Autor: ;Montánchez, Enrique. 
 Extrañas explosiones en cutro centros de inteligencia militar en Madrid. 
 Todo apunta a que se trata de un ajuste entre servicios     
 
 Diario 16.    15/06/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

15-junio-82/ Diario 16

Las cuatro explosiones registradas ayer en sendas dependencias del Centro Superior de Información de la

Defensa (CESID), los servicios secretos militares, han sido valoradas por las diferentes fuentes

consultadas por este periódico como un ajuste de cuentas entre servicios. Aunque la actuación ha sido

calificada como meramente testimonial, las investigaciones del CESID, que en las últimas semanas están

dirigidas a las actividades de la extrema derecha, no descartan que integrantes de ya desaparecidos

servicios de información de ideología ultra hayan preparado este «aviso» para el CESID.

Extrañas explosiones en cuatro centros de la inteligencia militar en Madrid

Todo apunta a que se trata de un ajuste de cuentas entre servicios Los servicios de información ocupan

chalés en la zona norte de Madrid para instalar sus centros de espionaje electrónico

Victoria LAFORA y Enrique MONTANCHEZ Madrid - Los cuatro artefactos de poca potencia que

hicieron explosión la pasada madrugada, afectaron, sin causar víctimas, y con escasos daños materiales a

distintas instalaciones militares. Fuentes de la oficina de prensa del Ministerio de Defensa manifestaron a

primeras horas de la tarde a Diario 16, que las investigaciones en torno al tema las estaban llevando

directamente el Ministerio del interior y el Centro Superior de información de la Defensa {CESID).

Precisamente, este organismo militar ocupaba uno de los edificios donde hicieron explosión los

artefactos, ei situado en la calle Cardenal Herrera Oria, donde estaba ubicado un taller de reparaciones

eléctricas y que contaba con vigilancia en su interior en prevención de posibles robos. Se da la

circunstancia de que este chalet, situado al final de la colonia Mirasierra, ya salió a relucir en el juicio por

el intento de golpe de Estado del 23-F, cuando el abogado Muño Perea preguntó al capitán adscrito, al

CESID, Gómez Iglesias, si la tarde del 23 de febrero había mantenido una entrevista con el cabo Mon-ge

en un chalet de Herrera Oria esquina con Enrique Leira.

Daños escasos

El procesado capitán Gómez Iglesias lo negó, pero la intención de la pregunta era dar a conocer la

dirección de una de las instalaciones del centro de investigación de fa Defensa. Los daños producidos por

las explosiones afectaron a la puerta del chalet, que está vigilada por un circuito cerrado de televisión.

Diario 16 se puso en contacto con ios cuatro edificios para saber la cuantía de los daños, y en el situado

en la calle del Cardenal Herrera Oria, el teléfono viene a nombre de una residencia particular, donde

sabían de la existencia de un centro militar contiguo a su vivienda y relataron cómo la explosión había

sido muy fuerte y les produjo la rotura de varios cristales. En el segundo local, instalado en la calle de

Miguel Aracil, 70, donde, según Defensa, existen unas aulas para enseñanza de técnicos de seguridad, en

las que se imparten diversos cursos a personal perteneciente a unidades militares, el interlocutor, un

militar, nos remitía con insistencia al Ministerio de Defensa, asegurando que no podía dar datos, ya que

«el tema es muy delicado y yo no puedo decirles nada».

Función

En ei local situado en la calle de López de Hoyos, 370, colgaron sin responder al teléfono y, por último,

en la calle de Trajano, 3, que es un edificio perteneciente al extinguido Alto Estado Mayor, en el que

existía un almacén de mobiliario y material fuera de uso, no contestó nadie a la llamada. Los artefactos

fueron colocados en las puertas de los edificios y, al parecer, existen varias pistas relativas a los autores,

ya que vecinos de los locales afectados aseguraron haber visto, la pasada madrugada, un Seat 850 con

dos individuos que infundían sospechas y también a otro vehículo marca Toyota, de matrícula extranjera.

En medios oficiales se tenía la impresión ayer tarde de que «más que intentar daños de importancia contra

instalaciones militares, el objetivo buscado fue el de Ilámar la atención y parece que, en principio, han

tenido .un carácter testimonial».

 

< Volver