La autoridad militar considera que su habitual actitud es anticonstitucional. 
 Camilo Méndez, sancionado con el retiro forzoso de la Armada     
 
 Diario 16.    24/11/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Diario 16/24 noviembre-82

La autoridad militar considera que su habitual actitud es anticonstitucional

Camilo Menéndez, sancionado con el retiro forzoso de la Armada

Madrid — El capitán de navio Camilo Menéndez Vives, que fue condenado a un año de prisión por su

implicación en el 23-F, pasó a la situación de «retiro» con carácter forzoso a instancias de la autoridad

militar, que ha sancionado al marino por considerar que su actitud es anticonstitucional. El «Diario

Oficial de la Armada» publicó ayer la orden ministerial delegada por la que se cesa al pro golpista Camilo

Menéndez. La orden dispone que cese en la situación de reserva activa y pase a la situación de retiro con

carácter forzoso, «quedando pendiente el señalamiento de haber pasivo que determine el Consejo

Supremo de Justicia Militar».

Enfrentamientos

Menéndez Vives ha mantenido frecuentes enfrentamientos con sus superiores en él Ejército, ha

protagonizado incidentes de signo ultraderechista y ha sido objeto de numerosos expedientes y sanciones,

que van desde su cese como subdirector de la Escuela de Guerra Naval hasta la prohibición expresa a

entrar en alguna de las dependencias de la Armada. Ya en 1977, el ahora sancionado una vez más por la

autoridad militar fue objeto de un expediente y arrestado cuarenta y ocho horas por un enfrentamiento con

el entonces ministro de Defensa, teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, durante el sepelio de dos

policías y un guardia civil. Poco después sería cesado como subdirector de ía Escuela de Guerra Naval.

«Galaxia» Camilo Menéndez, sobrino de un ministro del Ejército en el franquismo, asistió al consejo de

guerra de los implicados en [a «Operación Galaxia» vestido de uniforme y brindó públicamente con

champán al conocerse el fallo del tribunal que juzgó a Tejero e Ynestríllas. Amigo personal del teniente

coronel Tejero, entró en el Congreso de los Diputados cuando había sido tomado por ´las fuerzas de la

Guardia Civil al mando del teniente coronel Tejero. Fue uno de los encausados en eí 23-F. Tras cumplir

un año de reclusión por el delito de «auxilio a la rebelión militar», pasó a la reserva activa a petición

propia el pasado mes de julio. El 4 de octubre, en el acto de entrega de títulos en la Escuela de Guerra

Naval, Camilo Menéndez, que apareció entre los invitados, fue expulsado de la sala antes de que llegara

Su Majestad el Rey. Con ocasión de asistir a un mitin de Blas Pinar el día 10 de octubre, fue sancionado

con diez días de arresto domiciliario. La sanción le fue impuesta por la Jurisdición Central de la Armada.

A mediados de noviembre, el jefe del Estado Mayor de la Marina, almirante Saturnino Suanzes, ordenó

verbaímente que al capitán de navio Camilo Menéndez no le fuera permitida la entrada en ninguna de las

dependencias de la Armada. La decisión se produjo tras un enfrentámiento verbal que mantuvieron los

dos jefes militares en los primeros días de octubre.

Milans se querella

La noticia del cese forzoso del capitán de navio coincide con la de la querella criminal que interpondrá el

abogado del teniente general Milans del Bosch, Santiago Segura, contra las autoridades militares «por la

incomunicación a la que fue sometido el ex capitán general de Valencia». Santiago Segura anunció que

presentará la querella ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo contra ef gobernador militar del Campo

de Gibraltar, general Rodríguez de Vigurí;.e\ capitán general de la II Región Militar del Campo de

Gibraltar, Saavedra Palmeiro, y el ministro de Defensa, Alberto Oliart. La querella será presentada en

cuanto obre en poder del abogado la notificación del gobernador del Campo de Gibraltar en la que se

informaba que se consultaría con el capitán general el levantamiento de la incomunicación.

Acatamiento

A juicio de Santiago Segura la orden de incomunicación hasta el pasado sábado de su defendido sólo

pudo venir del ministro de Defensa, lo que es, en su opinión, anticonstitucional, «ya que el Consejo

Supremo de Justicia Militar notificó en su día que no había ordenado supresión de visitas a Milans».

La causa de que la querella criminal sea presentada también contra el gobernador militar y el capitán

general es, según Santiago Segura, «porque ningún subordinado puede acatar las órdenes de un superior si

éstas conculcan la Constitución y las Reales Ordenanzas, como muy bien se nos reiteró en el juicio de

Campamento».

 

< Volver