Autor: ;Diego, Enrique de. 
 Una nueva generación militar. 
 Los generales formados en la Academia van a copar los altos puestos de Mando  :   
 En un año habrá cambiado la estructura actual. 
 ABC.    01/09/1983.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

JUEVES .1-9-83

NACIONAL

Una nueva generación militar

Los generales formados en la Academia van a copar los altos puestos de Mando

En un año habrá cambiado la estructura actual

Madrid. Alfredo Semprún Guillen y Enrique de Diego

Para el 1 de enero de 1985 habré cambiado prácticamente todo el actual mando militar. Nada menos que

diecisiete tenientes generales deberán pasar a la reserva en ios próximos dieciséis meses por imperativo

de la edad. Sus sustitutos procederán de la primera promoción de la Academia General Militar; es decir,

son oficiales que ingresaron en el Ejercito sin haber hecho la guerra. El cambio afecta a todas (as

Capitanías Generates, a excepción de Madrid, Valencia y Burgos, a la Junta de Jefes de Estado Mayor, al

Consejo Supremo de Justicia Militar, al Mando de Personal del Ejército de Tierra y al de Apoyo

Logístfco. Este cambio hará llegar al mando a toda una «nueva generación» militar. Si hace unos años la

generación de los «alféreces provisionales» sustituía a los que habían hecho la guerra ya como militares

de carrera, ahora llega la «generación» formada en la Academia Genera! Militar de Zaragoza, y cuyos

retos más fuertes serán la definitiva modernización del Ejército para conseguir una mayor eficacia de cara

a la Defensa Nacional y el posible ingreso de España en la OTAN. De la generación que desaparecerá del

mando a primeros de 1985 se destaca como principales virtudes su alto sentido de la disciplina y haber

mantenido al Ejército unido, a pesar de los difíciles avalares vividos. El acercamiento de las Fuerzas

Armadas a la sociedad española es otro de los grandes activos que dejan.

Retrato «robot»

El retrato «robot» de la nueva generación se caracteriza por las siguientes notas: estará rondando ios

sesenta años de edad al llegar a los puestos más elevados del mando, por lo que podrá dar una suficiente

continuidad; tiene un profundo interés por la OTAN, no como opción ideológica, sino como posibilidad

de modernización del Ejército, Está dispuesta a potenciar la herencia de Cuerpos especiales que ha ido

consiguiendo e! Ejército español. Tiene un creciente interés por las cuestiones de material y desea contar

con armas de avanzada tecnológica. En sus hojas de servicios es considerablemente menor el número de

medallas y abundan más los cursos especializados y los cursos en el extranjero o maniobras en relación

con otros Ejércitos.

La rebaja del «META»

Actualmente figuran cuarenta generales de División en (a escalilla del Ejército de Tierra. No todos

lograrán el ascenso a teniente general. Unos porque su edad de retiro, como Pedro Ravina Méndez, está

muy cerca; oíros porque el Plan" «META» tiene prevista una amplia reducción de efectivos que, también,

afecta a los puestos superiores del Ejército. Es probable que desaparezcan Capitanías Generales como las

de Granada, Valladolid y La Coruña; está prevista la eliminación de los Gobiernos Militares y de muchas

unidades tipo «brigada». Finalmente, otros no llegarán a tenientes generales porque, aunque al ascender a

general se pierde el Arma —infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros—, normalmente se guarda una

proporción en la procedencia para el escalafón inmediatamente superior. De tos actuales tenientes

generales hay tres que mantendrán el mando hasta bien entrado el año de 1985. Se trata de Juan Vicente

Izquierdo,. actual capitán general de Burgos (Vi Región Militar), cayo pase a la situación «B» se

producirá el 23 de marzo de 1985; Manuel Vallespin Gonzáiez-Valdés, capitán general de Valencia, que

pasará a la «B» el 28 de mayo de 1985, y José Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla, consejero del

Consejo Supremo de Justicia Militar, que suslituirá al frente de la Capitanía Generaí de Madrid a Rafael

Aliendesalazar y Urbina, quien se despide en la mañana de hoy de sus colaboradores.

Cambio en la Marina

En la Armada también se producirá un cambio prácticamente general. Pasan a la «B» el jefe del Apoyo

Logístico, almirante Díaz Deus; el jefe del CESEDEN {Centro de Estudios Superiores de la Defensa),

almirante Rubicalba Troncoso; el capitán general de la Zona Marítima del Estrecho, almirante Franco

González Llanos, y el de la Zona Marítima del Cantábrico, almirante Rey Díaz. Permanece hasta 1985 ei

capitán general de la Zona Marítima del Mediterráneo, almirante Liberal Lucira.

Probables

Volviendo ai Ejército de Tierra, es muy difícil prever quiénes serán los sustitutos de los que se van. Hay

algunos nombres que pueden considerarse «muy probables», como el del general Gustavo Urrutia Gracia,

que no tendría >jue retirarse hasta 1987. Otros «probables», por su edad relativamente joven, son

Fernando Rodríguez Ventosa, destinado en el Cuartal General de la JUJEM (Junta de Jefes de Estado

Mayor) y actual representante müi-tar en Ja OTAN; José Buhigues Gómez, destinado en la Escuela

Superior deí Ejército; Fernando Gautier Larrainzar, comandante general de Meliiia, o Domingo Jimenez

Rin-tord, segundo jefe de la Agrupación de Tropas de Bateares.

Hasta 1988

Estos generales podrían permanecer como tenientes generales hasta 1988, ai igual que oíros nacidos entre

1923 y 1924, a los que se puede considerar con las mismas probabilidades. .Entre éstos hay. que citar a

Ricardo Escribano Igarza, director de Personal del MASPE; Baldomero Hernández Carreras, subinspector

de Tropas y Servicios de Barcelona: Francisco Arráiz Torres, gobernador militar de Vizcaya; Julián

Martínez Simancas-Gercía, director de Persona! del Mando Superior de Apoyo Logísfico; Antonio

Fuertes Sintas, directo- de Materia´, del Mando Superior de Apoyo Logístico; Ángel Centeno Pére^,

gobernador militar de Asturias,; Antonia San Rindujo, gobernador militar de. Huesca; Luís Miranda

González, gobernador miírtór de Mallorca, y Antonio Leta Signara, gobernador militar de Madrid

Serra confía

La impresión que se expande por et Ministerio de Defensa es que Serra confía en buena medida en esta

nueva «generación militar», y es en ella en la que espera que ss haga realidad la reforma general del

Ejército prevista en el Plan «META». Es voluntad del ministro que las! FAS asuman junto at; incremento

de retribuciones para equipararse con ef resto de tos funcionarios civiles de la Administración la

reducción de sus cuadros y elec-tivos, con aplicaciones progresivas. Recientemente la agencia Efe daba

cómo generales de División irás pervertir a meato plazo los nombres de Urrutia Gracia, José Tena

Dávifa, Pedresa Sobral y Rodríguez Ventosa. Ante los cambios futuros proliferan últimamente noticias y

gtotoos sonda. Los hechos vendrán pronto.

Reforma militar

Narciso Serra viene fraoajarfdc -ampliamente en esta remodelación, sopesando historiales, actitudes,

prestigios. E! mundo militar se sabe, en este sentido, estudiado; analizado, sopesado, en momentos

cercanos de intensa transformación. Se piensa qué:los primeros meses de¡ ministro Serra han sido de

acomodo y aterrizaje hasta conocer y trenzar hiilos. Hasla ahora han sido meses de relaciones públícas;

ahora llega ei momento de ías decisiones de tes leyes, da los nombramientos. La reforma milítar del

Gobierno se inicia justo cuando una nueva generación llama a tas puertas de! más Alto Mando. Un

fenómeno sociológico de profundo significado e importancia para el futuro, que no esté pasando

inadvertido a los observadores y £ la misma familia militar. El general Ararnburu Topete &a incorporó

ayer a su despacho de ia Dirección General de la Guardia Civil, tras unos días de descanso en tierras de

Cataluña.

 

< Volver