Autor: R. O.. 
   Cadena postal contra el divorcio     
 
 Pueblo.    05/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

«CADENA POSTAL» CONTRA EL DIVORCIO

Señor director:

En PUEBLO del día 24 del pasado mes de enero, y en la página 11, me entero de que por la

Confederación de Padres de Familia, que dirige el padre Bidagor, S. J., se ha puesto en movimiento en

Madrid tina campaña que consiste en una cadena postal, y cuyo contenido final es tratar de demostrar que

en España somos contrarios a la implantación del divorcio.

Él sistema me parece de un gran chauvanismo, pues me recuerda aquellas célebres «cadenas» tan

condenadas por nuestra Iglesia, y que comenzaban, poco mas o menos, así: «La Virgen te lo premiará...».

«A Fulanito que no lo hizo, se le incendió la casa..:»», etcétera.

Es muy de lamentar que en un país donde nos decimos «eminentemente católico», aunque la realidad sea

muy otra, grupos minoritarios intenten poner freno a la legalización del divorcio, alegando

«indisolubilidad», «ley masónica», etc. y sienten verdadero pánico al pensar que un día no muy lejano,

este «pecado» acabe siendo legalizado en España, como anteriormente lo fue en Italia y Portugal Cito

estos paises, porque además de ser latinos, tenemos mucho en común, y en ninguno de los dos se han

rasgado la? Vestiduras; es más, consideró que nos hüri"dádo un ejemplo de civismo, porque con la

implantación de dicha ley han permitido que muchos .matrimonios rotos pudieran rehacer sus vidas o, por

lo menos, legalizarse ante la sociedad, y esto, jypy en tender, si que es hacer cristianismo. Lo contrario es

tratar de que continúen marginados los cada vez más numerosos matrimonios que se equivocaron. ;

Cuándo dejaremos de ver diablos en las parejas separadas? ¿Acaso no merecerían el perdón del mismo

Jesucristo? ;,No son merecedores de perdón los sacerdotes o religiosos que eligieron libremente su

vocación y abandonaron el sacerdocio para contraer nupcias matrimoniales? ¿Se podría llamar a esto

divorcio?

Les diría muchas otras cosas a estos grupos de «santones», pero ya lo dice muy claramente doña Ana

María Pérez del Campo, y también en muchísimas ocasiones mas el conocido y popular padre Antonio

Aradillas.

Por mi parte, tan sólo añadiré que todos haríamos más apostolado y nos sentiríamos más cerca de Dios si

nos ocupásemos de cosas más importantes, que las hay, dentro del seno de la gran familia cristiana, como

puede ser el adoptar el sistema alemán para que mediante la imposición de cuotas a todos aquellos que se

consideren católicos, permitiese el que nuestra Iglesia y su clero no tuvieran que depender del Estado,

Así, si que demostrariamos verdadera fe.

Agradeciéndole su publicación quedo atto.

R. O,

D. N I., numero 20.652732 MADRID

 

< Volver