ANUE. 
 Algo más que selectividad     
 
 Pueblo.    01/05/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Algo más que selectividad

El tema de la selectividad ha circulado estas semanas por el ánimo de los españoles como si se tratara de

un asunto de alta trascendencia política. Queremos decir que «lo de la selectividad» ha alcanzado idéntica

popularidad que «lo del asociacionismo», que ya es decir en una sociedad como la nuestra que está

acostumbrada a tomar con reservas cualquier cosa que produzca la Universidad.

Creemos que a estas alturas todo el que debía y no debía se ha pronunciado sobre la selectividad, y la

verdad es que, a juzgar por los que están a favor y los que se oponen a ella, no nos es posible dilucidar si

la selectividad es una medida progresista o retrógrada.

Hasta ahora, bien es verdad que no se conoce el proyecto de selectividad, no se sabe en qué va a consistir

específicamente la prueba o pruebas de selección ni cuándo se pondrán en práctica. Por eso el enorme

caudal de discusiones que inunda la Prensa nacional y los mentideros políticos tiene que girar

forzosamente alrededor de la empírica cuestión del sí o el no.

Nosotros ya dijimos lo que debíamos decir, antes de conocer algo más concreto sobre el tema, en nuestro

anterior número. Sólo nos queda, por el momento, expresar la esperanza de que los señores procuradores

encargados de discutir el proyecto cuando sea presentado a las Cortes comprendan que la selectividad no

es una cuestión aislada .del todo problemático de nuestra Universidad hi que va" a ser la panacea de las

soluciones a la crisis universitaria. Y deben recordar también que hace sólo tres años esas mismas Cortes

aprobaron una ley de Educación en la que se había puesto énfasis en la «gratuidad» de la enseñanza y en

«procurar igualdad de oportunidades» en el acceso a la educación de todos los españoles. Queremos decir

con todo esto que en el proyecto de selectividad no debe ir oculto un retroceso en el espíritu de; la ley de

Educación y que deben ser estudiados y comprobados hasta sus últimas consecuencias ios proyectos

selectivos para evitar una vuelta al elitismo de la Universidad de hace quince años.

Además ocurre que en estos momentos de fervor selectivista convendría plantearse una vez más, y

aprovechando qu« esta importante medida para la Universidad está en la cancha, el tema de la

representatividad estudiantil. Con las vacaciones de Semana Santa sólo nos queda el mes de mayo de

curso efectivo, con lo cual un año más ha pasado y nada se ha planteado sobre la representatividad o el

asociacionismo. Y ocurre que en estos momentos hay en el ambiente universitario una especie de fiebre

asociacionista que ha ileva.do a multiplicar por cinco, sobre el curso pasado, el número de asociaciones.

¿No sería, pues, oportuno aprovechar este movimiento asociativo y ponerse a planificar seriamente una

medido del Gobierno sobre ello?

En la Universidad hay en estos momentos una especie de crisis política, y para nadie es un secreto que los

problemas académicos sensibilizan más a los estudiantes que a los políticos. Además, coincide con una

crisis también de líderes estudiantiles. Estas circunstancias han permitido que el tema de la

representatividad estudiantil se haya abandonado un poco ante la barahúnda de medidas y contramedidas

que el cambio de Gobierno ha volcado sobre la Universidad. Pero lo que sí es cierto es que

representatividad y asociacionismo son dos temas que se encuentran en la base de cada uno de los males

universitarios y que un día u otro van a tener que abordarse seriamente. Porque lo que no puede seguir

sucediendo es que se resuelva la representación estudiantil, año tras año, con una serie de medidas

ambiguas como las habidas hasta ahora, y que dejan al arbitrio de cada rector la interpretación y la puesta

en práctica de la representatividad. Sabemos que él actual Gabinete ministerial es consciente del tema. Y

porque con ellos opinamos que es grave y fundamental, por lo menos tanto o más que el de la

selectividad, es por lo que urge abordarlo.

 

< Volver