Autor: Soriano, Manuel. 
 Exclusiva D16: informe del Consejo de Ministros (y III). 
 Divorcio con carácter retroactivo para todos     
 
 Diario 16.    21/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 27. 

Diario16/21-septiembre-79

Exclusiva D16: Informe del Consejo de Ministros (y III)

Divorcio con carácter retroactivo para todos

Manuel Soriano

MADRID, 21 (D16).-Los españoles podrán solicitar el divorcio cualquiera que hubiera sido la fecha y la

forma de celebración de su matrimonio, si las Cortes aprueban la reforma del Código Civil proyectada por

el Gobierno y que admite la retroactividad.

En el informe del Ministerio de Justicia para el Consejo de Ministros sobre «La reforma del régimen

matrimonial del Código Civil y regulación legal del divorcio», que ha venido publicando en exclusiva

D16, se invoca el principio de libertad individual para reconocer el carácter retroactivo.

La regulación del divorcio «lógicamente habrá de aplicarse a todos los matrimonios, cualquiera que sea

su forma (meramente civil o ante ministro de una religión), o fecha de celebración», señala el informe.

«Sin perjuicio —agrega— de que cada cónyuge siga, en su comportamiento, los dictados de su particular

creencia religiosa.»

Batalla confesional

Sectores conservadores del partido centrista cuestionan parte de este planteamiento gubernamental al

defender que el divorcio no debe afectar a quienes se casaron por la Iglesia católica. Para muchos

democristianos de UCD la reforma proyectada debe contemplar la indisolubilidad del matrimonio

canónico.

La opinión centrista más generalizada, en la que se inspira la nueva normativa a la vista del informe del

Ministerio de Justicia, mantiene que el matrimonio canónico debe tener plenos efectos civiles, incluido el

de solicitar voluntariamente el divorcio.

Este parece ser también el criterio mayoritario de la Jerarquía Eclesiástica española. Esta teme la

disminución de matrimonios canónicos si no se le reconocen los efectos civiles. Se argumenta que los

mismos creyentes se retraerían a casarse por la Iglesia al ver reducidos sus derechos.

Matrimonio único

Entre los principios que informan el anteproyecto de reforma del Código Civil, en, esta materia, figíi-ra el

de regular «un único matrimonio sin adjetivos, estimándose que el artículo 14 de la Constitución impone,

desde el punto de vista de la legislación del Estado, esta solución, compatible con los acuerdos del Estado

español con la Santa Sede», dice el informe que conoció el Consejo de Ministros.

Este principio afecta al control de requisitos ante el Registro Civil y a la expresión del consentimiento.

«El borrador opta por uno que se estima compatibiliza el principio de unidad en la regulación del

matrimonio,con el respeto a una tradición y a unas costumbres muy arraigadas en el pueblo español.»

« Es decir —señala el texto ministerial—, expediente único de control de requisitos necesarios para

contraerlo ante el Registro Civil y prestación solemne del consentimiento ante el juez o ante él ministro

de una confesión, a elección de los contrayentes.»

Edad común: dieciséis años

En cuanto a la edad requerida para contraer matrimonio, el Ministerio de Justicia barajó varias opciones.

Seguir el sistema del Código (que aun cuando establecía edades diferentes para el hombre y la mujer, no

implicaba discriminación en el sentido constitucional) o variarlo y señalar en este caso, otras edades más

ajustadas a la trascendencia del matrimonio.

«Se eligió este último, fijándose como requisito la emancipación, es decir, la edad de dieciséis años

común para ambos sexos, y posibilitándose paralelamente la dispensa. De esta manera nos ajustamos a las

orientaciones del derecho comparado que nos es más próximo geográficamente. En los demás requisitos

se ha seguido un criterio de amplitud.»

Sobre el expediente previo a la celebración del matrimonio, se ha elegido un camino que facilita la

simplificación, sin merma de las garantías. En definitiva, se ha prescindido de todo lo que se ha

considerado puro formulismo. Comprobada la capacidad de los contrayentes, el juez extiende una licencia

que permite, sin más, la celebración del matrimonio.

Derechos y obligaciones

El informe ministerial, después de señalar que también se regula el problema de la celebración de los

matrimonios en peligro de muerte, se refiere a los derechos y obligaciones de los cónyuges, afirmando

que se ha seguido el sistema tradicional.

«El tema del domicilio —especifica el texto— se ha resuelto reconduciendo a un problema de hogar

conyugal que puede o no coincidir con el domicilio, especialmente si tenemos en cuenta que hoy es muy

fácil que pueda distanciarse el domicilio real y el legal en el caso, por ejemplo, de cónyuges funcionarios

destinados en distintas localidades.»

En relación con la capacidad de los cónyuges, se mantiene la reforma del 2 de mayo de 1975, con algunos

pequeños retoques. También se mantiene el criterio actual en orden a los actos celebrados por uno de

ellos sin el consentimiento del otro.

El informe ministerial sobre la reforma del título

IV del Libro I del Código Civil (régimen matrimonial) se refiere también a las causas de nulidad

matrimonial. Cita las de «impedimentos; el quebrantamiento sustancial de la forma, con posibilidad de

subsanación; el error de identidad o de las cualidades esenciales del otro cónyuge; la coacción o miedo

grave y la simulación».

Se destaca la inclusión de esta última por «el deseo de dar a la Institución del matrimonio una

significación verdaderamente transcendente, impidiendo que sea instrumento de otras finalidades que

nada tienen que ver con él».

El problema de la legitimación para el ejercicio de las acciones de nulidad se resuelve restringiendo el

círculo de personas, por entender que en este concreto sector debe prevalecer ía consideración muy

personal de las mismas sobre cualquier otra.

El informe ministerial reconoce que los efectos de la nulidad es un tema todavía no resuelto. El Ministerio

de Justicia «propone que exista una especie de unidad, en la adopción de medidas: provisionales, en la

separación e incluso, en el divorcio, cuando aquella desemboque en éste, a fin de evitar rupturas y

problemas desde el punto de vista de los hijos».

Se acudirá al juez

Analizados los principios que inspiran la reforma del régimen matrimonial y la regulación del divorcio

(publicados por D16 en días anteriores) el informe apunta esos tres criterios procesales para recurrir a la

separación.

• Se atribuye al juez de Primera Instancia la competencia para resolver las solicitudes de divorcio.

«También podría haberse seguido el criterio de la ley

de 1932 —jueces instructores y fallo de las Audiencias provinciales— pero se ha optado por aquella

solución en espera de la próxima creación de los «jueces de familia».

• En cuanto al procedimiento a seguir por quienes soliciten el divorcio, el informe ministerial señala

que «los actualmente existentes podrían dar cumplida respuesta a la demanda de divorcio, introduciendo

en ellos sustanciales reformas, pero tan importantes que no sería práctico la remisión a su normativa.

Por ello se ha optado por configurar un nuevo proceso más ágil y de mayor relación directa con el juez,

orientada a dar cabida a las especialidades derivadas del divorcio».

• En relación a los recursos, se prevé en el anteproyecto un recurso de apelación ante la Audiencia

Territorial respectiva y, en su caso, otro de casación ante el Tribunal Supremo.

Para el año que viene

El protecto de ley que el Gobierno enviará al Congreso de Diputados dentro de un mes,

aproximadamente, para reformar el régimen matrimonial del Código Civil y la regulación legal del

divorcio responderá esencialmente a los criterios del informe del Ministerio de Justicia (aprobado en

Consejo de Ministros) que D16 ha venido publicando y ahora discute UCD.

Para 1980 los españoles podrán divorciarse. De triunfar en las Cortes las tesis gubernamentales será un

divorcio que exija la previa separación de los cónyuges durante un periodo de tiempo que va desde uno a

siete años.

Y no podrá invocarse la libre voluntad del hombre o la mujer para conseguir el divorcio.

CUADRO DE TIEMPOS PARA SOLICITAR EL DIVORCIO

Años transcurridos a partir de:

1 Firmeza de sentencia de separación matrimonial.

2 Sentencia de separación, aunque no sea firme,siempre que la separación la solicitaran de acuerdo

ambos cónyuges, o uno solo sin imputar culpabilidad al otro y con el asentimiento de éste.

3 Firmeza de sentencia de separación, en la que se declare culpable al cónyuge que solicita el

divorcio.

4 • Desdé la separación de hecho ininterrumpida,libremente consentida.

5 Desde la separación de hecho si solicita el divorcio el cónyuge que no la provocó.

6 Desde (a separación de hecho, si solicita el divorcio el cónyuge que la provocó, siempre que

acredite que concurrían las graves causas que se contemplan como motivos de separación en la nueva

redacción proyectada del artículo 105 del Código Civil.

7 Desde la separación de hecho ininterrumpida provocada por un cónyuge que solicite el divorcio, sin

que concurran las justas causas del apartado anterior, salvo que el divorcio ocasione perjuicios de

excepcional gravedad al otro cónyuge.

 

< Volver