Es necesaria una nueva Ley de Retribuciones para las FAS  :   
 La carrera militar no es competitiva. 
 ABC.    10/03/1983.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

NACIONAL

Es necesaria una nueva ley de Retribuciones para las FAS

La carrera militar no es competitiva

Madrid

La propuesta del Grupo Popular de mejorar los sueldos de los militares, presentada en el Congreso,

confirma ta necesidad de que se lleve a término una ley de Retribuciones para las Fuerzas Armadas. En la

actualidad, los emolumentos de ios militares están muy desfasados y su poder adquisitivo ha ido

decreciendo paulatinamente. Como informábamos ayer en ABC, e) sueldo de un militar es el resultado de

la suma de varios conceptos, como son los grados, trienios, complementos de destino, etcétera, por lo que

casi nunca dos militares del mismo grado cobran lo mismo. Lo que interesa es conocer la cuantía de lo

que podríamos llamar sueldo base, ya que es la cantidad que cuenta a la hora del retiro e incluso para las

pagas extraordinarias. El sueldo base de tos tenientes generales, generales de división y generales de

brigada es de 66.330 pesetas; el de los coroneles, tenientes coroneles, comandantes, capitanes y tenientes

es de 60.300 pesetas, y el de subtenientes, alféreces, brigadas y sargentos, de 36.180 pesetas.

A este concepto deben sumársele, para obtener los ingresos brutos, las cantidades por grado, trienios,

complementos de destino, gratificaciones por servicios extraordinarios y la pequeña cantidad que puede

suponer la posesión de cursos, idiomas, medallas y cruces. Las deducciones son también diversas,

Impuesto general sobre la Renta, derechos pasivos, régimen asistencia! de las FAS y unas pequeñas

cantidades, que pueden ascender a mil pesetas, para asociaciones de huérfanos mutuas benéficas, etcétera.

Teniente general: 160.000 pesetas Sin querer dar una lista detallada y exacta de los que cobra un militar,

sí puede hacerse una relación bastante aproximativa del sueldo qué, según el gradp, recibe cada uno de

eitós. Por supuesto, estas cifras son para mili-tar5es en activo y teniendo en cuenta que puede haber

variaciones: cursos, gratificaciones por servicios prestados, esto último podría equipararse al concepto

que en la sociedad civil se conoce como prolongación de jornada. Los sueldos que se datallan son

mensua-tes y líquidos, dejando a un lado las pagas extraordinarias, que son de menor cuantía, por cuanto

es el sueldo base más los grados y trienios sin añadírsele ningún otro concepto: teniente general y

almirante, entre 160.000 y 165.000 pesetas; general de división y vicealmirante, de 145.000 a 150.000;

general de brigada y contraalmirante, entre 130.000-y 135.000 pesetas; coronel y capitán, de navio, de

120.000 a 125.000 pesetas; teniente coronel y capitán de fragata, entre 110.000 y 115.000 pesetas;

comandante y capitán de corbeta, de 100.000 a 105.000 pesetas; capitán y teniente de navio, entre 90.000

y 95.0,00 pesetas; teniente y alférez de navio, de 80.000 a 85.000; subteniente, unas 75.000 pesetas;

brigada, 70.000, y sargento, 60.000 pesetas. Las retribuciones en el campo tuncionanai se elevan, para el

director general, entre 230.000 y 250.000 pesetas, y el subdirector general, entre 180.000 y 200.000. Con

el Ejército, se corre el riesgo de que suceda lo que se viene denunciando de la Universidad: que sea una

carrera no competitiva. En medios militares se insiste en. la necesn dad de esa nueva ley de Retribuciones

que ponga coto a un desgaste progresivo del material humano de las Fuerzas Armadas y a una pérdida del

poder adquisitivo, con la filosofía de equipararlos a los sueldos de trabajadores de parecida cualificación.

 

< Volver