa es la del PNV, mientras las demás son muy pequeñas. En el apartado

«otros» están englobados partidos de muy escasa votación, como el Carlista, la Liga Comunista

Revolucionaria, Bandera Roja, grupos falangistas, etcétera.

Un 11% tiene decidido abstenerse el día de la votación

Un 11,4 % de los encuestados ya tienen completamente decidido que no votarán en las elecciones del 1 de

marzo, mientras un 77,7 % puede acudir a las urnas. Entre ambos queda una franja del 10,9 % de

personas que no saben si votarán o no. Normalmente, una parte de estos indecisos acudirá a votar y otra

parte no acudirá, por lo que es indudable que la abstención final superará ampliamente ese 11,4 % actual

de personas decididas a no votar. A ellas hay que añadir la posible abstención de personas que desean

votar, pero que no lo harán por distintos motivos.

Una de las preguntas del cuestionario trataba de averiguar cuáles son las razones de los abstencionistas

para no ir a votar. Son las siguientes, en porcentajes:

Soy apolítico ........... 26,6

No me convence ningún programa ............ 18,7

Ningún partido cumple lo que promete ........ 13,6

Tendencia ácrata o anarquista ........... 6,8

No conozco a los candidatos 2,8

No hay buenos líderes .... 1,2

No se presentan los míos .. 1,1

Otras respuestas ......... 14,9

No sabe, no contesta ..... 4,2

La respuesta referida al apoliti-cismo puede significar muchas cosas, y sería difícil otorgarle una va-

loración concreta, al margen de la lejanía con que las personas en cuestión observan el proceso electoral.

Por el contrario, las respuestas segunda y tercera tienen un significado mucho más claro: expresa un

desencanto por la democracia y por el sistema de partidos, tal como se han configurado en España. Es

relativamente pequeño el sector de personas que no votarán por manifestar tendencias anarquistas, y

existe un variado abanico de otras respuestas, todas ellas muy minoritarias.

 

< Volver