Autor: Marín López, Carmen (KARMENTXU). 
 El 28 de octubre, elecciones legislativas. 
 Las leyes del aborto y contra la violencia sexual, prioritarias para los comunistas     
 
 El País.    05/10/1982.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Las leyes del aborto y contra la violencia sexual, prioritarias para los comunistas

KARMENTXU MARÍN, Madrid

El Partido Comunista de España (PCE) defiende la discriminación positiva a favor de la mujer en las

normas legales establecidas en la Constitución; la aprobación de leyes de regulación voluntaria del

embarazo, adopción y protección para la madre soltera y otra contra la violencia sexual; un código

antisexista en la publicidad; formación profesional específica para mujeres y una regulación del servicio

doméstico, según explicó ayer Carmen Roney, responsable de la comisión de la mujer del Comité Central

del PCE.

Los comunistas centran sus propuestas sobre la mujer en la posibilidad de que ésta viva la maternidad "de

un modo responsable y libre", por lo que encuentran la prevención anticonceptiva, protección a la

maternidad y erradicación del aborto clandestino como marco de la ley de regulación voluntaria del

embarazo. "Los comunistas no somos proabortistas", dijo Carmen Roney, "pero entendemos que los

300.000 abortos clandestinos anuales en España son un hecho al que hay que dar salida y ante el que no

podemos quedarnos callados". El PCE solicitará el indulto personal para todas las mujeres y hombres que

hayan sido condenados en causas de aborto, según las responsables de la comisión de la mujer.

Carmen Roney hizo balance de algunas leyes que se han ido aprobando con el apoyo comunista, como la

despenalización de los anticonceptivos, la no discriminación en el empleo por razón de sexo o estado

civil, contemplada en el Estatuto de los Trabajadores; el cambio en la regulación de la filiación, patria

potestad y régimen económico del matrimonio o la ley de divorcio. Seguidamente explicó la necesidad

que los comunistas ven en la aprobación de una ley contra la violencia sexual, que contemple delitos

específicos y que obligue a modificar en este sentido el Código Penal, "anacrónico y ofensivo para la

dignidad de la mujer", y una ley de protección de la infancia.

La posibilidad de que se apruebe un código antisexista para acabar con el papel que se le asigna a la

mujer en la publicidad figura también en el programa electoral comunista. A juicio de sus responsables,

se trata de evitar que la publicidad siga valorando exclusivamente a la mujer en unos planos consumistas

o eróticos.

En las iniciativas del PCE sobre el trabajo figuran el programa de fomento del primer empleo para

mujeres con cargas familiares, sea cual sea su situación civil; la formación profesional específica y

diversificada, "sin encaminarla exclusivamente hacia actividades como la peluquería o el corte y

confección" y la modificación de la legislación sobre trabajos prohibidos a la mujer por nocturnos, insa-

lubres, penosos o peligrosos.

Los comunistas apoyan la supresión del concepto "cabeza de familia", el reingreso automático en el

trabajo tras excedencias por maternidad y la creación de una comisión de control de las anteriores

medidas.

 

< Volver