Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes españolas. 
 Se crea un cuerpo de profesores adjuntos de universidad, al que podrán incorporarse los actuales mediante concurso restringido  :   
 La Comisión de Hacienda dejó dictaminado ayer el proyecto de ley sobre modificación del régimen del seguro de crédito a la exportación. 
 ABC.    19/06/1970.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 19. 

ABC. VIERNES 19 DE JUNIO DE 1970. EDICIÓN DE IA MAÑANA. PAG. 29.

CORTES ESPAÑOLAS

SE CREA UN CUERPO DE PROFESORES ADJUNTOS DE UNIVERSIDAD, AL QUE PODRAN

INCORPORARSE LOS ACTUALES MEDIANTE CONCURSO RESTRINGIDO

La Comisión de Hacienda dejó dictaminado ayer el proyecto de ley sobre modificación del régimen del

seguro de crédito a la exportación

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) No es que los miembros de la

Comisión de Educación, encariñados con el proyecto de ley que traen entre manos, desde hace dos meses

y medio, se aferren ahora a él, cuando solo van quedando las últimas disposiciones transitorias y

adicionales, para que los debates continúen todavía unas semanas más. No. Lo que ocurre realmente es

qué, como dijo recientemente el procurador señor Suáres González (don Fernando), cada una de tos

disposiciones transitorias que añora se contemplan, por referirse a situaciones existentes y a, derechos

adquiridos, constituye un verdadero "avispero"—fueron sus palabras—, que plantea problemas amplios y

complejos, en los que son muchas las voces que quieren dejarse oír y muchos los aspectos a considerar,

en el lógico deseo de no perjudicar a nadie.

Los debates de la jornada de ayer—doble jornada de mañana y tarde—adquirieron la mayor tensión

dialéctica al abordarse la disposición transitoria séptima, que sé refiere a la incorporación de los actuales

profesores adjuntos dé la Universidad al nuevo Cuerpo que para ellos crea la ley.

Una Intervención de don Fernando Suárez originó numerosas réplicas—alguna incluso airada, aunque los

malos humores pasaron rápidamente—al afirmar que, en su opinión, el profesor adjunto ha venido siendo

hasta ahora, en muchas ocasiones, un alumno distinguido que gozaba de la confianza del catedrático;

"muchas convocatorias de adjuntos se han resuelto —agregó—con un candidato único"; leyó una lista de

adjuntos de una Facultad para subrayar que la mayoría eran hijos de catedráticos; señaló que no culpaba a

nadie más que al sistema y reconoció que, posiblemente, de haberse visto é1 en las mismas circunstancias

hubiera procedido igual. Pero afirmó, rotundamente, que no le parecía bien que una situación anterior se

tomara como base para convertirla en vitalicia. "Un concurso restringido entre quienes están en una

situación determinada, sin haber accedido a ella en concurrencia con otras personas que hubieran querido

concurrir, es un privilegio, un beneficio y una ventaja." Afirmó que las disposiciones transitorias sólo

deben consagrar los derechos adquiridos, y los derechos adquiridos de los adjuntos sólo alcanzan a cuatro

años. Hacerles vitalicios por un concurso restrictivo es un privilegio que vulnera la igualdad de derechos

de los españoles. Terminó señalando que no discutía, en modo alguno, los méritos de los adjuntos, sino

las consecuencias innegables del planteamiento anterior.

Inmediatamente se alzaron numerosas voces en defensa y elogio de los adjuntos. El señor Mayor

Zaragoza, rector de la Universidad de Granada, pedía que no se contemplaran las situaciones extremas; si

hay algún profesor adjunto qué accedió por cauces anormales, hay 1.800 adjuntos qué merecen, en su

inmensa mayoría, todos los respetos y consideraciones. "Respetemos la vocación de la mayoría y no la

anécdota de la minoría; muchísimos profesores adjuntos llevan años de abnegación y sacrificio, viviendo

es la esperanza de lo que ésta ley viene a concederles ahora en justicia.» Subrayó el señor Asís Garrote,

que en la Facultad de Derecho de Madrid de cien horas lectivas sólo trece eran impartidas por

catedráticos, gravitando el resto sobre los profesores adjuntos, a los que ahora se trata de poner en tela de

juicio, y prestó su apoyo absoluto y total al texto de la Ponencia.

El señor Filgueira Valverde puso de relieve que nada tiene de particular que existan verdaderas dinastías

de catedráticos gloriosos, que se formaron precisamente junto a sus padres, y pidió que se respeten los

derechos adquiridos por quienes han desempeñado puestos de adjuntos o acrediten haberlos prestado

durante un mínimo de cinco cursos consecutivos, idea que recogería la Ponencia.

Con un sentido plenamente realista, el doctor Botella Llusiá proclamó el convencimiento general de que

los profesores adjuntos deben quedar escalonados; donde surge el dilema—continuó—es al tratar de

adaptar la situación actualmente creada al futuro que crea esta ley. Caben dos posiciones extremas: que

todos los adjuntos, los adjuntos interinos y los adjuntos temporales, que han estado a las duras de unos

tiempos difíciles en la Universidad, estén ahora a las maduras de la incorporación, subrayó que en Madrid

hay más de mil adjuntos, a los que rindió tributo de admiración y agradecimiento. La otra solución

extrema, mantenida por el señor Suárez, no 1a estimaba justa el señor Botella, reconociendo que, si hay

adjuntos que accedieron a sus puestos por nepotismo o porque al no ser puestos pingües Ja competencia

era escasa, en tales estamentos el nivel general es bueno. Frente a las soluciones extremas propuso una

intermedia ea virtud de la cual, además del concurso restringido, sería preceptivo, en todo caso, el

informe de la Junta de la Facultad.

El señor Puig y Maestro Amado, después de elogiar a los adjuntos, pidió que pudieran incorporarse

también los que no teniendo el título de doctor en el momento de ganar el .puesto lo obtuvieran

posteriormente, en un plazo de cuatro años. También el señor Salinas dedicó aplausos a los adjuntos y

solicitó que no sólo se admitiera a los que estén cumpliendo servicio en te actualidad. El señor Arribas

manifestó su satisfacción afirmando: "ya es hora de que se haga justicia a los adjuntos que han sostenido

la Universidad en una época en que se tambaleaba porque no había otro profesorado". También el señor

Calderón Quijano abundó en los elogios y apoyó a la Ponencia y el señor González Alvarez, en una nueva

intervención, recordó a ios encargados de curso, como luego, a lo largo de los debates que se prolongaron

hasta casi las diez de la noche, fueron recordados, potf otras procuradores, los profesores encargados de

laboratorio, los jefes de clínica, los encargados de cátedra, los auxiliares, etc.

La Ponencia, una vez más, trabajo intensamente recogiendo sugerencias unas veces, rechazándolas las

más, defendiendo sus textos por considerarlos necesarios y convincentes.

Los textos aprobados, en definitiva, fueron los siguientes:

Disposición transitoria sexta: Un párrafo nuevo por el que se establece que los actuales catedráticos

numerarios de Institutos de Enseñanza Media, con título de doctor, podrán concursar en turno restringido,

por una sola vez, a las vacantes en disciplinas iguales o que puedan declararse análogas al Cuerpo de

Catedráticos de Escuelas Universitarias.

Otro párrafo nuevo por el que se otorga análogo derecho a los actuales catedráticos de Escuelas Normales

del Magisterio, Escuelas Profesionales de Comercio y Escuelas Técnicas de Grado Medio, respecto a las

cátedras de Institutos Nacionales dé Bachillerato, siempre que se hallaren ei» posesión del título de

licenciado.

Séptima. 1. En el Cuerpo de profesores adjuntos de Universidad que se crea por la presente ley se

integrarán, mediante concurso restringido, quienes posean el título de doctor, hubieran obtenido el

nombramiento de profesores adjuntos o profesores encargados de laboratorio mediante concurso-

oposición y hubiesen prestado servicios continuados durante tm plazo mínimo de cinco años académicos

completos o, con un mínimo de tres cursos de antigüedad, se hallen prestando servicios en la actualidad.

2. El primer concurso-oposición que se celebre para el acceso al mencionado Cuerpo tendrá

carácter restringido entre los profesores adjuntos, profesores ayudantes, provisionales o interinos

y profesores encargados de grupo o curso que posean el título de doctor y estén en sus funciones

docentes con Una antelación mínima de tres años a la fecha de la convocatoria del citado

concurso-oposición.

ABC. VIERNES 19 DE JUNIO »E 1970. EDICIÓN »E LA MAÑANA. PAG. 30.

3. Los servicios prestados como profesores adjuntos antes de su ingreso en el nuevo Cuerpo no se

computarán a efectos económicos de antigüedad en dicho Cuerpo.

Octava. 1. El Ministerio de Educación y Ciencia podrá habilitar, excepcionalmente y en defecto de

titulados del grado académico correspondiente, a personas competentes para que durante los cinco años

inmediatamente posteriores a la publicación de esta ley puedan impartir la enseñanza, aunque no posean

la titulación que en la misma, se exige para el correspon diente nivel.

2. Cuando se trate de centros estatales, la habilitación permitirá el posible encargo de funciones

docentes, aunque no corresponda a la escala a que pertenezca.

3. Los beneficiarios de estas habilitaciones no adquirirán por ello derecho a Ingreso en los Cuerpos

docentes.

Quedó pendiente de debate, por lo avanzado de la hora, el párrafo cuarto y último de esta disposición que

será contemplado en la sesión matinal de hoy, convocada para las diez y media de la mañana.

Difícil será que el proyecto quede dictaminado en ésta sesión inicial de la jornada, ya que aún quedan

pendientes nueve apartados, más los que, a última hora, puedan adicionarse a petición de los

enmendantes. De todos modos, puede considerarse admisible que la Comisión quede dictaminado, por la

tarde, el proyecto de ley.

 

< Volver