Según el Gobierno. 
 Las Fas no se oponen a la incorporación de la mujer a la milicia     
 
 ABC.    27/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Las FAS no se opissn a la incerporaolón tfe la mujer a la milicia

MADRID. El Gobierno estima que las Fuerzas Armadas no rechazan la incorporación de la

mujer a filas, según se desprende de la contestación remitida por el Gobierno a las Cortes en

respuesta a una pregunta formulada por la diputada del Grupo Mixto, María Dolores Pelayo.

El tema es estudiado sobre ía base de diferentes proyectos no definitivos por el Ministerio de

Defensa, en estrecha colaboración con el Ejército de Tierra. Los Consejos Superiores de los

Ejércitos abordaron él estudio de la incorporación de la mujer a la milicia en varias de sus

pasadas reuniones. Previamente una Comisión inter-Ejército había evaluado propuestas y

consideraciones. que servirán de base para un borrador de anteproyecto de ley. Cita la

contestación gubernamental, como apoyatura legal al proyecto, el artículo 14 de la

Constitución, referido a la igualdad; el artículo 185 de las Reales Ordenanzas y el 36 de ta ley

de criterios básicos de la Defensa. Según ha podido comprobar Efe, el Gobierno, no obstante,

reconoce obstáculos como las «limitaciones fisiológicas» de! sexo femenino, lo que aconsejaría

ser muy cautelosos a la hora de evitar problemas que se han planteado en otros Ejércitos

extranjeros cuando han optado por la incorporación de ta mujer. El Ejecutivo señala que la

incorporación de la mujer a filas ha de ser de forma voluntaria y plantea que el

incumbramiento, si se efectúa mediante la creación de escalas paralelas sería costoso y si, por

el contrario, se efectuase en única escala el impacto psicológico sería difícil de prever.

La ciudad de Soria dedicó la jornada de ayer a la Armada española, como preludio al Día de las

Fuerzas Armadas, que se celebra el domingo en Zaragoza. El tiempo tormentoso motivó la

suspensión de las exhibiciones de salvamento con helicópteros en el TÍO Duero, que se-

celebraron después en el alto de ía Alameda de Cervantes.

 

< Volver