En la tarde del martes se recibió en la Zarzuela una alarma sobre la posibilidad de un golpe de mano. 
 Alerta máxima de la Guardia Real al detectarse un convoy militar     
 
 ABC.    21/10/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

JUEVES 21-1O-82

NACIONAL

En la tarde del martes se recibió en la Zarzuela una alarma sobre la posibilidad de un golpe de mano

Alerta máxima de la Guardia Real al detectarse un convoy militar

MADRID. La Guardia Real que presta servicio en el Palacio de la Zarzuela, residencia de Sus Majestades

los Reyes, permaneció en alerta máxima durante la noche del martes y la jornada de ayer como

consecuencia de haber sido detectada una columna de vehículos del Ejército en el puente de los Franceses

con destino desconocido, según pudo confirmar ayer ABC. Hacia las siete de la tarde del martes se

recibió en el Palacio de la Zarzuela una llamada de alarma en el sentido de que esa misma noche o el

miércoles podría producirse un golpe de mano por alguna unidad militar. Al tenerse noticia, hacia las

once de la noche, de la presencia de un convoy militar en el puente de los Franceses se decretó el estado

de alerta máxima de la Guardia Real, cuyos dos mil quinientos hombres fueron situados en las

inmediaciones del cruce de la carretera de El Pardo con la de Fuencarral. Esta dotación de la Guardia

Real, con armamento calificado a ABC como «grueso», tenía orden de hacer fuego contra el convoy si se

aproximaba á cien metros de sus posiciones. La tensión decreció al alcanzar dicha columna motorizada el

mencionado cruce y tomar la dirección de Fuencarral en lugar de seguir por la carretera de El Pardo.

ABC no ha podido averiguar el destino de este convoy a esas horas de la noche. Otras fuentes indicaron

que se trataba de una equivocación en el itinerario que debía seguir el repetido convoy. Al parecer, en la

Capitanía General de Madrid no se tenía conocimiento en principio de los movimientos de esta columna

motorizada, que, según nuestras fuentes, pertenecía a la División Acorazada Brúñete. A primeras horas de

la madrugada se personaron en el Palacio de la Zarzuela el capitán general de Madrid y el jefe del Cuarto

Militar del Rey, tenientes generales Arozarena y Valenzuela, respectivamente. Poco antes se había dado

aviso telefónico de la situación -al presidente del Gobierno, don Leopoldo Calvo-Sotelo. Según ha podido

saber ABC, entre las llamadas que se recibieron en la Zarzuela para interesarse por la situación, de la que

la opinión pública no tuvo ayer conocimiento, destaca la de don Felipe González, hacia .las diez de la

noche del martes. Durante todo el día de ayer continuó el estado de alerta máxima en la dotación de la

Guardia Real.

NUEVAS AUDIENCIAS A PERSONALIDADES

Don Juan Carlos recibió ayer en su residencia del Palacio de la Zarzuela a José Ángel Sánchez Asiain,

presidente del Banco de Bilbao; Eduardo García Enterría, catedrático de Derecho Administrativo, y a

Jaime Basanta de (a Peña, abogado del Estado y miembro de la asesoría jurídica del Banco de Vizcaya, A

última hora de la tarde del martes el Rey recibió también a Gregorio López Bravo, antiguo ministro de

Asuntos Exteriores en el anterior régimen y en la actualidad miembro del Consejo de Administración de

Banesto. Como se sabe, desde el pasado viernes el Rey ha recibido también a distintas personalidades,

entre las que predominan aquellas que están vinculadas a los grandes Bancos del país. En concreto, ha

recibido a Fermín Zelada, del Banco Exterior de España; Alfonso Escámez, del Central, y Rafael Termes,

presidente de la Asociación Española de la Banca Privada. Aunque se desconoce el contenido exacto de

las audiencias, dada la discreción de los recibos, la impresión recogida hasta ahora —según Europa

Press— es que el denominador común de las reuniones ha sido la necesidad de, mantener la sensatez, la

necesidad de dar al país la sensación de normalidad y tranquilidad, impidiendo la creación de situaciones

de temores infundados.

 

< Volver