Autor: Gracia, Fernando. 
   Las separadas contra la ley de divorcio     
 
 Diario 16.    06/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Las separadas contra la ley de divorcio

Femando Gracia MADRID, 6 (D16). — La Asociación Española de Mujeres Separadas (AEMS) disiente

del espíritu extraído de las noticias que días pasados han circulado sobre la posible nueva ley de divorcio.

La AEMS tacha de "atentado a la libertad y a la capacidad de los españoles como ciudadanos el hecho de

que el tema sea pactado entre Gobierno e Iglesia".

Un portavoz de dicha Asociación comentó a D16: E1 derecho ciudadano al divorcio ha sido reconocido

universalmente por los países civilizados; no puede ser "pactado" entre el Gobierno y la Iglesia a espaldas

de los ciudadanos del país, bajo pretexto de situaciones históricas y privilegios religiosos que deben

considerarse definitivamente periclitados."

La AEMS califica de antidemocrática la posición adoptada por él Gobierno: "Este acuerdo apresurado

del Gobierno, a quince días de las elecciones, no beneficia las normas de una convivencia democrática."

"Por otra parte —.dice dicha Asociación—, se carece de titularidad política para celebrar semejante

acuerdo, del que además, al limitarse el derecho al divorcio (sola-mente a los casados civilmente) , sólo se

podría beneficiar una exigua minoría de españoles, .puesto que los contrayentes del matrimonio se han

visto obligados durante cuarenta años a casarse bajo la forma canónica. Por todo ello, el acuerdo en

cuestión se convertiría ,en una medida injusta, por descriminatoria, para la mayoría .de los matrimonios

españoles."

Nota de desacuerdo al Rey

Una nota de desacuerdo para con estas. inexiia´aa fue cursada el pasado sábado al Rey, al presidenfe del

Gobierno, presidente de las Cortes Españolas y ministro de Justicia

Entre otras consideraciones la Asociación de Mujeres Separadas puntüaUaa: "La AEMS es la entidad

legal más idónea para pronunciarse sobre la materia del divorcio.

"Respetando los derechos que a la Iglesia corresponden .—siguen—, en orden a su. misión propia de

velar por el bien de las almas, no podemos: justificar ni admitir que sus representantes jerárquicos puedan

ostentar autoridad auténtica para interferir 1»; libre decisión de los-ciudadanos de un país, pactando á ip r

esuradUmente sobre derechos de los ciudadanos con tin .Gobierno que no es representativo de la voluntad

nacional."

 

< Volver