Autor: Gutiérrez, José Luis. 
   El organigrama     
 
 Diario 16.    20/10/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

5

GRITOS Y SUSURROS

José Luis Gutiérrez

El organigrama

LA que se ha organizado, lectores, con el famoso organigrama que el pasado lunes publicó este periódico,

como hipótesis de trabajo policial sobre la trama golpista. A mí, no me preocupa el diluvio de reacciones,

porque al final ya verán ustedes cómo volvemos a ganar. Hombre, sí siento los calenturientos alaridos de

los diarios madrileños «Ya» y «ABC», sus escandalizados desmoñes. A mí me parece que alguno de los

editorialistas de estos diarios tiene una idea tan peculiar de lo que es la libertdad de expresión, que es muy

posible que si todos imitaran sus pautas a estas alturas aún seguiríamos pensando que al bíblico Abel lo

mató el .mayordomo. Estos colegas —yo todavía me resisto a dejar de llamarlos colegas— siguen

soltando ampulosas bocanadas retóricas en las que hablan de personas respetabilísimas y demás. Y a mí

esto me recuerda una secuencia de la película de mi tocayo Manolo Gutiérrez Aragón, «Demonios en el

jardín», en la que Angela Molina, ante las lágrimas de saurio de aquella familia de psicópatas, dice, más o

menos: no, si aquí todos somos muy buenos, pero yo no sé qué pasa, que después de las lágrimas todo se

jeringa otra vez... Bueno, pues sí, aquí todos somos respetabilísimos, pero, al final, resulta que al

respetabilísimo Domingo Solís, por ejemplo, le encierran en Carabanchel, bajo la sospecha de haber

hecho desaparecer catorce mil millones de pesetas. Y con esto no quiero restarle ni un ápice de

respetabilidad ni a los dos colegas, ni a las numerosas personalidades injustamente censadas en el

organigrama, a .causa del amateurismo propio de esa panda de espías sordos que parecen ser los

responsables en este país de ciertas investigaciones. PERO, por mucho que les pese a nuestros colegas, el

organigrama es auténtico, y existe. Son numerosísimos los testimonios que dan fe de él. El último el del

conocido y reputado periodista Pablo Sebastián, quien, hace seis meses, lo vio físicamente en un

despacho oficial, dibujado por un meticuloso delineante, sobre un pliego de papel vegetal de más de un

metro de lado. Naturalmente, los editorialistas de ambos colegas siguen confundiendo el informar con el

hacer recados. Allá ellos. Si el «Post» hubiera actuado así, Nixon aún seguiría en la Casa Blanca.

Posiblemente, en su desmedida reacción exista un transfondo bastante más prosaico que todo eso de las

personas respetabilísimas. Diario 16, hace un par de años, ocupaba el número 15 o 16 del «ranking» de

periódicos nacionales. Pues bien: el aumento vertiginoso de venta de este dichoso periódico ha hecho que

hayamos dejado al «Ya» en la ya desde hace más de doce meses. En este momento, Diario 16 vende cada

día unos 30.000 ejemplares más que el periódico de la Editorial Católica. Y con respecto al «ABC», en el

último semestre este periódico —que es el suyo, lector— ya supera en varios miles de ejemplares diarios

al «ABC». Es decir, que junto con «El País» y «La Vanguardia», Diario 16 está entre los tres periódicos

de mayor difusión de España. A lo mejor hay algo de esto tras el desmelene de los colegas...

 

< Volver