Elecciones 82. Tertulia electoral en ABC. Pérez-Llorca advirtió sobre los peligroa del "complejo de Almanzor" en nuestra política con Marruecos. 
 Los partidos, contra la utilización del Ejército para fines político     
 
 ABC.    17/10/1982.  Página: 35-36. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

Tertulia electoral

Pérez-Llorca advirtió sobre los peligros del «complejo de Almanzor» en nuestra política con Marruecos

Los partidos, contra la utilización del Ejército para fines políticos

Los grandes temas de nuestra política exterior —el debate atlántico, el proceso de integración en el

Mercado Común y el contencioso del Peñón— junto con la necesidad de establecer una auténtica

comunicación entre la sociedad civil y el estamento militar, centraron el diálogo en la quinta tertulia sobre

Política Exterior y Defensa celebrada en la biblioteca de A B C. Estuvo ausente en este debate,

clarificador y, en ocasiones, apasionado, el representante del PSOE, Manuel Marín, quien en el último

momento no pudo asistir a causa de un percance de tráfico cuando venía a A B C, según nos comunicó su

partido.

Nuestra pertenencia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) provocó las primeras

polémicas en la Mesa sobre las posturas defendidas en los programas electorales. Josep Pujadas, en

representación del CDS, aseguró que no es, como pretende UCD, que haya un bloque, «Desde mi

perspectiva es bien obvio que hay dos bloques, Este y Oeste.» Al mismo tiempo criticó lo que son ideas

erróneas de AP af enjuiciar las relaciones Ejército-Sociedad. Ni los civiles son golpistas —señaló— ni

todos los militares, tampoco. Si la sociedad civil no se divide, tampoco se dividirá el Ejército. José Luis

Buhigas, del PCE, subrayó que la cuestión de la OTAN es un tema clave que requeriría todo un debate

especial. Al mismo tiempo insistió en que la neutralidad no es una utopía. «O estamos en condiciones de

defendernos —manifestó— no podremos esperar la ayuda de un aliado.» Argumentó su exposición con la

crisis de las Malvinas y las lecciones políticas que han podido deducirse del enfrentamiento británico-

argentino.

LA POLÉMICA DE LOS BLOQUES

José Pedro Pérez-Llorca, ministro de Asuntos Exteriores, razonó la política defendida por UCD durante el

debate suscitado en el Congreso de los Diputados sobre nuestra adhesión a la Alianza Atlántica. Refutó

las tesis de Pujadas y señaló que soto hay un bloque, el bloque soviético, dominante y hegemónico, con

una doctrina de soberanía limitada. Otra cosa muy distinta es la Alianza Atlántica. Rechazó, al mismo

tiempo, las argumentaciones de) representante del PCE sobre el supuesto escaso debate parlamentario.

Ningún tema, como el de la OTAN, ha sido tratado tan ampliamente, destacó. Recordó, además, que el

debate parlamentario se prolongó durante doce días. «Comprendo —subrayó— que se defienda la

neutralidad armada, pero ha habido países neutrales cuya neutralidad no fue aceptada.»

El representante del CDS centró de nuevo el debate en los temas de Defensa y advirtió sobre los intentos

de generalizar el tema de los militares. La postura defendida por el PCE se basó, igualmente, en la

desviación que supone !a utilización del Ejército con fines políticos, como en Polonia. «Librémonos de la

ins-trumentalización del Ejército.» De nuevo, e! CDS criticó (as posiciones de UCD al señalar que existen

dos bloques, y que si estaba de acuerdo en aceptar la existencia de una soberanía limitada en el Este, el

mismo principio, por diferentes causas, se podía aplicar a todos los Estados.

A continuación, los representantes del PCE y la coalición AP-PDP polemizaron sobre la crisis polaca y

sus antecedentes inmediatos. Buhigas estuvo de acuerdo en calificar de aberración la utilización política

del Ejército en el sistema comunista, pero, al mismo tiempo, negó que las Fuerzas Armadas polacas hayan

provocado la actual crisis. Arespacochaga rechazó, a su vez, las criticas del PCE sobre la responsabilidad

de ¡os sindicatos independientes en la actual crisis y culpó a los vicios del sistema y la ineptitud de los

gobernantes de Varsovia como ios desencadenantes de este conflicto en Europa oriental. De nuevo volvió

a tomar la palabra el representante del PCE para señalar las irregularidades parlamentarias en el tema de

las bases. El Gobierno —dijo— pidió una prórroga para solicitar de nuevo a los siete meses de esta

concesión que se ratificara el Acuerdo con Estados Unidos.

INTEGRACIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA EN LA CEE

El representante de la coalición AP-PDP aludió de nuevo a las argumentaciones del PCE sobre Polonia.

El deterioro en la nación polaca —dijo— se ha producido por la existencia de un régimen que no tiene

inconveniente en utilizar al Ejército. En España el desdichado asalto al Congreso de los Diputados no

puso en jaque a la democracia. Las Fuerzas Armadas han sido siempre democráticas. En verdad —

señale—, cuando las Fuerzas Armadas no son democráticas se impone la fuerza de las armas.

Seguidamente, los representantes del PCE y UCD se pronunciaron sobre el proceso de integración en el

aparato militar de la Alianza Atlántica. Buhigas lamentó la ausencia socialista antes de señalar que es

falso que e! PSOE sea contrario a la adhesión de España a la Alianza Atlántica. Simplemente —destacó—

quieren congelar la integración militar. Por su parte, Pérez-Llorca insistió en destacar que la Alianza es un

organismo que se adapta a las necesidades de cada país. En el caso de España se debe proceder con pasos

claros. Nuestra integración debe ser a la española y lentamente negociada.

La negociación para nuestra adhesión a la CEE centró de nuevo el debate y abrió un turno de

intervenciones sobre (os dos grandes temas, Mercado Común y Gibraltar, pendientes de esta última

legislatura. Pujadas dijo que no puede haber una integración política y no económica. Las dificultades en

la CEE no deben obstaculizar el proceso negociador. Habría que ver —dijo— hasta qué punto nuestra

adhesión a la OTAN puede influir en la marcha de la negociación con la CEE. En cuanto a la apertura de

la verja de Gibraltar dijo que no debería de producirse sin contraprestaciones.

LOS PELIGROS DE LA ADHESIÓN ATIPICA

Pérez-Llorca fue bien claro en el tema de la negociación con la CEE y expresó su tajante oposición a la

idea de una Europa de dos velocidades. Esta idea de la «adhesión atípica» es peligrosa. Hoy por hoy se

trata de una negociación típica en plano de igualdad, que ya tiene cerrados varios capítulos de la

integración. Respecto a Gibraltar destacó que la apertura de la verja debe coincidir con el establecimiento

de una negociación. El tema de Gibraltar tiene que estar presente en cada decisión de nuestra política

exterior, manifestó. Se debe buscar el momento políticamente oportuno para la apertura de la verja, pero

consideró que nuestra integración en la OTAN y la CEE contribuirá de una manera decisiva a una

solución a largo plazo. Por último, Arespacochaga abogó decididamente por una completa integración de

España en la CEE, pero censuró a UCD por no haber utilizado todas nuestras posibilidades. Hay que jugar

—manifestó— con todas las bazas.

Nuestras relaciones con Iberoamérica motivaron una intervención conjunta de todos los miembros de la

Mesa. Es un activo —dijo Pérez-Llorca— de nuestra política exterior que se ha conservado bien. Dentro

del acuerdo unánime sobre la importancia de estas relaciones, los representantes de CDS y AP-PDP

discreparon sobre la cooperación por encima de las situaciones políticas. Pujadas se pronunció por un

estrechamiento de las relaciones con las naciones democráticas, mientras que Arespacochaga puntualizó

que no se puede establecer una cooperación en base a procesos accidentales.

EL DIALOGO SOCIEDAD-FUERZAS ARMADAS

La unión entre el pueblo y el Ejército despertó las intervenciones más apasionadas y rotundas de este

quinto debate. Arespacochaga dijo que debemos dejar en paz al Ejército, que es plenamente

constitucional. No debemos de azuzarle. Respecto al diálogo Pueblo-Fuerzas Armadas consideró que

ambos son culpables de la falta de comunicación. Pérez-Llorca reconoció que UCD es consciente de la

importancia radical de esta comunicación. Buhigas alabó la profesionalidad del Ejército, haciendo

especial hincapié en la Marina. Criticó duramente, al mismo tiempo, la visión tercermundista del PSOE

en algunos temas de defensa, con especial incidencia en las cuestiones que atañen a la Marina. Pujadas

destacó, por último, que la culpa de la incomunicación es de todos, y que los militares no deben estar al

margen porque la democracia es participación. El Ejército nunca es tan pueblo como en una democracia.

De nuevo, los representantes de AP-PDP y CDS polemizaron sobre el papel del Ejército. Arespacochaga

insistió en que hay que dejar en paz a las Fuerzas Armadas, que han pagado con sangre la transición.

«Respetemos su sensibilidad, porque han realizado la mayor contribución a la transición.» Pujadas

rechazó estos argumentos y manifestó, con datos que expuso, que también se han producido asesinatos de

civiles en estos años. Todos los ponentes se manifestaron a favor de reformas en la legislación militar

para ponerla al día.

SIN SOLUCIÓN INMEDIATA EN GIBRALTAR

Buhigas expuso seguidamente la postura del PCE sobre el programa FACA. El F-18 es un avión bien

elegido —dijo—, pero que no cumple todas las misiones del mando táctico. Se deberían sentar las bases

de un programa español que sea operativo en la década de los noventa.

De nuevo, Pérez-Llorca intervino para manifestar que se confunden continuamente temas al tratar la

cuestión atlántica. «La decisión, que responde al interés nacional, está bien tomada.» El tema atlántico

ayuda al Mercado Común, dijo, «y no acepto que sea una decisión mala y equivocada; en todo caso, el

Mercado Común no puede cambiarse como un cromo con la Alianza Atlántica».

El debate —un diálogo esclarecedor sobre los temas que han supuesto el final de nuestro aislamiento,

según resumió el moderador, Antonio Garrigues— finalizó con una especial referencia a la política en el

norte de África. «Me parece muy grave —destacó Pérez-Llorca— que se diga que tenemos un conflicto

abierto con Marruecos; debemos de olvidar el "complejo de Afmanzor" en nuestra política con Rabat.»

La mesa

JOSÉ PEDRO PEREZ-LLORCA RODRIGO (Cádiz, 30-11-1940). Diplomático. Letrado de las Cortes.

Ministro de Asuntos Exteriores. Ha sido presidente del Grupo Parlamentario de UCD. Se presenta al

Congreso por Madrid, en las listas de UCD, con el número cuatro.

JOSEP PUJADAS DOMINGO (Barcelona, 6-4-1931). Abogado. Profesor Mercantil. Es presidente del

CDS en Barcelona, por cuya circunscripción se presenta como candidato al Congreso con el número dos

de la lista.

JUAN DE ARESPACOCHAGA Y FELIPE (Madrid, 1920). Ingeniero de Caminos y licenciado en

Ciencias Económicas. Ex alcalde de Madrid. Se presenta como candidato al Senado, con el número uno,

en la lista de AP-PDP de Madrid.

JOSÉ LUIS BUHIGAS (Pontevedra, 20-12-45). Abogado. Ha sido jurídico de la Armada. Es actualmente

responsable de la Comisión de Defensa del Comité Central del PCE.

NOTA: La Mesa sufrió tres cambios sobre lo previsto. Horas antes de la tertulia, AP-PDP nos anunció la

sustitución de Verstrynge por Arespacochaga y el PCE (a de Simón Sánchez Montero por José Luis

Buhigas. Media hora después de la prevista para iniciar el coloquio, el PSOE nos comunicaba que su

representante, Manuel Marín, había padecido una avería en su vehículo viajando hacia Madrid, que le

impedía llegar a la tertulia. Es justo resaltar que, ante esta ausencia, el moderador, Antonio Garrigues

Walker, leyó sucintamente el programa socialista en cuanto a los temas en debate y que ninguno de los

ponentes quiso criticarlo, por cortesía, ante la imposibilidad de defensa del PSOE

 

< Volver