Autor: Soriano, Manuel. 
 Exclusiva D16: informa del Consejo de Ministros (I). 
 Divorcio sólo para separados, según el Gobierno     
 
 Diario 16.    19/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Diario 16/19-septiembre

Exclusiva DI6: Informe del Consejo de Ministros (I)

Divorcio sólo para separados, según el Gobierno

Manuel Soriano

MADRID, 19(D16).-E1 divorcio que el Gobierno y UCD pretenden implantar en España exigirá la previa

separación de los cónyuges durante un tiempo que oscilará entre uno y siete años, según las causas que

motiven su petición. • Este criterio y el de regular la disolución del matrimonio a través de la reforma del

Código Civil son ´ ejes fundamentales de la alternativa escogida por el Gobierno, según el informe del

Ministerio de Justicia aprobado en el último Consejo de Ministros, y al que tuvo acceso D16.

En; el informe, titulado «La reforma del régimen matrimonial del Código Civil y regulación legal del

divorcio»., sé establecen cinco causas para conseguir el divorcio:

Causas

1.a El transcurso de un año desde la firmeza de la ´ sentencia de separación matrimonial, o el de tres años

si lo pidiese el cónyuge expresamente declarado culpable de tal sentencia. , _2.a El transcurso de dos años

desde la fecha de la sentencia dictada por cualquiera de las dos causas siguientes: a) por mutuo

consentimiento de los cónyuges a petición conjunta de ambos, y b) a petición de uno solo de los

cónyuges, por causas que supongan imputación de culpabilidad para el otro y con el asentimiento de éste.

3í El transcurso de tres años ininterrumpidos desde la separación de hecho libremente consentida.

4.a La separación de hecho, prolongada durante cinco años, provocada unilateralmente por uno de los

cónyuges, si el divorcio lo pidiere el otro, o si el autor de ¡a separación acredita que cuando se separó

concurría a su favor las siguientes causas: a) el abandono injustificado del hogar conyugal;- b) el adulterio

o las relaciones homosexuales; c) la condena de privación de libertad por tiempo superior a tres años; d)

el´-incumplimiento grave por uno de los .cónyuges de cualquiera de los , deberes que el matrimonio le

impone respecto al otro o de los hijos, y e) el alcoholismo, el hábito en el curso de drogas, la enfermedad

mental y -cualquier otro hecho grave, siempre que hagan difícil la vida en común.

5.a La separación de hecho durante siete años ininterrumpidos provocada unilateralmente por uno de los

cónyuges, aun cuándo el demandante no pruebe la justa causa aludida en el párrafo anterior, salvo que el

divorcio ocasione perjuicios de excepcional gravedad al otro cónyuge.

Previa separación

La previa separación podrá decretarse a petición conjunta de los cónyuges,quienes presentarán .un

convenio regulador de´ la separación para su aprobación por el juez, salvo que éste lo considere

perjudicial para los hijos menores o incapacitados.

También podrá decretarse la separación previa por causa legitima a petición del cónyuge a quien ésta no

sea imputable (abandono del hogar, adulterio, condena superior a tres años, abandono grave de los

deberes recíprocos o para con los hijos, alcoholismo, hábito en el uso de drogas, enfermedad mental y

Hechos graves que haga difícil y penosa la vida en común.

Tesis causal

E! informe del Ministerio de Justicia estudia las tres tesis que sobre el divorcio maneja el derecho

comparado: 1) El divorcio como un derecho o potestad del cónyuge inocente, gravemente agraviado por

sustanciales infracciones de deberes derivados de la relación conyugal («sanción»).

2) El divorcio como un derecho derivado de la frustración de la función social del matrimonio como

institución («causal») y

3) Eldivorcio como un derecho de toda persona, nacida y derivada de su libre y espontánea voluntad

(«consensúa!»).

El Ministerio de Justicia ha buscado su fuente de inspiración en la segunda de las tesis anteriores, para

regular el divorcio en España.

«De acuerdo con ella —dice el informe, al que tuvo acceso Ejl6— se parte de la idea de que el

matrimonio es una institución fundamental y básica dentro de la vida social y de la idea de que es

conveniente dotarla de las características de estabilidad y permanencia.»

No mantener apariencias

«Ello ha llevado a rechazar —se añade— las tesis extremas del divorcio en virtud de simple voluntad

unilateral de cualquiera de los cónyuges o de derecho individual, y a rechazar también que el divorcio

puede ser consecuencia de cualquier actuación improvisada, impremeditada u obra de la volubilidad o

versatilidad.»

La filosofía que inspira al Gobierno la regulación del divorcio se basa en la idea de que «al Estado y al

ordenamiento jurídico no le interesa continuar manteniendo, como matrimonio, lo que en la realidad no es

ya más que una apariencia de tal».

Si el matrimonio formalmente, subsistente ha dejado de cumplir sus finalidades, el. Estado decreta la

sobrevenida inexistencia,-porque su perseveración: es únicamente una fuente de conflictos, observa él

informe.

Atendiendo a estas razones -agrega—, el divorcio «viene a ser el final de una situación en la que se puede

considerar razonablemente la imposibilidad de recuperar el matrimonio como tal. Y ello se funda, de la

manera lo más objetiva posible, en una separación prolongada. Los plazos se escalonan según el origen de

esta separación».

Por tanto, la tesis escogida por el Gobierno,(«quiebra» o «causal») presupone siempre la previa

separación de los cónyuges, bien de hecho,, bien decretada judicialmente, variando tan sólo los plazos de

esta separación-distintos según las causas que la motive— para solicitar el subsiguiente divorcio.

Adoptado e! divorcio «causal», cabe una doble opción: a) que el juez se limite a constatar la

irreversibilidad de la ruptura matrimonial—sistema anglosajón—; o b) la enumeración de supuestos que

pueden dar lugar a la-disolución. Este último es el criterio seguido por el Gobierno.

Consecuencias del divorcio

El anteproyecto prevé el mutuo deber de los cónyuges a la prestación en forma de capital o pensión

periódica, disfrute de uno de ellos de la Vivienda y casación automática de cualquier forma de comunidad

económica matrimonial.

Los padres tendrán el deber de asistir moral y económicamente a sus hijos; quedarán al cuidado del padre

o de la madre, según sentencia del juez y tendrá carácter prioritario la atención a ellos y la tutela de sus

intereses, así como la audiencia a los que son mayores de diez años.

 

< Volver