Autor: Montánchez, Enrique. 
 Ayer tomó posesión el nuevo capitán general de Madrid. 
 Cinco tenientes generales arroparon en la ceremonia a Sáez de Tejada     
 
 Diario 16.    22/09/1983.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Diario 16/22 septiembre-83

NACIONAL

Ayer tomó posesión el nuevo capitán general de Madrid

Cinco tenientes generales arroparen en la ceremonia a Sáez de Tejada

Enrique MONTANCHEZ

Madrid — La toma de posesión de José María Sáez de Tejada como capitán general de la I Región Militar

fue acogida con expectación en el seno de ia familia militar. Hasta tal punto que cinco tenientes generales,

que anteriormente ocuparon ese cargo, «arroparon» al nuevo capitán general, quien pronunció unas

palabras muy significativas. A las doce del mediodía comenzó la ceremonia castrense, que tuvo su

primera parte en el exterior del palacio de Capitanía, en la madrileña calle Mayor, con la asistencia de los

jefes militares de la plaza de´ Madrid. El prestigio militar de Sáez de Tejada estuvo rubricado por la

presencia de los que fueron capitanes generales de Madrid durante la casi totalidad de la transición

política: Allendesala-zar, Arozamena, Quintana Lacaci, Campano y Alvarez-Arenas.

Profesional

El nuevo capitán general escuchó desde un podio el himno nacional y pasó revista a una batería del

Regimiento de Artillería, que a continuación desfiló ante la nueva autoridad militar. Ya en el interior del

edificio de Capitanía, en el salón del Trono y con la presencia de las autoridades militares y civiles de

Madrid, Sáez de Tejada pronunció un discurso que mantuvo en un tono estrictamente profesional y en el

que no hubo ninguna cita al ordenamiento constitucional. El jefe de la División Acorazada (DAC),

Prudencio Pedrosa Sobral, que ha estado desempeñando el mando accidental de la Capitanía de Madrid

como general más antiguo de la I Región, en una brevísima intervención dio la bienvenida al capitán

general.

Bandera

Sáez de Tejada manifestó en su discurso que el «factor humano» iba a constituir su principal dedicación.

«Son esos españoles —dijo— que, procedentes de la totalidad de nuestros pueblos, ofrecen un

comportamiento ejemplar para toda la comunidad nacional.» El teniente general se refirió más adelante a

la bandera y la unidad política, al señalar la unanimidad del compromiso de los jóvenes en la defensa de

España, «cuando con solemnidad lo hacen ante la única bandera que representa a la Patria, una, común,

indivisible y solidaria de todos». Sáez de Tejada quiso dejar claro en todos los pasajes de su discurso

que las Fuerzas Armadas han de moverse como una corporación profesional y que la sociedad no debe

desconfiar de ia institución militar, que está a la altura de lo que la España de hoy exige.

Confianza

Hizo una referencia indirecta a los últimos sucesos castrenses, al señalar que «la España de los cuarteles,

que yo he vivido y conozco, puede empañarse con actitudes aisladas que no deben afectar a la unidad y a

la confianza en la institución». Pidió a todos los escalones bajo su mando que mantuviesen "el mismo

comportamiento que hasta ahora, porque «pueden verse entorpecidos por dificultades de todo tipo,

algunas muy serias».

 

< Volver