Autor: Sentís, José A.. 
   El final de las elecciones gallegas coincide con la precampaña de las generales  :   
 Ayer aparecieron los primeros carteles con la llamada "Fraga 86". 
 ABC.    26/11/1985.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El final de las elecciones gallegas coincide con la precampaña de las generales

Ayer aparecieron los primeros carteles con la llamada «Fraga 86»

Madrid. José A. Sentís

El último tramo de las elecciones gallegas se ha solapado con el comienzo de la precampaña para las

próximas elecciones generales, con la aparición de carteles y pancartas en varias ciudades con el lema

«Fraga 86». El presidente de AP parece decidido a realizar una amplia precampaña, tal y como durante

varios meses hizo en Galicia, ante un calendario electoral que se precipita. Los resultados en la

Comunidad gallega parecen haber dejado la situación política en posición de «tablas», aunque algunas

extrapolaciones priman al proyecto reformista. El resultado de Coalición Popular permite que mantenga

sus expectativas, mientras que el PSOE concibe que el panorama político que le beneficia se encuentra

estabilizado.

En una operación previamente calculada, los partidarios de Coalición Popular han aguardado apenas a la

votación en Galicia para esparcir su mensaje para las elecciones generales. Se desvela así una más que

probablemente tensa precampaña (que puede culminar hacia el mes de junio del próximo año)

personalizada en e! jefe de filas de la oposición.

Los estrategas de su partido pueden recordar tal vez que la imagen de Manuel Fraga nunca ha sido el gran

cartel electoral de los conservadores. Primero se vio subsumido entre los «siete magníficos». Después se

despersonalizó en la efímera Coalición Democrática, y posteriormente patrocinó, ya con más éxito, la

Coalición Popular.

Ahora el lema es «Fraga 86», que recuerda como Adolfo Suárez venció monopolizando los carteles de su

partido en 1977 y 1979 y Felipe González (después de un cierto anonimato en las primeras elecciones

democráticas) lo hizo con su famoso cartel sobre fondo color cielo en el 82.

Para los competidores, las elecciones gallegas han supuesto una prórroga en sus esperanzas. El PSOE

echó prácticamente toda la carne en el asador gallego, con un mensaje electoral cargado de agresividad

(tal vez recordando sus dorados tiempos de la oposición a todo).

Con esto, y con la absorción de la cuota parte del voto de centro izquierda que correspondió a la

desaparecida UCD, tos socialistas se han mantenido como segunda fuerza en Galicia.

De este voto ex ucedista se ha beneficiado, por encima del resto de las fuerzas políticas, Coalición

Gallega. El mayor problema del análisis de los resultados de Galicia reside precisamente en saber qué

parte corresponde a una opción nacionalista moderada, inspirada en el centrismo, y cuál apoya de hecho a

un proyecto reformista como el que Roca impulsa.

Sí parece demostrado que los «coagas» realizaron una campaña inteligente, apoyada por un candidato

presentable.

Tampoco fue competencia Adolfo Suárez, que puede comenzar a meditar sobre si es posible mantener

una fuerza política con su sólo impulso personal, con tanto entusiasmo como falta de medios humanos y

materiales.

 

< Volver