El triunfo del centro-derecha provoca provoca el tercer fracaso socialista en eleciones autonómicas  :   
 Galicia se une al País Vasco y Cataluña en su rechazo al PSOE. Importante resultado de Coalición Galega, que se sitúa como tercera fuerza. 
 ABC.    25/11/1985.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El triunfo del centro-derecha provoca el tercer fracaso socialista en elecciones autonómicas

Galicia se une al País Vasco y Cataluña en su rechazo al PSOE

Importante resultado de Coalición Galega, que se sitúa como tercera fuerza

Madrid

Coalición Popular ha vencido con holgura en las elecciones para el Parlamento Gallego que se celebraron

ayer, y se situó al borde de la mayoría absoluta con un resultado provisional, tras el noventa por ciento del

escrutinio, de treinta y cuatro a treinta y cinco escaños. A considerable distancia se situó el PSOE, con

veintidós parlamentarios, mientras que surgió con fuerza Coalición Galega con once diputados probables.

La participación, de casi el 60 por 100, fue superior a la esperada en una región con gran tradición

abstencionista, en unas elecciones a las que se ha prestado especial importancia ante las próximas

generales.

Con el porcentaje señalado, el resto de los escaños por adjudicar corresponderían a Esquerda Galega (dos

o tres) y Bloque Nacional Galego (uno). Partidos como el CDS de Ado4fo Suárez y los Partidos

Comunistas de Iglesias y Carrillo, que se presentaban por separado, han quedado fuera del Parlamento de

Galicia.

Las primeras noticias sobre el resultado estuvieron rodeadas de confusión. Así, el sondeo del Ministerio

del Interior, realizado en mesas consideradas «claves», avanzaba hacia las diez de la noche que Coalición

Popular lograría treinta y dos escaños, por veintitrés del PSOE, once de Coalición Gallega, cuatro de

Esquerda Galega y uno del Bloque Nacionalista. Estos fueron confirmados posteriormente, con tono

ligeramente triunfalista, por el propio vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra. Sin embargo, según

avanzaba el escrutinio se confirmaba que Coalición Popular se movía en una banda

cercana a la mayoría absoluta, situada en los treinta y seis escaños, a falta de contabilizar el voto por

correo procedente de la emigración (unos trece mil).

La primera impresión de las elecciones es, por tanto, que con toda probabilidad repetirá mandato el actual

presidente de la Junta de Galicia, Gerardo Fernández Albor aunque para ello tendrá que hacerlo

probablemente desde el pacto (o la no beligerancia) de alguna fuerza política, por tener sólo la minoría

mayoritaria. Coalición Gallega ha asegurado en ese sentido que no impedirá la «gobernabilidad de

Galicia».

Además, por tercera vez consecutiva, las fuerzas políticas situadas en el espectro de centro y derecha -en

este caso las dos Coaliciones- han vencido arrolladoramente al PSOE, batido tras las elecciones de las tres

autonomías históricas: Cataluña, País Vasco y, ahora, Galicia.

La jornada electoral se desarrolló sin incidentes. Todos los políticos gallegos, y especialmente los

candidatos a la Presidencia de !a Junta, votaron por la mañana para fomentar la participación.

Los resultados de estas elecciones desbordan el ámbito de la autonomía, como han coincidido en señalar

los representantes políticos y suponen un importante «test» para las próximas elecciones generales.

Las lecturas de los diferentes partidos se acomodaron a los resultados, y todos aseguraron que su avance

había sido significativo. El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, dijo que «se había consolidado

el bipartidismo», mientras que para Miguel Roca se había demostrado justo lo contrario. Por su parte,

Fernández Albor confiaba en sus posibilidades de Gobierno y apuntaba que el centro derecha había

logrado derrotar al PSOE.

 

< Volver