Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
 Montado en el marco de la "estrategia de la tensión" para desacreditar al Rey. 
 El incidente de la Zarzuela fue una operación de intoxicación golpista     
 
 Diario 16.    23/10/1982.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

4

NACIONAL

Montado en el marco de la «estrategia de la tensión» para desacreditar al Rey

El incidente de La Zarzuela fue una operación de intoxicación golpista

El «cerebro golpista» montó la operación de intoxicación del pasado martes por la noche, por la que se

registró la falsa alarma de la Guardia Real ante el movimiento nocturno de una unidad blindada, con

intención de dar la sensación de desconfianza del Rey ante las FAS. Para ello, los círculos golpistas

hicieron llegar en la jornada del martes al palacio de La Zarzuela el rumor de que se preparaba un «golpe

de mano». Los golpistas conocían el movimiento nocturno de unidades que regresaban de las maniobras,

Fernando REINLEIN Madrid — La falsa alarma protagonizada la noche del pasado martes entre el

Regimiento de la Guardia Real y una columna de vehículos blindados de la División Acorazada fue una

operación de «intoxicación» preparada contra el palacio de La Zarzuela por sectores golpistas que

conocían el movimiento nocturno de unidades que regresaban de las maniobras «Exicom», según

revelaron .fuentes solventes a Diario 16. Hasta el próximo día 25 de octubre, las Brigadas de Artillería

Acorazada de la DAC Brúñete número 1 están efectuando una serie de ejercicios de instrucción

denominados «Exicom», en el paraje de la Venta de la Rubia, a unos treinta kilómetros de Madrid por la

carretera de Extremadura. Al término de la fase de maniobras correspondientes a las unidades del

Regimiento de Artillería de Campaña (RAGA II) y al grupo de Artillería Autopropulsada ÍATP XII) con

base en El Goloso, parte de las unidades regresaron a sus acuartelamientos. El Regimiento de Artillería

bajó por el paseo de Extremadura para tomar la M-30 hacia Vicálvaro.

De noche

Pero el ATP XII, que está integrado por vehículos acorazados sobre cadenas, esperó hasta ía noche para

volver a su unidad en cumplimiento de una orden que prohibe la circulación de vehículos sobre cadenas

en horas diurnas para no entorpecer el tráfico. Según pudo saber Diario 16, el teniente coronel

responsable del ATP XII, al parecer, no consideró necesario comunicar a la superioridad que retrasaba el

movimiento de la columna de vehículos hasta la noche para así cumplir con la orden dictada por

Capitanía General. A lo largo de todo el martes, los círculos involucionistas que conocían el movimiento

de unidades por las cercanías de Madrid de regreso a sus acuartelamientos y relacionando que el recorrido

habitual pasaba cerca de la carretera de El Pardo para llegar al desvío de la carretera de la Playa, en

dirección a Fuencarral y El Goloso —como señalaba el croquis publicado por este periódico en su edición

de ayer—, hicieron llegar al palacio de La Zarzuela que se preparaba un «golpe de mano» contra la

residencia del Rey. En el marco de la «estrategia de la tensión» que los círculos golpistas están llevando a

cabo en estos días anteriores a las elecciones, los servicios de seguridad de La Zarzuela tomaron una serie

de medidas, entre ellas poner en situación de «alerta parcial» al Regimiento .de la Guardia Real. Una

compañía del mismo fue desplazada hasta el cruce de la carretera de El Pardo con la de la Playa, cuando

se informó que un convoy de vehículos militares se encontraba circulando a la altura del puente de Jos

Franceses.

Cerebro

El «cerebro golpista» que viene diseñando la «estrategia de la tensión» había logrado su objetivo:

Movilizar a la Guardia Real por lo que sólo era un movimiento nocturno de fuerza. Fuentes militares

señalaron 3 este periódico que esta operación de intoxicación perseguía dar la sensación de

enfrentarrtiento entre La Zarzuela, y al monarca como jefe máximo de las Fuerzas Armadas, con el

Ejército tratando de transmitir la ¡dea de falta de confianza. En las unidades de la I Región Militar se

tachaba ayer de «locos y manipuladores del sentir general de las FAS hacia Don Juan Carlos», a quienes

se habían dedicado a propalar este gravísimo rumor.

 

< Volver