Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
   27-O: cuatro reos esperan     
 
 Diario 16.    22/09/1983.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ANALISIS

27-0

Cuatro reos esperan

Fernando Remlein

Dos coroneles v un teniente coronel en prisión — los hermanos Crespo Cuspinera y Luis Muñoz— y un

teniente coronel en libertad provisional —Manuel Fernández Hidalgo— esperan para ser juzgados en

breve por el delito de conspiración para la rebelión. Ei sumarióla tardado casi un año en cerrarse y la fase

de plenario está en marcha. El juicio se acerca inexorablemente, y los juicios, cuando se esperan desde

dentro de la cárcel, provocan no pocas cavilaciones a los reos. Sobre todo cuando el traído y llevado 27-0

está tan plagado de zonas oscuras. Para unos se trató de sacar a la luz a destiempo, por parte de la

Administración de UCD, un tema que podía haber sido descubierto antes a tenor de las investigaciones de

los servicios secretos. Por otra parte no faltan quienes consideran que el cerebro golpista, un tanto

acosado, quiso dejar que se descubriese una parte de su conspiración, para que no se llegase al fondo de

toda •la trama. Sea como ruere, estos cuatro «superhombres», según se desprende de todo lo actuado,

preparaban un golpe de Estado con participación de unidades, comandos de obediencia ciega, carros de

combate, artillería y un extremecedor etcétera. Eso, ciaroestá, no se lo ha creído nadie, como tantas veces

se ha dicho. Y los implicados ¡o saben. De ahí que con el juicio en puertas, hayan dado un grito de

atención, Algo así como un «¡ojo! señores que estamos dispuestos a tirar de la manta». En los últimos

días, más de cincuenta jefes y oficiales nan recibido citaciones para´declarar cono testigos ante el juez

militar. Aigunos de ellos tenían casi olvidado ei tema. V parece ser que se pusieron un tanto pálidos ai

recibir la citación en sus respectivos despachos. Y algunos civiles también parecen estar nerviosos. ¿Con

qué dinero se organiza una conspiración que cuenta con comandos «civiles» de obediencia ciega? Y de

eso se ha hablado poco. Pudiera darse el caso de que los detenidos, si no ven claro su futuro —y parece

que se tes presenta más in-´ cierto que a Witiza su reinado— se dediquen a levantar !a liebre. Y están en

su derecho. El tema del 27-O va a dar todavía mucho qu? hablar. Ojalá que todo s>" quede en palabras.

 

< Volver