Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
   Estrategia de tensión     
 
 Diario 16.    22/10/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

9

ANÁLISIS

Fernando Reinlein

Estrategia de la tensión

La tarde-noche del miércoles y la tarde-noche del jueves fueron pródigas en rumores alarmistas, en

repicar de «tantanes», de cajas de resonancia, elementos todos que apuntaban hacia unas noches de

cuchillos (argos preparadas por la extrema derecha más violenta. Algunos líderes de esa extrema derecha

durmieron fuera de casa para evitar «detenciones». Algunos líderes de la oposición democrática

durmieron fuera de casa para evitar «neutralizaciones». En definitiva, tensión. En las unidades de la

División Acorazada, tras el incidente en el palacio de La Zarzuela, también se pasaban malos ratos. Otra

vez el Ejército, a su pesar, iba a ser protagonista. Otra vez los grupos de siempre excitaban a la mayoría

silenciosa. En definitiva, tensión. Y por si era poco, al conocerse el cuasi, enfrenta-miento de la Guardia

Real con unas unidades de Artillería de la División Acorazada, se volvió a la especulación y el rumor.

Que si el Rey estuvo a punto de ser evacuado en helicóptero, que si se trata de un pulso para ver la

capacidad de reacción de La Zarzuela. Más tensión. Una de las armas con la que juega la trama golpista

es precisamente la tensión. Y hacer que se convierta en un sentimiento lo que tan sólo son los deseos de

unos pocos: que el golpe es imparable. Si entramos en ese trapo, se les está haciendo el juego de la

manera más ingenua. Ni el golpe es imparable, ni los militares .españoles son unos golpistas, ni nada

parecido. Quizá esa afirmación se haya convertido en un tópico por mil veces repetida, y, sin embargo, es

verdad. Pero no es menos cierto que fa utilización de las Fuerzas Armadas por ciertos sectores políticos

está llevando la tensión a los.cuarteles y a la sociedad civil. Por un lado, quienes quieren utilizar a las

Fuerzas Armadas como punto de lanza para comenzar de nuevo su interminable «revolución pendiente».

Por otro, quienes las utilizan como arma arrojadiza para excitar el voto del miedo. Y, por último, quienes

no actúan con el coraje suficiente para aislar a estas minorías. De aquí al día 28 vamos a asistir en

numerosas ocasiones al estallido de los artefactos activados como consecuencia de esa estrategia de la

tensión. Y contra ese fenómeno no cabe más que la serenidad, en primer lugar, para poder ser

contundente en la respuesta.

 

< Volver